¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

¿La sangre de quién?

Paso con Gael por el Castillo San Felipe de Cartagena, desde el carro ve la gran bandera de Colombia que hay en la parte más alta y me dice “Amarillo por el oro, azul por el mar y rojo por la sangre”. Hace una pausa, se queda pensando y me pregunta “¿La sangre de quién?”.

Le quiero decir que hay mucha sangre que se derrama en las guerras, que hay mucha sangre de gente inocente, que hay gente que sufre más, a la que le toca más duro, que no toda la sangre se derrama por igual, que es lo menos democrático, como el oro, que solo está concentrado en las manos de unos pocos, pero luego vi sus ojos grandes, su inocencia, su fragilidad de un niñito de cuatro años y apenas respondí “La sangre de algunos” Mi respuesta fue confusa y cobarde.

Solo pasaron dos días cuando vi los colores de la bandera, la pregunta de Gael y mi respuesta. En medio del desfile de silleteros, en Medellín, en medio de una demostración militar con la bandera de Colombia, dos soldados -que servían de contrapeso para que la bandera pudiera mostrarse con elegancia- se vieron caer desde el helicóptero de la Fuerza Aérea. Se mataron los muchachos.

La desgracia ocurrió a la vista de muchísima gente, a las 3 de la tarde, en medio de un espectáculo militar como parte de la programación de la feria. Murió el suboficial Técnico Subjefe Jesús Mosquera y el Suboficial Técnico Cuarto Sebastián Gamboa. Aunque la Fuerza Aérea aseguró que los motivos se encontraban en investigación, el papá de Jesús Mosquera salió al paso diciendo que su muchacho no quería participar en ese ejercicio aéreo, que aunque había participado en operaciones riesgosas salvando vidas, esto era otra cosa y había dicho que sentía miedo. “Debía tener una línea de trabajo y una línea de vida, pero a él solo lo enviaron con una línea de trabajo” dijo el dolido padre.

En muchos países se hacen estas exhibiciones de banderas con objetos pesados, pero en Colombia los sustituyen con el peso de cuerpos de soldados. Como si ya no fuera suficiente saber que estos muchachos mueren en enfrentamientos armados, peleando una guerra que sirve a los intereses de gente que no va a la guerra. Entonces, los suben a esas cuerdas a abrazar a la bandera como un circo en medio de una feria, y nos pretenden hacer creer que debemos resignarnos con su muerte porque son héroes. No, Gael, no puede haber heroísmo en la injusticia. ¿La sangre de quién, hijo? Eso siempre lo decide quien tiene el poder. Ahora fue la sangre de estos muchachos Jesús y Sebastián. No te dejes convencer de que cualquier bandera vale más que la vida de esos muchachos o que la vida de alguien. Valiente nacionalismo ese en el que ondeamos una bandera desde un helicóptero, pero no damos para proteger la vida de los dos soldados que la llevan. 

ayolaclaudia1@gmail.com
@ayolaclaudia  

Más Columnas de Opinión

Simón Gaviria

Mínimo vital ambiental de agua

La presión social le puede dar el empujón final al mínimo vital de agua: la posibilidad que un hogar necesitado consuma un mínimo gratuito. Varias ciudades ya asumieron el costo y lo implementaron. Aunque la variedad de criterios de implementa

Leer
Alberto Martínez

In memoriam

De su agonía solo supieron el médico y la enfermera en turno.

Cuando ingresó a la clínica, sentía que la garganta se cerraba. Le dijo a la hija que ni siquiera podía tragar saliva.

Respiraba por la boca. La nariz estaba t

Leer
Cecilia López Montano

Asesinato de líderes

No hay disculpa posible y es tan grave este desangre de quienes en medio de tantas limitaciones interpretan las necesidades de sus sectores, que ya tenemos encima los ojos de organismos internacionales. Pero no, el gobierno no solo no reconoce est

Leer
Nicolás Renowitzky R.

¡Estoy “3-15”!

Y lo confieso, hoy estoy escribiendo esta, por primera vez en 40 años, con algo más de un par de traguitos entre pecho y espalda. Es que acaba de terminar nuestra reunión semanal con los muchachones de “Mas Barato”, grupo de amigos que nos

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web