Este restaurante funciona en un anden de la calle 37 con carrera 41 esquina.
Este restaurante funciona en un anden de la calle 37 con carrera 41 esquina. Mery Granados

Cocinas callejeras: fogones encendidos en el espacio público

Según Control Urbano hay 178 negocios que preparan alimentos en el espacio público, de los cuales un 40% utiliza gas propano. Distrito anuncia que en noviembre reubicará a 50 de estas ventas.

Por: Alexandra De La Hoz @delahozalexa
Barranquilla

Según Control Urbano hay 178 negocios que preparan alimentos en el espacio público, de los cuales un 40% utiliza gas propano. Distrito anuncia que en noviembre reubicará a 50 de estas ventas.

Ornelis María Ariza Toro,  una mujer de mediana estatura y contextura delgada, lleva 34 años preparando y vendiendo alimentos en la esquina de la calle 31 con carrera 40.

“Tengo carne en bistec, bocachico, mojarra y panza”, dice la mujer al promocionar sus productos.

Ella resalta que tiene clientes fijos que siempre la han buscado a lo largo de las más de tres décadas que lleva en el oficio.

Para cocinar los alimentos se apoya de una estufa que tiene conexión con un cilindro de gas propano. La mujer gasta $240 mil mensuales en la compra de 4 pimpinas de gas, pues dice que es más económico que la energía y “mejor” que cocinar con carbón.

El puesto callejero de Ornelis es uno de los 178 negocios que según la secretaría de Control Urbano preparan alimentos en el espacio público, de los cuales un 40% utilizan gas propano y el resto otro tipo de combustible.

Óscar Hernández, taxista y asiduo visitante del centro asegura que los transeúntes tienen que caminar en “serpenteo” por el andén. “Dios no lo quiera, puede suceder un accidente con tantos fogones prendidos, esto es muy riesgoso”.

Jairo Sánchez, un cliente de este tipo de negocios es consciente de los peligros a lo que se exponen  por los fogones encendidos con carbón, gas propano o energía eléctrica, por lo que es partidario que los reubiquen para que les mejoren la calidad de vida  a estas personas.

“Yo vengo a comer siempre aquí. Sería bueno que los reubiquen”, señala Sánchez, un asiduo comensal en estos restaurantes callejeros.

Otras personas como Luis Mendoza, ven en este tipo de cocinas callejeras la mejor manera de almorzar en la calle, porque su sueldo no le alcanza para ir a un restaurante y pagar $8 mil por un corrientazo.

Si bien las cocinas callejeras son una “tradición” que se ha venido consolidado en la ciudad, de manera especial en su zona céntrica, representa un peligro para la población por los elementos prohibidos utilizados en ellas.

La oficina de Espacio Público, señala que en el Centro Histórico de Barranquilla han venido “combatiendo” los negocios de comidas rápidas callejeras que utilizan cilindros de gas propano para elaborar los alimentos, en razón a que el Decreto No 093 de 2005 en su artículo 7 numeral d, prohíbe la utilización de cilindros de gas para ventas estacionarias de alimentos, así como la instalación de cocinas o fogones.

No cumplen protocolo.  Henry Cáceres, secretario de Control Urbano y Espacio Público del Distrito, asegura que una de las finalidades que se ha propuesto la administración distrital es “abolir” las ventas de comidas preparadas en el espacio público, por no cumplir los protocolos de higiene y seguridad, toda vez que los fogones conllevan a situaciones de peligro tanto para los consumidores del producto como para los transeúntes; además permitiendo la utilización adicional de luz eléctrica “estaríamos consintiendo un consumo de luz irregular”, asegura.

Bomba de tiempo. La presidente de Asocentro, Dina Luz Pardo, considera que por encima de lo que en algún momento pueden llamar como una “cultura”, también es cierto que por encima de todo está la vida de las personas y estas cocinas callejeras se convierten en una “bomba de tiempo”, tanto que se han registrado accidentes, personas quemadas, por el peligro que representan en plena vía pública en los andenes.

