El Heraldo
El Gobierno necesita plata para salir del lío fiscal e impulsar el gasto social de los subsidios en pandemia.
Johnny Olivares
Economía

Las consecuencias si se cae la reforma tributaria

El diálogo Gobierno-Congreso que se abre el lunes. EL HERALDO indagó sobre qué harían exministros de Hacienda.

Luego de una semana de dura conflictividad social por la resistencia que generó la reforma tributaria entre amplios sectores de la población, lo que desembocó en protestas multitudinarias, finalmente el presidente Iván Duque decidió no retirarla, pero sí ceder en cambiar “lo que se requiera”.

Con esa idea este lunes comienza la construcción entre el Gobierno y el Congreso de la ponencia sustitutiva de primer debate.

El jefe de Estado, por ahora, ha desistido del IVA adicional a productos y servicios, a la gasolina, a los servicios públicos y funerarios, a los impuestos a la canasta básica y a la ampliación de la base del impuesto de renta.

¿Se necesita plata?

El panorama que expuso el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, ante el Congreso da cuenta de que en 2021 el déficit en el país, es decir la cantidad que le falta a los ingresos para equilibrarse con los gastos, llegaría a los $ 94,6 billones, y además Colombia debe pagar este año deudas por $ 18 billones.

Por ello, el país necesita prestar plata y demostrar que puede pagarla.

Además, el Gobierno, en medio de la pandemia, debe garantizar programas sociales como Ingreso Solidario para 4,7 millones de familias, la devolución del IVA, el PAEF para 3 millones de empleados y matricula cero para más de 800 mil estudiantes de estratos 1, 2 y 3, entre otros.

No se tocará el IVA a la canasta ni a los servicios.

¿Qué pasa sin reforma?

Según advirtió el director del Departamento Administrativo de la Presidencia, Dapre, Víctor Muñoz, sin la reforma habría un incremento del perfil de riesgo del país y se deterioraría el grado de inversión.

Con el encarecimiento del crédito, el aumento de la deuda, la afectación de la tasa de cambio, impactos en el mercado laboral y unas tasas de crecimiento del PIB por debajo del potencial.

Esto porque el grado de inversión es una clasificación otorgada a un país sobre una evaluación concedida por las agencias calificadoras de riesgo crediticio, como Fitch Ratings, Standard & Poor’s y Moody’s, que dividen a los países en los que poseen grado especulativo y los que tienen grado de inversión.

Colombia, actualmente, tiene la nota más baja posible del grado de inversión, que es la BBB-.

Sin embargo, la agencia de noticias Bloomberg pone de presente que los bonos de Colombia en dólares se cotizan como si ya no tuvieran grado de inversión.

Lo anterior a medida de que los inversionistas apuestan que el Gobierno no logrará aumentar los impuestos lo suficiente como para que la deuda del país no caiga hacia un terreno de especulación.

Y si Colombia pierde el grado de inversión esto haría que los inversionistas vieran un mayor riesgo de incumplimiento de pagos de deudas en el país, por lo que se pediría una prima mayor, lo que traería mayores tasas de interés.

El déficit sería de $ 94 billones y hay deudas de $ 18 billones.

Hablan exministros

El exministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry le dijo a EL HERALDO que “en el caso indeseable de que no se apruebe la reforma, el impacto va a ser, uno, en credibilidad, porque esto nunca ha pasado en Colombia, que el Gobierno presente una reforma y no se apruebe; el otro es el impacto en tasa de cambio y precio de los bonos, aunque eso ya se está presentando; y otro, el tema de gobernabilidad, porque indicaría una fractura al interior de la coalición con la que se ha venido gobernando”.

Entre tanto, el también exjefe de la cartera económica Rudolf Hommes emitió un comunicado en el que pone de presente que “como ha publicado el DANE, 3,5 millones de colombianos cayeron en la pobreza por cuenta de la pandemia. Hoy Colombia tiene 21 millones de pobres. La pandemia borró más de ocho años de progreso en ese frente. Consideramos que es urgente atender esta calamidad, que requiere recursos para solventarla, y con los que no se cuenta”.

Añade en este sentido que “este es el momento para despejar el horizonte fiscal y proteger a los hogares pobres, mientras terminamos de salir de la pandemia. La ciudadanía debe comprender la urgencia de hacer una buena reforma y comprometer al Gobierno con un programa redistributivo de gasto social”.

”Sin esos cambios no vamos a poder responder a las necesidades y exigencias de la población ni dar sostenibilidad a las finanzas del Gobierno. La pobreza monetaria ya llega a 43 %. La clase media va a sufrir mucho más si no hay reforma, y la situación social va a empeorar a medida que se estanca la economía y no haya cómo inducir crecimiento y bienestar”.

