El Heraldo
Fredy Montero se encuentra feliz por volver a estar en su pueblo, Campo de la Cruz. Charlie Cordero
Rincón Juniorista

“Ahora veo más cerca mi llegada a Junior”: Fredy Montero

El ariete atlanticense abrió a EL HERALDO las puertas de su casa en Campo de la Cruz, contó su experiencia en el balompié chino y habló de su sueño rojiblanco.  

Sentado en una mecedora de madera, en la terraza de su casa, Fredy Montero ve pasar los buses que llegan de Barranquilla a Campo de la Cruz. También observa a chicos en bicicleta y a otros dándole patadas a un balón. Esta última imagen lo hace recordar su niñez. En ese mismo pavimento, comenzó a construir su sueño como futbolista profesional. 
 
Con 29 años, Fredy no se olvida de los dos palos de mango a los que le hacía goles, esos eran sus arcos. Ahí en su tierra natal comenzaron sus celebraciones.
 
Montero es arropado en estos días por su papá, mamá, primos, tíos y su abuelo Osvaldo Muñoz, quien tiene frescos los recuerdos: “Aquí pasaba pateando bola y detrás de mí”.
 
La felicidad de Fredy se nota en su rostro. Ha alcanzado grandes sueños y va por más. Está tranquilo y contento en China, pero su abuelo ya le hizo un pedido especial en medio de risas: “Quiero verlo jugando en el Junior”.
 
Fredy, que le abrió las puertas de su casa a EL HERALDO, reveló que esa posibilidad de jugar en el Tiburón ahora es más viable. 
P.

¿Hace cuánto no venía a su pueblo natal?

R.

Hace como tres años o un poco más. No tenía la posibilidad de venir a Colombia por distintos motivos. Primero fue el nacimiento de mi segunda hija, estaba muy pequeña y me tocaba esperar las vacaciones de mitad de año. Después se me dio el traspaso a China y otra vez las vacaciones aplazadas.

 

P.

¿Qué recuerdos se le vienen a la mente?

R.

Venir a Campo significa encontrarme con el pasado, con mi niñez. Aquí, en estas mismas calles, empecé a jugar y a querer el fútbol, sin zapatos, con pelotas feas, de trapo. Traer a mi esposa y a mis hijas es como un deber. Aquí comenzó todo, mi historia.

 

P.

¿Cuál cancha le da nostalgia?

R.

(Risas)... En realidad aquí no hay canchas. Estas calles eran mis canchas, el pavimento, los palos de mango eran los arcos, esas eran las canchas. 

 

P.

¿Lo consienten mucho en su pueblo?

R.

¡Ufff! No me puedo quejar. Sobre todo con la comida. Mi padre sabe que me gustan las galletas punto rojo y él va y las busca donde sea caminando. 

 

P.

¿Cómo evalúa su temporada en China?

R.

Marcó mi carrera como futbolista porque me encuentro con nuevas cosas. No sabía lo que me iba a encontrar allá, pero tuve la fortuna de cumplir cosas. Peleamos por mantenernos en la primera categoría y, gracias a Dios, lo conseguimos. Individualmente terminé con nueve goles. Fue un año difícil porque no es lo mismo pelear por el título que por evitar el descenso.

 

P.

¿Por qué aceptó ir a China?

R.

Los jugadores estamos en medio de la negociación de dos clubes, si hay un acuerdo entre ambos, nosotros tenemos la última palabra, decimos sí o no. Los clubes se habían puesto de acuerdo y el proyecto era a tres años. A pesar de que esta liga no tiene el reconocimiento de otras, cuenta con todo el dinero del mundo y se llenan los estadios. En la dirección que van, lograrán lo que quieren.

 

P.

¿Cómo le va con el idioma?

R.

Jajajajaja... El chino es muy difícil aprenderlo.

 

P.

¿Aprendió a decir gol?

R.

Jajajajaja. Ellos entienden gol en español.

P.

¿Qué tal la comida?

R.

Gracias a Dios mi señora cocina. Son culturas totalmente diferentes. Yo le contaba a mi familia que en el desayuno pueden estar comiendo espaguetis, carne o pollo, como si fuera un almuerzo o una cena. 

 

P.

¿Probó algo raro?

R.

No. Jajaja. Siempre me iba a la fija: pescado, pollo o carne.

 

P.

¿Cómo evalúa su paso por Sporting de Lisboa?

R.

Fue un sueño cumplido. Desde niño siempre quise jugar en Europa y me sentí feliz durante esos dos años y medio que estuve allá. Pude participar en diferentes torneos, pude ganar títulos y dejé una buena imagen dentro y fuera de la cancha. Las puertas están abiertas. Cualquier cosa puede pasar y espero volver algún día.

 

P.

¿Cómo vivió los días con Teófilo Gutiérrez de compañero?

