El Heraldo
Revista Miércoles

Felicidad conyugal, religión y espiritualidad

Las personas religiosas o espirituales enfrentan mejor las situaciones críticas.

La semana pasada participé en el Congreso de Menopausia, en donde presenté una conferencia sobre este tema que llamó mucho la atención de los participantes.

Para muchas personas los conceptos espiritualidad y religión son sinónimos. Para otras personas, son inseparables, o por lo menos se concibe que existe una frontera poco clara entre ellos.

Cuando se habla de religión, las personas se están refiriendo a un sistema de creencias y prácticas observadas por una comunidad, que son apoyadas por rituales que reconocen, adoran y comunican con Dios (o el ser superior) o se dirigen a lo sagrado, a lo trascendental. La función más importante de la religión es espiritual, pero no toda espiritualidad es religiosa.

La espiritualidad tiene en cuenta aquellos aspectos de los sentimientos de la persona que están relacionados con los esfuerzos por encontrar propósito y significado a las experiencias de la vida. Estos elementos vitales no tienen que estar atados a un cuerpo eclesiástico de creencias y prácticas organizadas.

Se espera que los miembros de una religión expresen sus creencias colectivamente (en la iglesia, sinagoga, mezquita, etc.), siguiendo un ritual preestablecido y orando conforme a unos dogmas, mientras que la espiritualidad se refiere generalmente a actos privados sin estructuras formales ni ritos.

Estas facetas de las personas han sido muy exploradas en el área de la salud desde hace algún tiempo por las importantes implicaciones que las religiones y la espiritualidad tienen con respecto a la salud física y mental de las personas.

Koenig (2008), por ejemplo, encontró en sus investigaciones que las personas que regularmente asisten a la iglesia oran individualmente y leen la biblia tienen una presión sanguínea diastólica más baja, sistemas inmunes más fuertes, sufren menos hospitalizaciones, tienen estilos de vida más saludables (por ejemplo, evitan el consume de alcohol y otras drogas o no se involucran en comportamientos sexuales de riesgo). También encontró una mayor satisfacción vital, más longevidad y un mejor enfrentamiento con la muerte.

Con respecto a la salud física cada día hay más evidencia científica sobre la utilidad de las creencias religiosas en el bienestar humano. Los trabajos sobre cáncer, hipertensión arterial, etc., son muy claros y muestran —por ejemplo— que hay más recuperaciones de la salud física en las personas con creencias religiosas o espirituales.

En la salud mental también abundan las investigaciones que muestran la utilidad del adecuado empleo de las creencias religiosas o espirituales en el bienestar y la felicidad de las personas. Las personas religiosas o espirituales enfrentan mejor las situaciones críticas relacionadas con la muerte, superan más rápidamente trastornos relacionados con la ansiedad, la tristeza y la ira, etc.

Para los que trabajamos en la terapia de pareja, terapia sexual y terapia de las adicciones también somos conscientes de la relación entre la espiritualidad y la religiosidad con el crecimiento y fortalecimiento de la personalidad.

Me gustaría señalar también la diferencia entre las creencias espirituales saludables y los fanatismos religiosos. Estos últimos, donde todo es malo sucio y pecaminoso indudablemente generan malestar, infelicidad y trastornos psicosomáticos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hernán Baquero Bracho

Juego de tronos

Sin duda alguna las elecciones presidenciales en cualquier estado del planeta generan mucha conmoción y controversia por la expectativa de la transición de poder que acarrean y nuestro país no es la excepción. Todos creen tener la razón en qu

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Que otra vez fracase

No hay plazo que no se cumpla, así que el domingo estaremos en lo que antes fue una fiesta, convertida hoy en desfile de rostros herméticos que no dejan traslucir preferencias. Tal como en las películas de terror, los avances sugieren escenas h

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Zoonosis alborotada

Insisto en lo que recomiendan las autoridades de salud serias en este mundo cuando dicen que debemos mantener la guardia arriba con respecto a todo lo que se está presentando a nivel universal con el advenimiento de epidemias que se vuelven pande

Leer
El Heraldo
Fabrina Acosta Contreras

Un bololó llamado Colombia

Bololó en una palabra de uso especial en contextos del Caribe donde tuve el honor de nacer. “Se armó tremendo bololó” era muy usual escuchar dicha frase, para cosas caóticas, parranderas o de las cotidianidades particulares de la tierra de

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.