¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Y los que faltan

Uno de los grandes pecados de la forma como se desarrolla el clientelismo en Colombia desde siempre, es la descarada compra de votos que vienen realizando los caciques regionales y nacionales. Desafortunadamente, la Región Caribe aparece con demasiada frecuencia en el panorama nacional como un lugar donde este vicio se destaca, lo cual no implica que no se reproduzca en amplios sectores del territorio nacional. Para desgracia de Barranquilla, el peor escándalo reciente sobre este tipo de empresas políticas donde los votos se consiguen con inmensas cifras de dinero se refiere a las mañas de la llamada Casa Blanca, donde la hoy fugitiva Aida Merlano consiguió ser elegida miembro del Congreso hasta llegar a convertirse en senadora de la República. Ante evidencias contundentes fue detenida, pero el episodio vergonzoso fue su descarada huida con el beneplácito de muchos actores que aun o no han sido suficientemente identificados y por consiguiente juzgados ni penalizados.

Algunos de los que formaban parte de ese entorno de compra de votos ya han sido llama-dos por la justicia y dentro de pocos días Julio Gerlein, el reconocido empresario barranquillero, tendrá que presentarse ante los jueces ocupados de este caso de delito político, en un acto sin precedentes porque normalmente, especialmente en la política, los peces gordos difícilmente caen. Obviamente uno de los llamados abogados famosos del país lo apodera pero al conocer sus explicaciones sobre las actuaciones del ingeniero Gerlein estas pueden ser más dolorosas, principalmente para su familia, que el hecho de aparecer como el gran financiador de esta empresa liderada por Aida Merlano y su combo. 

Estos hechos si no terminan exonerando a los grandes culpables y con Aida Merlano desaparecida, pueden marcar un antes y un después en el ejercicio del clientelismo. No solo se trata de las actuaciones de la justicia sino del momento que vive el país cuando todo ese pasado perverso está fuertemente sancionado. Todo lo que se consideraba inamovible en Colombia está siendo cuestionado por la juventud pero también por quienes han permanecido callados cuando el tema era la guerra. Pero para que este episodio tenga la trascendencia que debería, deben caer los que faltan, miembros de esos clanes políticos que han manejado la política regional sin sufrir verdaderos cuestionamientos de la ciudadanía y menos de la justicia. 

Para que esto sea una realidad, los que faltan del grupo que han participado en este delito, también deben aparecer y ser juzgados de manera independiente y transparente para producir el efecto esperado. Se trata de la impostergable necesidad de acabar con esta forma perversa en que los representantes de amplios sectores del país llegan por la vía incorrecta, a posiciones donde la moral y la ética deben regir sus actuaciones. Solo así cambiarán los liderazgos en el Estado colombiano. Están dadas las condiciones para se genere ese esperado viraje en la forma como se eligen quienes dirigen lo público en Colombia y en particular en la Región Caribe. 

cecilia@cecilialopez.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Cecilia López Montano

Más sombras que luces

Dos años de gobierno del presidente Iván Duque que terminan en medio de una tormenta de inmensas proporciones e impredecibles consecuencias. Sin embargo, el balance de los dos años hay que hacerlo dividiéndolo entre el período anterior y el p

Leer
Nicolás Renowitzky R.

Viaductos vs. enrocados

Fue tan sorpresivo como positivo para Barranquilla el anuncio de la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, el pasado 7 de agosto, sobre la apertura de la licitación pública para la construcción de dos viaductos que suman más de 8 kiló

Leer
Katherine Diartt Pombo

El otoño del patriarca

El título de esta columna que ustedes leen cada martes siempre me supone un reto. Lo pienso y le doy vueltas, a veces, más que al mismo contenido. Sin embargo, desde que tuve claro el tema al que me aproximaría en estas líneas supe cómo debí

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web