Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

La hora de los abuelos

Allí están ellos, con las miradas silenciosas y la actitud imperturbable.

Las arrugas que los tiempos le regalaron a su cuerpo, son los mapas de centenares de batallas que, en su inmensa mayoría, pudieron inspirarse en ti.

Te olvidaste de su existencia. Con el tiempo, también perdiste de vista que eran vulnerables.

En las mecedoras del olvido había 4.5 millones de ellos, esperando que alguien los tuviera en cuenta. Ese ejército, que equivale a tres veces la población de Barranquilla, le prestó algún servicio a la nación. El Dane contó entre ellos, a obreros, empresarios, campesinos, educadores, escritores, a los que probablemente hoy les tiemblan las manos o les flaquea la memoria pero no la historia que construyeron. La tuya y la nuestra.

Por su frente pasaste. Eran muy viejos para regalarles algo de tiempo. Y te siguieron con la mirada mientras te ibas perdiendo en la niebla de tus emociones jóvenes.

En ocasiones, confiaste su cuidado a un hogar geriátrico. La terquedad, la incontinencia urinaria, la osteoporosis, la lujuria extemporánea, eran demasiadas demandas para ti. De vez en cuando los visitabas en domingo. Y aunque no podían evidenciar más tristeza, regresabas creyendo -o diciéndote- que estaban felices.

Allá, ellos encontraron a sus pares de infortunio. Festejabas los coqueteos desaforados del tuyo y te divertía saber que a pesar de la ancianidad había conseguido un reemplazo para la abuela.

Para exorcizar tu culpa, les llevabas algún dulce que burlase la vigilancia médica o el libro que le gustaba cuando era joven. Nunca supiste que por las noches, mientras tu dormías plácidamente o te divertías con el ruido de una discoteca descomunal, ellos le contaban a la noche su soledad infinita.

Pero los viejos soldados regresaron.

A fuerza de un virus que tiene ritmo de pandemia, se quedaron en casa. Las circunstancias hicieron que tu también.

Ahora están juntos. La silla se ha vuelto a mecer.

Los pliegues de la cara adquirieron lozanía otra vez, y los ojos algunas vez apagados, volvieron a brillar.

Sus dueños repasan el argumento. En el inventario hay leyendas de pueblo que un día asustaron a la muchachada, las historias de la política cuando encendía los corazones, las anécdotas entretenidas de familiares que ya no están, los instantes desconocidos del enamoramiento de papá y mamá.

En el hilo seguramente estarás tú y tus primeros balbuceos o tus primeros pasos o tus primeras pilatunas.

De repente, en la mano del abuelo o de la abuela, estará el manojo de pelo con el que naciste o el diente olvidado que perdiste cuando empezaste a crecer.

Sí. La mecedora se empieza a balancear.

Es hora de que te acomodes en frente. Los viejos están a punto de empezar sus relatos.

En el encierro obligado, que está reseteando todo lo que fuimos, escúchalos con fervor. Pero ten cuidado porque algunos de ellos pueden estremecer tu corazón.

albertomartinezmonterrosa@gmail.com

@AlbertoMtinezM

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Emilio Sardi

La niñez y el virus

Gracias a los esfuerzos de la OMS para ocultar su aparición, era muy escasa la información que existía sobre el virus chino eventualmente denominado SARS-COV 2 cuando ella, tardíamente, oficializó su existencia en los términos más alarmista

Leer
Orlando Araújo

Los cortejos del diablo

Se cumple, en pleno pico pandémico, medio siglo de la publicación de Los cortejos del diablo, de Germán Espinosa, una de las expresiones literarias más admirables del Caribe colombiano. Recorrer sus páginas, mientras escasea el mercado y la s

Leer
Néstor Rosanía

Un fiscal de bolsillo es una amenaza

El eje fundamental del modelo democrático es el principio de los pesos y los contra pesos, lo cual quiere decir que las instituciones del Estado están todas reglamentadas y vigiladas por otras entidades y así ninguna podría tener un exceso de

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web