El titulo es:De aves y sueños

Últimas noticias

Adriana Noreña, vicepresidenta de Google para Hispanoamérica durante el evento de ‘ThinkSearch’.
01:06

Tras dos décadas de operación, el gigante del internet, que...

Fachada del Centro Regional de Víctimas, ubicado en el corregimiento de Juan Mina.
00:20

Obras complementarias retrasaron la entrega de la sede, que...

Más de 15 impactos de bala recibió el vehículo en el que se movilizaban Chávez Padua y Mendoza Mendoza.
00:20

El jefe de la Mebar y el alcalde Char dejaron entrever,...

La escritora Marvel Moreno (Barranquilla, 1939 - París, 1995).
00:15

Plinio Apuleyo Mendoza, exesposo de la escritora...

00:10

Joven denunció discriminación debido a que no la dejaron...

Un campesino realiza labores de inspección de cultivo en Manatí
00:05

Campesinos del sur del departamento, en carta enviada al...

Aspecto de las viviendas del proyecto habitacional ‘Candelaria Real I’ que aún no han sido entregadas.
00:05

Personas del municipio denunciaron que habrían “colados” en...

La poeta y novelista colombiana Piedad Bonnett.
00:01

La escritora conversó sobre el duelo.

El colombiano Eléider Álvarez estuvo en Cartagena en una charla con niños.
00:00

El boxeador colombiano, campeón de los semipesados, se...

Iván Rivas (d) y Castañeda (i) no han tenido acción.
00:00

Poco o nada le han aportado al equipo en lo que va del...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 meses

De aves y sueños

La primera impresión que sentí al ver la cinta Pájaros de verano de Ciro Guerra y Cristina Gallego fue la de un fuerte estremecimiento anímico del que tardé horas en reponerme. La llamada época de “la bonanza marimbera” perdura en la memoria emocional de quienes la vivimos como las marcas que deja un tornado social devastador o los desajustes causados por un remolino de arena en el desierto, cuya violencia estremeció los pilares y el entramado normativo  de una sociedad amerindia.

La estructura narrativa se inspira tanto en la tragedia griega como en los cantos llamados Jayeechi, entre los wayuu.  Estos son cantos indígenas que recogen vivencias individuales o grupales de variada índole y extensión. Estas narraciones se acuñan en la memoria oral apelando a recursos retóricos reiterativos y empleando un marco estético tradicional. Los más memorables de ellos pueden ser de carácter épico. Así la historia se inicia y culmina en la voz de un reconocido especialista  indígena como lo es Sergio Cohen.

Las aves no solo dan el título a esta filmación sino que están presentes con el denso  simbolismo que le otorgan los wayuu. Pájaros agoreros que anuncian la muerte o la guerra. Alcaravanes que siguen o prefiguran la tragedia. Aves como Yorija, el pelícano, que marchan en formación en el cielo bajo el ataque de la estrella mitológica llamada  Simiriyuu que les arroja piojos y vientos en   su condición de ancestral adversaria. Son señales que puede leer claramente un espectador indígena. Las vidas de los protagonistas están gobernadas por Lapu, el sueño, cuyas interpretaciones tienen un carácter mandatorio entre los wayuu y sirven de puente comunicador con plantas, animales, y otros seres del mundo, como los muertos.

La historia se inicia con un ritual de paso de Zaida, una joven indígena, pero a lo largo de ella se muestran ritos de aspersión y de descontaminación a los que son sometidos los jefes de las familias, los homicidas y aquellos que manipulan los restos óseos y la carne de los parientes fallecidos. Estos rituales han marcado durante siglos el calendario social wayuu, cuyos hitos más relevantes no son tanto las estaciones festivas, sino que el tiempo trascurre acompasando conflictos, matrimonios y funerales. 

La cinta puede ser controversial en la medida en la que la juzguemos solo por su rigor etnográfico o por la preservación de la imagen del buen salvaje. Sin embargo, al igual que en la literatura y el arte, debemos partir de la libertad y creatividad del guionista que, en algunas escenas, puede apartarse del canon normativo como  sucede en  la vida real de miles de seres  humanos. Lo que pretende la cinta es ser una metáfora del efecto devastador causado por el tráfico de narcóticos en Colombia.  Esta metáfora es más nítida y dolorosa si la miramos desde el universo social wayuu, una sociedad amerindia basada en reglas y normas más que centenarias, pero cuyo territorio se encuentra en una esquina de Sudámerica.

wilderguerra@gmail.com

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1