El Heraldo
Opinión

Quinqué, filo, abogado

P.: En una época afrancesada de Barranquilla se usaban las lámparas llamadas quinqués. ¿Cuál es su origen? Darío Diago Abello, B/quilla

R.: La época afrancesada que usted menciona debió de haberse dado en nuestra ciudad entre 1925 y 1940 por influjo del art déco (apócope del francés arts décoratifs), que se refiere a las artes decorativas de vanguardia, que tenían un regusto popular y en muchos países pesaron en distintos conceptos artísticos, como los diseños interiores y la arquitectura. El quinqué lo inventó hacia 1780 el físico y químico ginebrino André Argand, y dos décadas después fue perfeccionado por el farmacéutico francés Antoine Quinquet, quien lo comercializó y le dio su nombre. Consiste en un tubo de cristal que abriga la mecha y la llama y en un depósito para el combustible, que puede ser de porcelana. El quinqué existía mucho antes de que en 1920 surgiera el art déco, pues había empezado a usarse masivamente desde mediados del siglo XIX. Como esto se dio en particular en Francia, es probable que por su uso en nuestros lares usted lo asocie con una “época afrancesada” en Barranquilla.

P.: ¿Por qué cuando uno tiene hambre dice “tengo filo”? Carlos Mazeneth, Manizales

R.: Lo que usted dice lo corrobora una canción de Carlos Vives, Al filo de tu amor: “Buscando para el mercado,/ desempleado y pasando filo por tu amor”. Hay otra, Sielva María, que popularizó Alejo Durán, que dice: “Fileña de pelo largo muy coposón/ […] tiene la cara fileña y nariz delgada”. Filo y fileño tienen la misma raíz. Filo se refiere a hambre, y fileña, que es distinto de aguileña, se usa para indicar que alguien es de cuerpo, de cara o de nariz delgada. Antes se decía: “Está tan delgado por el hambre que ya tiene filo”, es decir, “ya está como el filo de un cuchillo”, que el habla popular redujo a “tengo filo”, es decir, a “tengo mucha hambre”.

P.: Le oí a alguien: “No quiero ser abogado del diablo”. ¿Qué significa esa expresión y de dónde viene? RS, B/quilla

R.: Según me explicó el abogado barranquillero Alberto Acosta M., en los procesos de canonización, cuando se va a elevar a alguien al estatus de santo se hace un juicio canónico para determinar si tiene méritos para ello. En ese juicio hay dos clérigos que actúan como abogados: uno quiere demostrar que ese alguien tiene virtudes para ser considerado santo, y otro, el “abogado del diablo”, procura probar que no las tiene. Eso lo hace la Iglesia para evitar que cualquiera presuma de santo porque se le apareció la Virgen o por esto o por aquello, y que la veneración a ese falso santo se vuelva un negocio, turístico o de otro tipo. La expresión se utiliza para indicar que no se pretende defender una posición o a tal o cual persona. Por ejemplo, hablando de alguien considerado perverso, como Hitler, podríamos decir: “No quiero ser abogado del diablo, pero, pese a que Hitler fue un hombre malo, su plan económico para rescatar a Alemania fue bueno”.

edavila437@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Gisela Savdie

Kevin Costner en el Festival de Cannes 2024

El Festival de Cannes, que tendrá lugar del 14 al 25 de mayo de 2024, espera con entusiasmo dar la bienvenida a Kevin Costner quien presentará la primera parte de Horizon, An American Saga como estreno mundial fuera de competencia. El proyecto c

Leer
El Heraldo
Óscar Borja

¡El juez lesbofóbico!

Los jueces de la república, están sometidos al imperio de la ley. La función judicial tiene como propósito impartir justicia, como pilar de la democracia, los jueces deben conservar como principio básico el cumplimiento de la constitución, e

Leer
El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

Un aire de familia

Son dos las doctrinas que han pretendido responder a la pregunta respecto de si realmente existe algo que pueda llamarse «literatura»: el realismo, con su fe en los universales y el nominalismo, defensor de las sustancias particulares. Para el p

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.