El Heraldo
Opinión

“El torcido”

Por momentos nos habló la ciencia, la práctica y la historia, alguien recordó con valiosos argumentos que para ser “derechos” había que recordar las tres reglas del derecho de Ulpiano, prolífico jurista del imperio romano: “Vivir honestamente, no dañar a nadie y dar a cada uno lo suyo.”

Alguna veces, el remedio resulta peor que la enfermedad, por momentos nadie se salva de la cruda realidad, aun, los que han abierto la ruta a la redención, terminan paradójicamente ahogados en el mismo río, condenados a un enorme dolor y contagiándonos de frustración a los que creemos en un mejor camino, dejándonos una sensación de desvalido espeluznante que produce mareo, náuseas, y como si fuera poco, entristece el espíritu.

Hace algunos días me invitó un buen amigo y grato contertulio, a participar en una charla llena de buenas intenciones. Una conversación con un propósito sano, interesante, y por demás altruista, pues recogía en su esencia, amplia voluntad y deseos propositivos. La idea de encontrar algún tipo de contestación, una pequeña luz, un esbozo, una orientación, algo que se pareciera siquiera a una respuesta que pudiera aclarar o sosegar una inquietud que muchos hemos tenido, más por estos días: 

¿Por qué somos tan corruptos?

Y así nos saludó. Con la pregunta en la punta de lengua, aclarando, eso sí, que utilizaba la primera persona del plural en sentido figurado, pues confiaba en la honestidad de sus interlocutores y creía firmemente que, en el silencio, habitaban más almas claras que oscuras. 

El tema no es para nada nuevo, pero si grueso, sobre todo porque la repetición crea un hábito, el hábito se hace costumbre y puede convertirse en conducta y, si la conducta se modifica y se hace patrón, todo se altera, entonces, se transmuta la identificación de un territorio y los buenos, se ven una vez más, aplastados por los malos. El peligro del discurso único que ya vivimos con el narcotráfico.

Participamos en privado un sociólogo, un antropólogo, una psicóloga, un general, un par de periodistas y dos artistas, entre otros. Todos personajes variopintos. Teníamos una regla: no opinar sobre ningún hecho puntual, no dejar que la reflexión fuera intervenida por la pasión, la rabia, la indignación o el juicio, lo cual se cumplió, con dificultad, pero se cumplió.

¿Es Una problemática sociocultural?, ¿Es falta de fuerza en el castigo?, ¿Falta de educación?, ¿Son patrones genéticos?, ¿Patologías?, ¿Una sociedad enferma?, ¿La proliferación de una manada de hampones?, ¿Los mismos con las mismas?, ¿Falta de orden y justicia?, ¿Un estado débil?, ¿Instituciones permeadas?, ¿Ausencia de ética y moral? o, todas las anteriores.  

Por momentos nos habló la ciencia, la práctica y la historia, alguien recordó con valiosos argumentos que para ser “derechos” había que recordar las tres reglas del derecho de Ulpiano, prolífico jurista del imperio romano: “Vivir honestamente, no dañar a nadie y dar a cada uno lo suyo.”

Tres normas grandiosas, simples, correctas, ciertas y necesarias, pero no le sirvieron ni a su creador.

Las dos primeras se burlan de manera permanente aún en nuestros tiempos, y la tercera; es de tan amplia interpretación, que se confunde como mínimo, con el abuso.

Pobre Ulpiano, el gran Ulpiano, quien llegó a ser algo así como ministro de justicia del imperio romano y buscaba paz, orden y prosperidad, más que guerras, muerte y pleitos, entonces fue traicionado por los soldados pretorianos y murió degollado ante el propio emperador. 

Nuestra tertulia tendrá capítulo dos, pues la primera, concluyó que ni la máxima del “derecho” ha logrado terminar con el “torcido”

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Germán Corredor

Recursos energéticos

Me pregunto cómo se va a hacer, si se sigue apostando por grandes centros de producción de energía, para que quienes viven en regiones aisladas tengan acceso pleno e ininterrumpido a este servicio.

Los recursos energéticos distribuid

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

#ColombiaEnFicción

Cómo no hablar de lo que seguramente todos estarán hablando: Encanto, la película de Disney que muestra una versión de Colombia, pero no se preocupen que en esta columna no voy a hablar de la película en sí, se trata más bien de una mirada

Leer
El Heraldo
Enrique Dávila

Chan con chan, pea, guereguere

¿De dónde sale la frase ‘pagar chan con chan’? Andrés Urzola L., B/quilla

Cuando pagamos de contado o en efectivo una transacción comercial, un servicio o un producto, es decir, de inmediato o sin plazos, se dice que lo hemos hec

Leer
El Heraldo
Indalecio Dangond

Hechos claves en el 2022

La pandemia de la covid-19. Lidiar con la cuarta ola del covid-19 será un reto difícil pero no imposible que deberá enfrentar con determinación el gobierno el año entrante. El objetivo ya no será erradicar la covid, sino, frenar su propagaci

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.