¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

La guerra caribe

Si el Gobierno nacional hubiese reconocido que en el Caribe colombiano se estaba dando una de las cinco guerras que están sucediendo en el país, no habrían sido asesinados Rodrigo Monsalve y Nathalia Jimenez. Muy tarde reaccionó frente a la situación de orden público en uno de los lugares de Colombia donde el conflicto continúa, militarizando parte del Magdalena y La Guajira donde ocurrió este crimen tan doloroso que acabó con la vida de dos personas llenas de vida y de ilusiones. Como lo señala Ariel Ávila en su columna en Semana, es incomprensible que precisamente en un gobierno de la Seguridad Democrática se haya descuidado de una manera tan dramática los focos de conflicto que tiene el país y que están costando tantas vidas de líderes sociales y de individuos alejados de toda confrontación, como en el caso de Rodrigo y Nathalia.

Colombia está viviendo la primera etapa del posconflicto que en ninguna parte del mundo donde se han dado largos períodos de confrontación armada, han sido fáciles. Por el contrario, los lugares antes dominados por los actores del conflicto, si el Estado no actúa rápidamente como ha sucedido en Colombia, son ocupados por delincuentes, paramilitares y narcotraficantes repitiendo en guerras locales los episodios de profunda inseguridad. Un análisis elemental de quienes llegaron al gobierno hubiera permitido reconocer esta dolorosa realidad y actuar en consecuencia. Pero desafortunadamente el gobierno del presidente Duque ni siquiera ahora cuando son evidentes las cinco guerras que se localizan en distintas partes del territorio colombiano, el equipo gubernamental las reconoce como focos de profunda inestabilidad social. Asesinatos permanentes son el pan nuestro de cada día.

Desde hace tiempo se sabe que la Sierra Nevada de Santa Marta está prendida por lo que se conoce como las actuaciones de la Oficina del Caribe, como lo señala Ariel Avila. Es el regreso del paramilitarismo que tanto daño causó en esta parte del país, sí es que alguna vez estuvo muerto, con el grupo de Autodefensas Conquistadoras de La Sierra, al que se sumó nada menos que el grupo del Clan del Golfo.

Trataron de repartirse el manejo de la troncal del Caribe, afirma Avila, pero como no pudieron llegar a un acuerdo surgió la guerra en las narices de los gobiernos nacional y local. Los clamores del gobernador electo Caicedo fueron desatendidos por el presidente y otras autoridades de la Región. Ahora que dos personas fueron vilmente asesinadas sí empiezan a actuar las autoridades frente a una situación que se conocía pero que no se quería reconocer. 

Señores autoridades de la Región Caribe, la guerra ha regresado a esta parte del país con las atroces características del pasado. Es una responsabilidad de todos ustedes incluyendo a la Fuerza Pública, reconocer esta gravísima situación que puede extenderse a toda una región que vivió las atrocidades del paramilitarismo. Que conste que se les está advirtiendo. 

cecilia@cecilialopez.com
www.ecilialopezcree.com
www.cecilialopez.com

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Cecilia López Montano

Más sombras que luces

Dos años de gobierno del presidente Iván Duque que terminan en medio de una tormenta de inmensas proporciones e impredecibles consecuencias. Sin embargo, el balance de los dos años hay que hacerlo dividiéndolo entre el período anterior y el p

Leer
Nicolás Renowitzky R.

Viaductos vs. enrocados

Fue tan sorpresivo como positivo para Barranquilla el anuncio de la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, el pasado 7 de agosto, sobre la apertura de la licitación pública para la construcción de dos viaductos que suman más de 8 kiló

Leer
Katherine Diartt Pombo

El otoño del patriarca

El título de esta columna que ustedes leen cada martes siempre me supone un reto. Lo pienso y le doy vueltas, a veces, más que al mismo contenido. Sin embargo, desde que tuve claro el tema al que me aproximaría en estas líneas supe cómo debí

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web