El Heraldo
Barranquilla

No vivo de favores para los pobres, reclamo sus derechos: Ciyrilo Swine

"Nuestra misión es sobre la misericordia, la justicia y la participación comunitaria, dice el padre Cyrilo Swinne, quien muestra fotos del barrio La Paz en 1977, cuando comenzó su labor social.

A primera vista pareciera que St. Jan Steen, un pequeño pueblo de Holanda, distante 8.800 kilómetros de Colombia, no tendría ninguna relación estrecha con Barranquilla.

Pero para sorpresa nuestra, allí en San Juan de la Piedra, como se traduce en español, un significativo grupo de habitantes se reúne anualmente para recaudar fondos a favor de las obras sociales que lidera en el barrio La Paz de esta ciudad, el querido padre Cyrilo Swinne, oriundo de esa localidad europea.

Alrededor de “A comer almejas por Barranquilla”, como así se denomina la campaña, se congrega gente de enorme corazón que se crió con Swinne, considerado desde hace 35 años el verdadero redentor del sur de Barranquilla.

Para este sacerdote católico de la comunidad de los Religiosos Camilos, lo bueno es que cada año crece el número de personas que acude al llamado de sus paisanos, porque conoce de la obra social que desarrolla aquí, y que está constituida por el Centro de Salud San Camilo, la Fundación Hogar San Camilo, el Centro de Rehabilitación, el Colegio Comunal Mixto y la Red Educativa del Suroccidente, que aglutina a seis instituciones sin ánimo de lucro.

Su obra más reciente es la moderna biblioteca, que espera sea inaugurada por el presidente Juan Manuel Santos. También la plazoleta y la cancha deportiva.

Tiene claro que desde aquel sábado de Carnaval de 1977, cuando llegó al barrio La Paz por primera vez, no vive de pedir favores para los pobres, sino de reclamar sus derechos.

Allí, en la obra que ha construido a lo largo de esas tres décadas desde la carrera 13B a la 12D, entre calles 100 y 104, sostiene que cada uno de los proyectos los ha construido con las uñas, tocando puertas y reclamándoles a los mandatarios de turno que cumplan con las obligaciones que les da el poder.

Gracias al trabajo con la comunidad, Cyrilo es de los pocos que se da el lujo de acudir a organizaciones no gubernamentales de Europa a pedir recursos para los más necesitados.

Hace dos meses visitó a su familia en St. Jan Steen, y asistió al banquete de las almejas; después emprendió viaje a Bélgica, Alemania, Francia e Italia. “De allí llegarán las ayudas”, sostiene, mientras camina por el amplio sendero del hogar para 60 ancianos. ¡Hola Nicolás!, le dice a un abuelo de 88 años que se ayuda de un caminador para avanzar hacia los palomares.


Sala de informática de la nueva biblioteca de La Paz. Se espera que sea inaugurada por el presidente Santos.

“Este es nuestro electricista”, dice Swinne, mientras se escucha el trinar de los pájaros que revolotean en los espigados árboles de bambú que mantienen fresco el ambiente.

En promedio, la Fundación CE Camilo beneficia a alrededor de 80 mil habitantes, entre niños, adultos y ancianos de La Paz, y de 20 barrios aledaños.

En su oficina muestra un álbum en el que guarda fotografías del barrio La Paz que datan de 1977.

“Las calles estaban destapadas, había alambres de púa agarrados con palos de madera para conectarse ilegalmente y obtener energía eléctrica. No había alcantarillado, ni agua. Y para esos años uno que otro raterito molestaba, pero todo muy sano”, apunta.

Entonces se refiere al clima de inseguridad que está afectando a Barranquilla, y del que él no ha escapado, ya que hace dos semanas se llevaron de su oficina una tableta digital, celulares y cámaras fotográficas.

“Si yo fuera Alcalde exigiría resultados porque está visto que no sirven de nada. Fíjese que esta inseguridad sigue y sigue”, añade.
Cyrilo sostiene que ve con buenos ojos la figura del Policía del Cuadrante, pero sigue teniendo problemas para comunicarse con el CAI de La Paz.

“Tengo dos números, el 3563654 y el 3481111 que se suponen son del CAI, sin embargo cada vez que los marco salen errados. Y entonces cómo se traslada la Policía ante una emergencia de la comunidad”, pregunta en tono molesto.

Padre, a usted le han propuesto lanzarse a la política, ¿Por qué no ha aceptado?, es la pregunta obligada.

“Porque yo quiero mi libertad, y por lo que he visto esas personas que te apoyan para elegirte, terminan pidiéndote los favores, y entonces, sin querer, terminas involucrado, y a mí no me van a corromper. Y quiero tener mi mente y mis manos libres”, asegura.

Hace una pausa para mostrar las fotos que tiene en su computador. Son de sus viajes a Holanda, con su familia y sus amigos de toda la vida.

“Tengo cuatro hermanas casadas que siempre han trabajado por causas sociales. Ellas con sus esposos, hijos y nietos, lideran no solo la cena de almejas a favor de Barranquilla. También organizan feria de artesanías o juego de naipes, y lo que recogen lo donan a las obras de San Camilo”.


“A comer almejas por Barranquilla” reúne anualmente a cientos de holandeses en la ciudad donde nació Cyrilo Swinne.

Para 2013 se propone seguir impulsando otros dos sueños: un hospital para La Paz y el EcoParque en la Circunvalar. “El Parque Bicentenario de Barranquilla no es un sueño loco del Padre Cyrilo y algunos ‘locos’ más, sino una voluntad política de su administración y parte del Plan de Desarrollo de la ciudad”, le dice el religioso a la alcaldesa Elsa Noguera, en una carta reciente.

Sobre este último proyecto asegura que el Distrito empezó el proceso para adquirir los terrenos a sus propietarios.

En ese sentido, reconoce el apoyo que recibió de la administración de Alejandro Char, y ahora con la de Elsa Noguera.

“La Alcaldesa ha prometido girar unos recursos que están pendientes, y para el 2013 una partida de $800 millones. Además, las calles aledañas están pavimentadas”, resalta, sin quitarle la mirada a nueva cancha.

Padre, ¿nos deja jugar?, le preguntan unos niños que lo rodean y que están listos para patear el balón, el mismo que hoy une a muchos jovencitos que antes recorrían las calles porque no tenían nada que hacer.

Por Alix López
@alixlopezvargas

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.