El Heraldo
Opinión

¿Gas de Venezuela? (*)

Colombia está en el puesto 29 en el ranking mundial de población por países, el 0,66% de ésa, pero está en el lugar 85 en PIB per cápita, por esto nuestra participación en el consumo de energía mundial se reduce al 0,33%. Colombia es, además, uno de los 7 países con menor huella de carbono en su generación de energía eléctrica gracias a la participación del 70% de energía hidráulica en su canasta de fuentes; o sea que el porcentaje global de la huella de carbono de nuestra generación eléctrica es insignificante. 

(*) Esta columna fue publicada aquí con el título “Seguridad Energética II” el 19 de Abril del año 2021, 10 meses antes de la invasión rusa a Ucrania y 16 meses antes de la propuesta del nuevo gobierno, esta semana, de que Colombia se arriesgue otra vez a depender para sus necesidades de gas de la producción de Venezuela. Ha sido ligeramente editada para abrirle espacio a esta nota.

En 1997 Argentina suscribió un acuerdo para suministrar gas a Chile, fincado en la mutua conveniencia económica y el buen momento de sus relaciones. El trato se cumplió inicialmente, pero ante incrementos en la demanda interna Néstor Kirchner lo incumplió desde el 2004 hasta promediar disminuciones de más del 50 % en el 2006 con picos del 80%. Ello ocasionó una crisis energética en Chile de grave impacto económico, en momentos en que los precios de los sustitutos importados se duplicaron. La relación binacional fue una víctima más.

En el 2007 Ecopetrol y PDVESA firmaron un contrato para intercambiar gas. Colombia entregaría 150 Millones de Pies Cúbicos Diarios (MPCD) entre 2008 y 2011; luego la misma cantidad sería devuelta por Venezuela. Pero el gasoducto construido llega es a sitios de consumo de gas en Venezuela, no de producción. Al finalizar ese plazo Ecopetrol aceptó duplicar la exportación, a 300 MPCD, y extenderla otros 3 años. Aún no hemos visto un pie cúbico devuelto, ni sabemos si el enviado fue pagado. El país perdió así el equivalente a 1,3 años de reservas a la tasa de extracción actual. ¡Qué falta nos hacen en el Caribe! 

Eso para no describir cómo Putin utiliza el gas ruso para arrollar a Ucrania y se apresta a aumentar su poder sobre Alemania al haberse ésta apresurado a apagar sus centrales nucleares a raíz del accidente de Fukushima; ni recordar la economía de guerra que forzó al régimen nazi a perfeccionar el costoso proceso para producir gasolina a partir del carbón; ni tampoco las exigencias a las que la OPEP ha sometido al resto del mundo por medio siglo. Todo lo anterior para ponerle rostro a la expresión “independencia energética”, mencionada en la columna anterior como la escala más alta de la seguridad energética. No se trata de buscar la autarquía, sino de subrayar que ésa es una variable estratégica que solo podemos subestimar a nuestro propio y grave riesgo. 

Colombia está en el puesto 29 en el ranking mundial de población por países, el 0,66% de ésa, pero está en el lugar 85 en PIB per cápita, por esto nuestra participación en el consumo de energía mundial se reduce al 0,33%. Colombia es, además, uno de los 7 países con menor huella de carbono en su generación de energía eléctrica gracias a la participación del 70% de energía hidráulica en su canasta de fuentes; o sea que el porcentaje global de la huella de carbono de nuestra generación eléctrica es insignificante. Bienvenidas las energías limpias, pero tenemos carbón para un siglo a las mínimas tasas actuales de utilización, así como un gran potencial de reservas de gas; despreciarlas sería un sacrificio costoso, inútil, imprudente.

rsilver2@aol.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

El viejo Fuenmayor

En cuanto a la reivindicación del viejo José Félix, el «abuelo sabio» y el más joven de los escritores del Grupo de Barranquilla, han desempeñado un papel protagónico sus discípulos más aventajados. La frase de Álvaro Cepeda Samudio, «

Leer
El Heraldo
Óscar Borja

¡En surco de dolores!

Los escándalos en Colombia trascienden de tal manera que por vergonzosos que sean los hechos todo es normal. 

Vehículos destinados a la protección de dignatarios o personas en riesgo, y que están a cargo de la unidad nacional de

Leer
El Heraldo
Álvaro Villanueva

La caminata de la luz

Salir a caminar con los niños, familiares o amistades, es una de las prácticas más convenientes, desde el punto de vista de donde se mire. Saludable, en todos los aspectos, físico, mental, de coordinación y lleno de estímulos, que ponen en a

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.