¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El cantinero Chao

Murió apuñalado, por la noche, en su habitación detrás de la cantina, en Hong Kong, a finales del siglo 19. 

Cinco sospechosos fueron a dar donde un juez de la colonia británica. Cada uno confesó con pasmosa frialdad por qué lo mató él solo: por una deuda incobrable, una mujer compartida o una libra de opio perdida, cada uno narró ante el atónito juez dónde consiguió el arma asesina, a qué hora, cómo entró, cómo salió. No recuerdo detalles del cuento, apenas su título policíaco: “El caso del cantinero Chao”, estaba en un libro de lectura. Tendría yo unos doce años la última vez que lo tuve en mis manos. Regresó a mi memoria, como con un clic, por la confesión no solicitada ni esperada de las FARC del asesinato de Álvaro Gómez Hurtado.

Los detectives occidentales de realidad y de ficción brillan esclareciendo quién tuvo la culpa. La pandilla de orientales que asesinó a Chao comprendía que para la justicia es más difícil demostrar quién no la tiene y que muchos jueces pueden preferir dejar cinco culpables libres antes que un inocente condenado. La otra pieza sustancial de esa estrategia, la complicidad, ya había sido explicada muchos siglos antes: “…la garantía de recíproca fidelidad se basa en la transgresión perpetrada en común”.

En la tradición judeocristiana, desde aquel “¿Acaso soy yo guarda de mi hermano?” del primer fratricida bíblico, hasta el “Aquí estoy y aquí me quedo” del presidente que no vio el elefante en la sala, además de ser presunto involucrado en este caso en cuestión, las coartadas de los infractores, de los delincuentes, de los adúlteros, buscan habitualmente negar, negar y negar. Las FARC lo han practicado hasta la burla con el reclutamiento sistemático de menores, con las violaciones sistemáticas de niñas y sus abortos, con los sistemáticos secuestros de las víctimas que buscaron y de las que les cayeron en alguna “pesca milagrosa”. Muchos colombianos sufrimos o supimos de cerca sus atrocidades. 

“Tardía y extraña confesión” resultó para el exfiscal Alfonso Gómez Méndez la versión fariana del crimen y “un desafío a la verdad” para el caricaturista Vladdo, ambos firmes solidarios del proceso de paz, muestra diciente de la sorpresa colectiva. Sorpresa devenida en el caso del respetado padre de Roux en estupor, estado en que el asombro nubla la lucidez. Él nos pide creerle a las FARC, hacer un nuevo acto de fe en lo que nos dicen luego de la tragicomedia de Santrich y del negacionismo del que han hecho gala por tres años ante la JEP. En días recientes alguno de ellos utilizó la palabra “secuestro” en lugar de “retención” y otro admitió que “hubo casos” de reclutamiento forzado ¿destellos de la postergada verdad acaso para desempañar su credibilidad en vísperas de la inusitada confesión? “Fe es creer lo que no vemos porque Dios lo ha revelado”. El escepticismo es una mejor guía siempre que se trate de esclarecer la verdad.    

rsilver2@aol.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Amylkar D. Acosta M.

La servilleta de Laffer

Desde la Presidencia del republicano Ronald Reagan en los EEUU ha venido haciendo carrera la teoría o hipótesis de Laffer, más conocida como la Curva de Laffer, la cual debe su nombre a su autor Arthur Laffer, profesor de economía de la Univer

Leer
Horacio Brieva

Petro y su fobia al centro

En su desaforado afán de profundizar la polarización y ganar en 2022, Petro y los petristas han hecho la afirmación de que el centro en política no existe como si en esa actividad el tema se redujera a los extremos izquierda y derecha. Petro d

Leer
Catalina Rojano

El verdadero cáncer

«A uno cuando le dicen la palabra cáncer, la relaciona con muerte», dijo hace unos meses a EL HERALDO Mayra Jiménez, una mujer de 25 años que el pasado sábado falleció tras su lucha incesante contra un osteosarcoma, un tipo de cáncer de hu

Leer
Lina Scarpati

Ni me mires, ni me toques

Me había olvidado de qué significaba ser  víctima de acoso callejero. Durante un verano transcurrido en la ciudad de  Barranquilla un hombre con mirada desarmante pronunciaba frases obscenas dirigidas a mí, mientras insistía en diri

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web