Colombia | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Mancuso, ‘Jorge 40’, ‘Macaco’ y Martín Llanos han sido algunos ex-AUC que han pedido entrar a la JEP.
Archivo
Colombia

¿Qué buscan los ex-AUC en la JEP?

Expertos en seguridad, penalistas y politólogos analizan en EL HERALDO el eventual escenario de los ‘exparas’ en el tribunal de paz.

En lo que parece haber plena coincidencia entre las víctimas y la opinión pública en general del país es en que los exparamilitares que no hayan dicho toda la verdad en Justicia y Paz deben decirla completa y cuanto antes.

Los matices y las discrepancias están en dónde lo deben decir, bajo qué condiciones y a cambio de qué prebendas.

Los ex-AUC que quieren entrar en la JEP, con lo que recibirían los beneficios jurídicos que también recibirían los ex-Farc, son Salvatore Mancuso, ‘Jorge 40’, ‘Macaco’, ‘Nicolás’, ‘Martín Llanos’ y su hermano y su padre, Nelson y Héctor Buitrago, todos presos y con procesos de largo aliento ante la justicia ordinaria.

¿Lo mismo que antes?

El experto en seguridad, Néstor Rosanía plantea que “los exparamilitares han dicho que quieren ingresar a la JEP para llegar a contar todas las verdades, pero el temor es que lleguen a hacer lo mismo que en Justicia y Paz, que es contar dos verdades mínimas y ganarse los beneficios”.

Y lanza la hipótesis de que “puede ser que la estrategia de los paramilitares es ganarse los beneficios y armar su partido politico”.

“Sacarse la espinita”

Jorge Iván Cuervo, politólogo, explicó que “en la JEP hay tres escenarios: si cuenta toda la verdad le dictan sentencia condenatoria, pero sin cárcel, y la verdad es que como no ha salido ninguna sentencia entonces no se sabe cómo va a ser; si cuentan la verdad a medias, digamos, entramos a un escenario parecido al de Justicia y Paz y se produce una condena entre los 5 y los 8 años; y si la persona va a la JEP y no dice nada, la máxima condena es de 20 años. Entonces todos son incentivos para quienes tienen condenas mayores”.

También pone de presente el analista político que “los que fueron extraditados deben tener coloquialmente hablando esa espinita y deben querer sacársela”.

“Buscando beneficios”

El penalista Jorge Abello señala que los ex-AUC que “deben cumplir condenas extensas están buscando obviamente beneficios después de haber perdido esas oportunidades con Justicia y Paz”.

Sin embargo, advierte el experto que “al mismo tiempo se abre la posibilidad de falsos testigos y persecuciones por declaraciones de estas personas en relación con el financiamiento que pudieron haber recibido de civiles y de los políticos”.

¿Financiadores?

El experto en seguridad César Niño precisa que los exparamilitares “pueden ingresar a la JEP si demuestran que financiaron, organizaron y auspiciaron la conformación de grupos armados. Eso no es difícil de demostrar. La JEP aceptaría sus relatos y participación si se comprueban como terceros civiles, desde 1996 a 1998, antes de ingresar a las AUC”.

Por último, coincide en que “esa idea de ellos, de pedir pista, sin duda es una elección racional para buscar beneficios judiciales, reducciones de pena y demás. Habrá que observar que lo que tengan para decir no sea lluvia sobre mojado”.

“No cierra la puerta”

La abogada penalista Luisa Fernanda Caldas pone de presente que “la JEP no cierra de manera absoluta la posibilidad de que eventualmente pudiera ampliar su competencia y uno podría pensar en la posibilidad de que más adelante, en pro del principio de la paz y la justicia, y de averiguar la verdad, se admitiera a un exmiembro de las AUC”.

“Información cierta”

Jairo Libreros, analista de seguridad, advierte que la idea de los exparamilitares “es obtener unas ventajas judiciales no solo para reducir condena, sino también para insertarse a la sociedad. Estoy seguro de que estas personas ni tienen la información que dicen tener ni están interesadas en entregarla, pero la justicia transicional es la oportunidad para las personas que cometieron delitos de lesa humanidad, y si aportan verdad y entregan datos que son relevantes se hacen acreedores a los beneficios. Desde lo procesal lo importante es que entreguen información que sea cierta y veraz”.

