Esculturas de Emiro Garzón, un canto a la mujer y al campo

La Galería de la Aduana inauguró una exposición que se hunde en la cera perdida y el bronce de un maestro de la escultura en Colombia. 

Josefina Villareal
Escultura de Emiro Garzón expuestas en la Galería de la Aduana. Josefina Villareal
Más contenidos
Por: Ivonne Arroyo @ivonnearroyom

La Galería de la Aduana inauguró una exposición que se hunde en la cera perdida y el bronce de un maestro de la escultura en Colombia. 

Las manos de Emiro Garzón pertenecen y brotan del campo, así como el campo brota de él. Garzón lo esculpe, lo talla en madera y lo retrata en todas las técnicas aprendidas. Se hunde en él, en la cera perdida que luego funde en bronce. Y de ahí, de sus manos, nace el canto que es su majestuosa escultura. 

El poeta colombiano William Ospina le decía: “Eres un niño aún que juega con la arcilla, que repite en la misma arcilla los dolores del tiempo, las largas migraciones, los oficios humildes, los amores, las guerras, los destierros”. 

Garzón es un “niño” de 69 años que nació en la selva caqueteña, en la rivera del río Aguas Calientes. Es uno de los escultores y dibujantes más representativos del país, autor de una obra que ha conquistado con monumentos, esculturas de pequeño formato y un gran número de exposiciones, a distintos escenarios en Francia, Estados Unidos, Japón, México, Venezuela, España y Argentina, tanto como en su  natal Colombia. 

En Barranquilla, Garzón inauguró hace 25 años la Galería Piloto del Caribe de la Aduana, lugar donde ahora regresa con sus escenas costumbristas para celebrar sus 50 años de carrera artística. 

La muestra

 A través de 25 piezas, Garzón da cuenta de su conexión con el campo y de cómo captura el alma de su cotidianidad. Las esculturas que se exhiben desde este miércoles hasta el 31 de agosto se pasean por los patios de las enormes casas de los pueblos, las calles y la tierra que cultivan los campesinos colombianos. 

Las figuras moldeadas en bronce dejan que el viento las acaricie. De hecho, son esculturas con movimiento: pescan, cocinan, cargan alimentos, leen, lavan y se mecen en hamacas. Recuerdan que, mientras la guerra los golpea, ellos no descansan. 

“Yo estaba haciendo una obra muy contestataria, revolucionaria que se acrecienta en la década del 90, cuando corre más sangre por la guerrilla. Entonces decido no hacer más arte sobre la violencia, sino rendirle culto a la vida. Es ahí cuando nacen las esculturas a las lavanderas y los campesinos. Mi obra es un canto para ellos”.

Escultura de Emiro Garzón expuestas en la Galería de la Aduana.
Escultura de Emiro Garzón expuestas en la Galería de la Aduana. Josefina Villareal

Mujeres exuberantes

 Garzón vive perdido en las voluptuosidades. La mayoría de mujeres que esculpe gozan de senos grandes, caderas prominentes y cinturas pequeñas. Son pícaras, sensuales y objeto de deseo. Es en sus cuerpos donde Garzón proyecta lo que más le atrapa de la mujer, por lo que hay una fuerte carga erótica, pero también una mirada que las hace ver nobles y trabajadoras. 

“Aquí todavía nos sorprende ver a una mujer con cuerpo como de palmeras. Esas caderas, ese empuje y ese caminado está incrustado en mi obra”, dice Garzón, quien se considera un admirador de la belleza femenina.

“Interrogas al barro, al viento y a la historia, tus mujeres son fuertes, fecundas y activas, trabajan, leen, luchan, recomienzan, saben que son las madres de los sueños futuros, gustan su eternidad de agua y de ensueño”, escribía el poeta William Ospina. 

El alma campesina

 Los campesinos que retrata Garzón cargan sobre sus hombros o en varas las gallinas y los trastes, mientras se desplazan, casi siempre, con un perro flaco que los acompaña.

“A los hombres le pongo mucha fuerza, pero a la mujer también porque es fuerte y dinámica. El campesino va con un amor a su tierra y eso se refleja en la escultura”, asegura Garzón, quien a sus 69 años sigue creando. 

Desde su taller La casa Embrujada, ubicada en el poblado La Jagua (Huila), Garzón dibuja y bosqueja con rayas espontáneas lo que después muta a escultura. La convierte en maqueta, compone la cera, que pasa a ser perdida, la funde en bronce y nace un nuevo canto.

Escultura de Emiro Garzón expuestas en la Galería de la Aduana.
Escultura de Emiro Garzón expuestas en la Galería de la Aduana. Josefina Villareal

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web