¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

¿Ardió Notre Dame para que la humanidad cambie?

La magnífica e inspiradora catedral de Notre Dame, en el corazón de París –la ciudad luz–, ardió ante los ojos desorbitados de todas las personas del mundo, católicas, cristianas y de toda creencia religiosa, porque era el sitio más visitado del planeta en peregrinación religiosa o simplemente arquitectónica y estética. 12 millones de visitantes al año nos informan del valor, el interés y el impacto inolvidable de entrar a ese recinto que, de manera extraordinaria, nos cambió a todos los que tuvimos esa suerte el concepto del arte, de la historia y, más importante aún, fortaleció en cada quien su creencia en Dios. Sí, gracias a la maravilla de sus vitrales y tragaluces la nave central producía un efecto de enajenación espiritual indescriptible.

Durante las muchas veces que tuve la inmensa suerte de orar allí en solitario o escuchar un concierto magnífico de corales o de violonchelo, tuve la sensación indescriptible de que Dios es todo y está en todas partes, que hasta la más diminuta hormiga pasando por los humanos y alcanzando las estrellas formamos parte de una malla divina que cubre al Universo. Allí, sentí en mi propio cuerpo la fuerza poderosa de ese centro milenario de oración, porque sus arquitectos fueron unos magos de la luz al construirla de tal forma que, en tiempos en que se iluminaban aún con velas (1200 a 1650), la nave recibía el crisol de la luz solar a través de magníficos vitrales y no se extrañaba la luz eléctrica.

No tengo palabras para describir la cantidad y la belleza de las esculturas, los óleos, las columnas, el altar mayor, los capiteles, las columnas. Insisto en la certeza de la grandeza de la presencia divina, que siempre me llenó de alegría y una euforia espiritual que solo volví a sentir visitando abandonadas capillas románicas en Los Pirineos, porque en esos siglos (XII al XVII) se construían los templos de acuerdo a las líneas de energía, las corrientes de agua subterráneas y siempre se orientaban mirando hacia Jerusalén, así como los árabes trabajaban en dirección a La Meca. Hoy, Jerusalén es el centro vital de las tres religiones unicistas que por desgracia, siendo descendientes de tres hermanos, sus dirigentes no han tenido la decencia ni la inteligencia de entenderse y tolerarse.

Lo de ayer, confirma una profecía de Nostradamus, quien en el siglo XVI profetizó para este tiempo: “En Francia o España, con la entrada de la primavera una iglesia arderá en fuego, una gran iglesia de todos los tiempos se quemará por los pecadores. El fuego quemará los símbolos que se han utilizado para el ego de los hombres y no en el nombre de Jesús. Una gran iglesia se quemará para traer buenas nuevas”. Y es cierto, algo tenía que golpear a la humanidad para que líderes y seguidores cambiemos la muerte por la vida y cese el horror que se vive en todo el planeta, donde el hombre es lobo para el hombre.

losalcas@hotmail.com 

Más Columnas de Opinión

Francisco Cuello Duarte

¿Confinamiento con hambre?

Cuando uno se pega un martillazo metiendo un clavo en la pared, normalmente el vecino, en un acto solidario, le dice en el oído, como lo canta Juan Luis Guerra, en “El Niágara en bicicleta”: “¡tranquilo, Bobby, tranquilo! Lo lógico enton

Leer
Roberto Zabarain

Una estrategia Caribe

Son más de dos meses, y la cosa pica y se extiende. Se entiende, claro, que el presidente no podía de salida anunciar un confinamiento de tres meses, hubiera producido una reacción terrible, así que le tocaba soltarlo por gotero. Pero a pesar

Leer
Haroldo Martinez

El futuro médico

Hay cuatro pilares sobre los cuales se fundamenta la medicina y que han hecho de ella lo que es, desde mucho antes de inventar todas las herramientas actuales para diagnosticar la enfermedad, ellos son: Observación, Palpación, Percusión, Auscul

Leer
Manuel Moreno Slagter

La densidad urbana y el virus

En mi columna anterior escribí sobre las dudas que se están planteando acerca de la conveniencia del modelo de ciudad densa y compacta, al observar que la pandemia ha golpeado muy fuerte en algunas de las ciudades más densamente pobladas de mun

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web