El Heraldo
Opinión

Lo que no nos hemos dicho

Entre charlas y tertulias, en el ejercicio del oficio, en la ventana y el pasillo, en los recorridos cotidianos he sentido y he vivido el dolor de los amigos despidiendo a los amigos, he encontrado el sentimiento en pedacitos y he querido recogerlo desde el piso, suturarlo y elevarlo en el camino.

He querido hacer un alto en el camino, más que un minuto de silencio. 

Entre charlas y tertulias, en el ejercicio del oficio, en la ventana y el pasillo, en los recorridos cotidianos he sentido y he vivido el dolor de los amigos despidiendo a los amigos, he encontrado el sentimiento en pedacitos y he querido recogerlo desde el piso, suturarlo y elevarlo en el camino. 

Para nadie han cesado las partidas, las despedidas a destiempo.

He querido encender una luz en su memoria y así mismo hacer una pequeña y respetuosa invitación para alimentar la llama que nos une y decirnos lo que no nos hemos dicho, probablemente, por pensar que siempre hay tiempo para hacerlo.

A mis amigos:

Le doy gracias a Dios por tenerlos en mi vida, ustedes exaltan de manera delicada y cuidadosa la existencia. Sus miradas tienen brazos extensos y cálidos, sus palabras y el sonido de sus voces son abrigo. Ustedes restauran mis ausencias, son las expresiones no dichas, el soporte de las tardes con neblina. Han sanado las heridas del pasado, han atendido mis momentos más confusos, también los más errados. Ustedes, mis amigos, son la melodía que espantó el silencio de los días más oscuros, son la manta que se teje sin pesares. Son refresco y picardía. Gracias por ajustar mi alma, por la mano siempre en mi espalda y por todo lo que, sin serlo, fue un elogio. 

Ustedes son y han sido un caudal de honestidad abierta y desbordante que contagia, el amor que está explícito en todo lo que me brindan, es resplandor y es vida. Gracias infinitas amar mis hijos, por mirarlos como padres, por sentirlos como suyos, por vincularlos a su nido y ofrecerles todo su cariño, sus caricias y sus juegos, por llevarlos de la mano durante todo el recorrido.

Gracias por conmoverme y sonrojarme, por dibujar, por sanar mi corazón, por hacerme liviano y fuerte, por permitirme nacer cada vez que fallecí. Gracias por las respuestas que traen todas sus aproximaciones, por recuperar el tiempo fugado, por hacerme llorar mientras camino, por arropar el presente y por hacerme querer que sea mañana para sentarme de nuevo en su mesa, a su lado, en su casa.

Jamás olvidaré los bailes y las bromas, su perfume, las historias. Son testigo del paso de las horas, de mis canas, mis pesares y mis goles.

Hoy, los he visto en mis retratos, en todas mis esquinas, mis memorias y mis risas. Hacen parte de mi historia y mi historia es parte de su vida.

Me parezco a ustedes, soy la suma de sus gestos y el latir de sus sentidos. Soy parte de un lenguaje construido entre sueños, largas noches y motivos. No recuerdo malos tiempos, solo albergo en el registro de mi vida su energía.

Hemos caminado entrelazados sintiendo que todo es eterno, nos han separado y al acercarnos de nuevo, todo vuelve a serlo. Solo ustedes me conocen, así nos conocemos. Solo quiero este minuto para  avivar el sentimiento que tenemos y dejar que todo inicie una vez más. Por ustedes, mis amigos, los que ya se fueron, los que siguen a mi lado, los que pronto se avecinan. Por todos los amigos, por los suyos y los míos, por los lazos que nos unen y nos hacen ser también amigos. Por decirnos lo que no nos hemos dicho.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Eduardo Verano

Democracia y partidos políticos

La democracia contemporánea es fundamentalmente representativa, lo que indica que, el gobierno democrático se ejerce mediante representantes que deben ser seleccionados en un proceso electoral regulado por leyes que garanticen la parti

Leer
El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

35 años de cine

El pasado 8 de septiembre, la Cinemateca del Caribe cumplió 35 años. Que en nuestra ciudad sobreviva una institución de esa naturaleza, dedicada a promover la exhibición de películas que suelen evadir las carteleras comerciales y a propiciar

Leer
El Heraldo
Julio César Henríquez

Los síntomas de la belleza

¿La suerte de la fea, la bonita la desea? ¿Quién dijo que el refrán popular es una verdad absoluta? Al parecer la idea de la belleza es una subjetividad presumida desde una aparente objetividad por quien la califica, la promueve o la denuncia.

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Una mujer

Ya empezaron los precandidatos presidenciales a desfilar por las capitales del Caribe sosteniendo que el futuro del país está en la costa, y anunciando un tratamiento especial que, claro, nunca llega. Habituados a mentir, ni se sonrojan prometie

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.