En Colombia nunca se ha caído una reforma.

A su vez, el exministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, desestima los $ 23 billones que buscaba recaudar la ambiciosa reforma tributaria radicada inicialmente en el Congreso y señala que el proyecto debería buscar, equilibradamente, $ 14 billones, divididos una mitad para la nueva política social y la otra mitad para la estabilización fiscal.

Así, agrega, se podría salir de la crisis sin tantos dolores de cabeza y al mismo tiempo conservar el grado de inversión.

Lo que harían

“El consenso se debiera construir alrededor de una tributaria de tres artículos. Porque ya los empresarios manifestaron a través de la ANDI la voluntad de que el peso recaiga sobre ellos. De manera que sería mantener el impuesto a la renta con una tarifa de 33 % para los empresarios, quitar los descuentos del ICA y mantener el impuesto al patrimonio del 1 % y con eso se recaudan probablemente $ 12 billones”, dijo a este diario el exministro Echeverry.

Hommes se mostró preocupado porque la reforma “no considere una mayor progresividad para los niveles más altos de ingreso”.

Y Cárdenas coincide en que la solidaridad debe correr por cuenta de los que más tienen.

Las ideas de los gremios en la reforma

Desde los gremios, la ANDI propone suspender temporalmente el descuento del ICA, aplazar la reducción al impuesto de renta y un tributo al patrimonio. }

Con estas medidas el Estado podría recaudar alrededor de $ 12,4 billones en 2022; otras generarían un recaudo de $ 3 billones de forma permanente; y por la enajenación de activos, por una sola vez, se obtendrían $ 14 billones.

Actualmente el descuento es del 50 % del valor pagado por ICA y a partir del 2022 sería del 100 %.

En el aplazamiento de la reducción de la tarifa general del impuesto sobre la renta, de acuerdo con los resultados que indique el marco fiscal de mediano plazo, la tarifa general actualmente es del 31% y a partir del 2022 sería del 30 %. Al pasar tarifa de 30 % al 33 % se generarían ingresos por $ 6,2 billones.

El gremio propone establecer por dos años el impuesto al patrimonio para personas naturales. Sería un impuesto transitorio que recaería exclusivamente sobre las personas naturales que tengan un patrimonio líquido superior a $ 5 mil millones, con una tarifa del 1 %. Por esto se lograría un recaudo de $ 1 billón.

El Consejo Gremial señaló por su parte que hay que “explorar fuentes alternativas de recursos que le permitan al país superar esta difícil coyuntura, tales como combatir la evasión y el contrabando, reducir el gasto público, desarrollar un plan de enajenación de activos no estratégicos, entre otras”.

En Fenalco plantean ceder dos de los actuales tres días sin IVA, lo cual le permitiría darle al Gobierno un recaudo de $ 1 billón al año. Según el gremio, de los $ 15 billones de ventas que representan los tres días sin IVA que se hacen cada año, hay $ 7,5 billones representados en los bienes exentos del impuesto durante esas jornadas.

Y ANIF dice que para el caso de pensiones se debería establecer una tarifa plana de 10% a las pensiones superiores a los $ 6 millones. Los cálculos dan cuenta de que este impuesto podría generar cerca de $ 428 mil millones por año.

Las propuestas que hacen los partidos políticos

Entre las propuestas que se han escuchado de los partidos políticos para la tributaria se destaca la de La U, que pide un “diálogo nacional” para lograr un “acuerdo nacional” sobre la reforma, así como sobre la “injusticia” e “inequidad” entre la población.

Entre tanto, el líder de la oposición, Gustavo Petro, de la Colombia Humana, planteó la derogación de la reforma tributaria de 2019: “Proponemos planes de empleo estatal garantizado, que son aquellos en donde el Estado emplea centenares de miles de personas, para trabajos necesarios en el país: por ejemplo, reforestación, cuidado de niños, salud territorializada”.

El Centro Democrático habló de un anticipo de las utilidades del Banco de la República por unos $ 5 billones, una reducción del gasto público e impuestos progresivos por $ 12 billones.

El Partido Conservador propone una sobretasa de renta y gravar los patrimonios de más de      $ 5.000 millones.

Cambio Radical ha dicho que es fundamental una reforma que luche contra la evasión y el contrabando.

Los liberales apuestan por una sobretasa a bebidas azucaradas y al sector financiero.

Y la Alianza Verde ha mencionado los impuestos verdes y a las iglesias.

Es de anotar que todos los partidos independientes y de oposición han pedido retirar la reforma, excepto los gobiernistas, que respaldan la idea de un consenso entre Ejecutivo y bancadas.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Economía
  • reforma tributaria
  • minhacienda
  • Iván Duque
  • Pandemia
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.