“Hemos visto que la secretaría de Control Urbano ha hecho operativos, pero desafortunadamente no son operativos contundentes que uno vea que se sostienen a través del tiempo, porque al decir que son personas que tienen derecho al trabajo, no se lleva a cabo un proceso en el cual pueda  recuperarse realmente un espacio”, advierte.

Desde el punto de vista del marco jurídico, sostiene Pardo, que la norma es clara cuando dice en el decreto 093 de 2005 que está prohibido la preparación y cocción de alimentos en el espacio público. Asegura que en otras ciudades las personas cocinan en su casa y llevan el producto terminado para venderlo, luego recogen su basura y dejan el espacio impecable, pero en Barranquilla no ha sido posible.

Según Pardo, no se le está  quitando a una persona que venda la comida en un espacio público, pero sí que se cumpla la norma, es decir que está “prohibida la preparación y cocción de alimentos en espacio público”.

Las zonas más afectadas por las cocinas callejeras son: Barranquillita,  la calle 30 hacía la 38 entre carreras 40 a la 44.

Porfirio Ospino, arquitecto y urbanista opina que aparte de la ocupación del espacio público, las cocinas callejeras representan dos problemas adicionales: el del riesgo de explosiones o quemaduras por el uso de cilindros de gas, aceites o líquidos calientes y otro es el de salud pública, pues no hay control a la manipulación de alimentos.

Considera Ospino que una salida transitoria si el Distrito no tiene sitio para ofrecer reubicación sería permitir la venta, pero de alimentos ya preparados, que lleguen al sitio empacados.

Reubicarán 50 cocinas en Paseo del Sabor

Como una alternativa de solución la Administración Distrital adaptó dentro de los proyectos de Volpe y Robertico, que cuenta con locales para actividades económicas variadas, 27 locales con el fin de crear cocinas, refresquerías o islas de ventas de comidas, como una alternativa para reubicar esta actividad y de esta manera erradicar ese comportamiento, que no solo con control y verificación de la ocupación se ha podido desestimular.

Sumado a esto, Henry Cáceres, secretario de Control Urbano y Espacio Público, explica que se viene construyendo el Proyecto “Paseo del Sabor” que se encuentra ubicado en la calle 31 entre 44 y 43, el cual incluye el diseño de nuevos módulos, adecuación de espacios y en general el mejoramiento de las dinámicas urbanas, para acoger 50 cocineras con la finalidad de dignificar sus actividades y lograr la formalización de estas, obteniendo con esto recuperar el espacio público para uso y goce de sus habitantes, en ese sector.

“Siendo así estaríamos brindando alternativas de solución para más de 40% de la población que realiza esta actividad económica de cocinas en el espacio público”. Así mismo, Cáceres dice que, se han emprendido acciones en coordinación con varias dependencias de la Alcaldía y con la Triple A (programa Mi Centro Limpio), para evitar la contaminación derivada de las cocinas, al mismo tiempo que junto con la Secretaria Distrital de Salud a través de su oficina de Dimensión Salud y ámbito laboral con jornadas pedagógicas que buscan el bienestar y protección de la salud de los trabajadores informales.

 “Hemos logrado obtener la certificación para la manipulación de alimentos de esta población de vendedores promocionando modos, condiciones y estilos de vida saludables en el ámbito laboral”, precisó el funcionario.

Análisis | Las cocinas callejeras

Si bien las cocinas callejeras parecen existir para ayudar a la gente, consumir los alimentos que en ellas se producen exponen a sus usuarios a un sin número de riesgos. Tal vez los más comunes, y por ello conocidos por la comunidad son las infecciones.

Los alimentos mal refrigerados y con deficiente aseo pueden producir desde gastroenteritis hasta hepatitis A. El uso sin control de cilindros de gas, las conexiones fraudulentas de energía, estufas de carbón y la invasión del espacio público, son otros de los peligros que no se dimensionan en su totalidad , pero que están presentes para todos en cada una de estas cocinas. Educar a la comunidad para consumir alimentos en sitios adecuados y seguros es responsabilidad de todos.

Hugo Macareno Arroyo es médico internista, director científico Fundación Hospital Universidad del Norte.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Barranquilla
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web