Al tribunal | Víctimas votan sí

Adil Meléndez, representante de víctimas del paramilitarismo en Bolívar, afirma: “He hablado con muchas víctimas del Caribe y todas son del criterio de que sean admitidos en el tribunal de paz los ex-AUC a condición de que digan la verdad, se sometan a la justicia y puedan reinsertarse a la vida civil. La entrada a la JEP de los máximos responsables históricos del paramilitarismo es una necesidad que reclaman a gritos las víctimas, es un imperativo para esclarecer ese matrimonio entre políticos, empresarios, fuerza pública y grupos armados, es hilar muy delgado en torno a sobre cómo la élite política nacional creó ese monstruo peor so pretexto de vencer a la guerrilla, a partir de un exterminio de toda oposición”.

¿La JEP, que aún no emite su primera sentencia, colapsaría con los ex-AUC?

Una de las dudas que se plantean ante el eventual escenario de la comparecencia de los ex-AUC es si la JEP, que tras dos años de haber entrado en funcionamiento no ha emitido su primera sentencia, dará abasto con los exparamilitares también. Rosanía, experto en seguridad, se refiere al tema: “La JEP tiene el problema de que aún no hay un tangible de penas sancionatorias frente a las Farc y eso le ha restado credibilidad frente al país. Los únicos casos concretos tienen que ver con los ‘falsos posibitivos’, pero finalmente con las Farc no han podido, y algunos dicen que si no pudieron sacarles la verdad a las Farc cómo serían los ‘paras’ que buscarían además beneficios”.

Libreros, también analista de seguridad, considera al respecto que “muy seguramente si ingresan a la JEP personas vinculadas por paramilitarismo el cúmulo de trabajo va a ser mucho más fuerte, va a ser un escenario que se va a concretar en mucho tiempo pero hay que cerrar este capítulo de la mejor manera, y así nos toque ampliar la JEP, son numerosas las victimas que demandan verdad, justicia, reparación y no repetición, y no podemos ser inferiores a estas miles de personas.

Y Abello, abogado penalista, señala que “ellos tienen una verdad que hace falta todavía en Colombia, pero perdieron los beneficios, ¿y se pueden volver a otorgar una vez incumplidos esos acuerdos con los que se desmovilizaron? La JEP colapsaría si se metieran los procesos de los paramilitares, pero la verdad es que el proceso de la verdad ha sido un fracaso en Justicia y Paz”.

¿Cumplió su cometido Justicia y Paz en cuanto a revelar la verdad paramilitar?

El otro debate que ponen sobre la mesa las pretensiones de los ex-AUC de entrar a la JEP para contar una verdad que aún no han contado, es el de si entonces sí sirvió Justicia y Paz como sistema de justicia transicional para conocer la verdad que reclaman las víctimas.

Para Cuervo, politólogo, “Justicia y Paz cumplió en su momento una función importante, contribuyó a la verdad, en reparación muy poco, pero la verdad es que tuvo muy pocas sentencias. Tengo entendido que Justicia y Paz no ha producido más de 20 sentencias, según lo que ha documentado el Centro Nacional de Memoria Histórica, CNMH”.

Libreros, experto en seguridad y defensa, señaló al respecto: “Creo que Justicia y Paz es uno de los ejercicios más difíciles de justicia transicional, pero en los últimos años se ha demostrado que han hecho un trabajo muy destacado, y ha sido un ejercicio que si bien tuvo diferentes tropiezos por trámites y la extradición de los exjefes paramilitares ha aportado elementos de juicio importantes. Y en segundo lugar fue la base que permitió la formulación del Acuerdo del Teatro Colón: sin duda hoy día tenemos una arquitectura más clara, con elementos que permiten un mejor entendimiento y que van a tener una marcha más ágil y contundente”.

Y Abello, penalista, considera que “dentro de Justicia y Paz no se logró el cometido de que ellos contaran toda la verdad. Igualmente muchos siguieron delinquiendo o perdieron los beneficios por no ayudar con el esclarecimiento de la verdad, por lo cual fueron expulsados de esta jurisdicción”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
Ver el especial

Más noticias de:

  • AUC
  • Comisión de la Verdad
  • exguerrilleros
  • JEP
  • Víctimas
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web