¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Muertos de nadie

La camioneta blindada se abría paso por la trocha insuficiente, y sus pasajeros no ocultaban entre ellos el temor que las amenazas habían instalado en sus ánimos desde hacía meses.

Cuando los asesinos interrumpieron su trayecto ya todos sabían que en pocos minutos serían un grupo de cadáveres más de los tantos que conforman nuestra tragedia.

De nada sirvieron las denuncias, las alertas tempranas de la Defensoría del Pueblo, las ineficaces medidas tomadas por el alcalde municipal de Suárez ni, por supuesto, la ineficaz presencia -confirmada o no- del Ejército y la Policía, que hasta hoy siguen asegurando que patrullan la zona para proteger la vida de los amenazados. 

Karina García, la joven candidata a la alcaldía de Suárez, su madre y cuatro líderes sociales que trabajaban a su lado en la campaña, fueron las víctimas inermes de un asesinato anunciado. Y nos indignamos. Y nos sorprendimos. Y nos regodeamos con la tragedia ajena en nuestras conversaciones de cafetería. Y redactamos o leímos centenares de trinos y decenas de titulares de prensa. Y, algunos de nosotros, encontramos por primera vez en el mapa dónde rayos queda Suárez. Y eso ha sido todo. 

Unos días después, nuestra atención se concentra alrededor de los sofisticados vestidos de Ivanka Trump, de la inexplicable decisión de James Rodríguez al contratar como su apoderado legal a un impresentable abogado, del desenmascaramiento de algún otro corrupto de pacotilla. Pero la muerte de Karina y, sobre todo, lo que implica para la vida de un país como este, se nos va olvidando en medio de la vorágine de nuestras medianas cotidianidades. 

Tal vez esta indolencia se deba a que la masacre ocurrió en ese apartado sendero, a que los muertos trabajaban en una campaña a la alcaldía de un pueblo que nadie conoce, a que sus luchas eran las luchas de la gente pobre. A lo mejor si los hechos hubiesen ocurrido en la carrera Séptima de Bogotá, si el candidato muerto hubiese sido de apellido López o Uribe o Galán, si el personaje fuera objeto noticioso cada cinco minutos en los principales medios, aún estaríamos caminando en marchas solemnes, con antorchas de tristeza en alto y las lágrimas de los cocodrilos rodando por las mejillas. 

Porque, a pesar de que los muertos de Colombia siempre provienen de las tierras de nadie, de los lugares que no reconocemos en el mapa, de los sitios en donde manda todo el mundo menos el Estado, solo nos movilizan los pocos que ponemos en las grandes ciudades, que es donde estamos los que nunca sabremos a ciencia cierta lo que en realidad significa la violencia. 

@desdeelfrio

Más Columnas de Opinión

Horacio Brieva

Cuarentena, pandemia barata y desempleo

Según el Dane, en abril se perdieron 5,3 millones de puestos de trabajo, lo que disparó el desempleo al 19,8%. Para aliviar esta situación, un bloque de senadores de varios partidos ha presentado un proyecto de ley para que se cree una renta b

Leer
Álvaro De la Espriella

Presidente, es el momento

Todos los colombianos conocemos el impacto negativo sobre nuestra economía se ha producido la pandemia mundial cuyo resultados investigativos no se configuran en solo el diagnóstico. Por el contrario, ya lo sabemos, todos los días laboratorios,

Leer
Alfredo Sabbagh

No es una película

Las imágenes estremecen por lo poderoso de lo que representan. Decenas de miles de personas en distintas ciudades de los Estados Unidos salen a la calle a protestar por un nuevo caso de abuso de autoridad en contra de la población negra. El “N

Leer
Amylkar D. Acosta M.

La nueva normalidad

Como bien dijo el Papa Francisco, “prepararnos para el después es importante”, lo urgente no nos debe llevar a desentendernos de lo importante. Es entendible que no estuviéramos preparados para enfrentar esta contingencia, pero sería imperd

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web