R.

Bien, con Teo tenemos la anécdota del spray que se lo quitó al juez, se puso a marcar y le sacaron amarilla. Lo estuve molestando toda la semana. Nos conocíamos del barrio donde nació mi papá, Las Nieves. Jugamos juntos partidos benéficos. Lastimosamente no estuvimos mucho tiempo juntos. Solo fueron como tres partidos porque el técnico no me ponía a mí cuando lo ponía a él.

 

El delantero con su esposa e hijas y toda la familia Montero Muñoz en un rincón de su casa en su pueblo.
P.

¿Qué tanto ha evolucionado como jugador?

R.

Después de un año en China, me di cuenta todo lo que he aprendido en Estados Unidos y Portugal. La experiencia que he ganado hay que ponerla en práctica. He madurado.

 

P.

¿Qué tipo de delantero es actualmente?

R.

El de siempre, a mí me gusta hacer goles, golazos, cantidad y calidad. Si el equipo me necesita arrancando un poco desde atrás para llevar más fútbol con claridad, lo voy a hacer sin ningún problema.

 

P.

¿En cuál etapa de su carrera cree que está?

R.

En el pico más alto de la madurez mental, dentro y fuera de la cancha.

 

P.

¿Ha pensado en regresar a Colombia?

R.

Yo aún tengo dos años de contrato con mi equipo en China (Tianjin Teda), pero el fútbol da muchas vueltas. Cuando estaba en Estados Unidos mi mentalidad era ir a Europa y, por cosas del destino, me tocó volver seis meses a Colombia (Millonarios). De aquí me fui a Europa. No puedo decir nada, en el fútbol cualquier cosa puede pasar.

 

P.

¿Estando en China le han llegado ofertas?

R.

Sí. La oportunidad de volver a Portugal siempre está ahí, también de ir a la MLS o a España, pero hay que respetar el contrato que tengo con el equipo chino. Primero deben ponerse de acuerdo con ellos.

 

P.

Su nombre siempre ha sonado para Junior...

R.

(Sonríe). Para mí es fácil. El 90% de mi familia es hincha de Junior y para mí va a ser fácil si en algún momento tengo la oferta de verdad. Si me toca escoger, obviamente voy a venir a jugar aquí sin ningún problema.

 

P.

¿Los directivos del Junior le han hecho una oferta formal ahora?

R.

Formal no, pero tengo conocimiento de que empezaron a hablar con mi empresario más allá de algo formal, pero ya empezaron algunas conversaciones.

 

P.

¿Cree que es momento de ponerse la rojiblanca?

R.

Sería un honor para mí, no te puedo decir sí o no, te la dejo abierta, pero si se da la oportunidad, con mucho gusto.

 

P.

¿Usted es ese delantero que necesita Junior?

R.

Hay que respetar a los colegas que están allí, yo tengo mis condiciones y si en un  futuro me toca jugar con Junior, voy a entregar todo mi talento y lo que yo sé para convertir goles.

 

P.

De pronto se vuelve a encontrar con Teófilo...

R.

Ojalá, nadie puede decir que no. Teo tiene una historia en Junior y también es muy querido por la gente, ojalá que yo algún día pueda tener esa oportunidad.

 

P.

¿Qué significa Junior?

R.

Junior es el equipo de toda la Costa norte colombiana. Siempre necesitas mantener tu regularidad dentro y fuera de la cancha porque si no, es difícil que continúes en esta institución. Junior es un equipo exigente. Eso es lo que he visto desde afuera.

 

P.

¿Mucha gente le pregunta si viene al Junior?

R.

Siempre, a donde voy, incluso mi familia, mis primos, mis tíos. Me dicen que pa’ cuando pa el Junior. Cuando se dé el día voy a venir, simplemente mis ganas están. Si las cosas se dan, bienvenido sea.

 

P.

¿Pero ahora está más cerca?

R.

Sí, la verdad esta vez está más cerca que antes. Seguramente el día está llegando.

 

P.

¿Qué representaría para usted llegar al Junior?

R.

Donde vaya voy a llevar mis condiciones, mi talento. Soy un jugador que he tenido un rendimiento no solo con goles, también con asistencias y minutos jugados. Espero poder hacer lo mismo si se da la oportunidad de venir a Junior.

 

P.

¿Por qué le gustaría venir al Junior?

R.

Me encanta estar en la Costa, me gusta mucho Barranquilla, aquí está mi familia, están todos. No es una decisión difícil que me toque tomar en el futuro.

 

P.

¿Ha seguido al Junior?

R.

Sí, claro. Tengo amigos en el Junior y ahora que vine tuve la oportunidad de ver el partido de la final ante Nacional. Junior siempre va a ser un equipo donde voy a tener la mirada puesta.

 

P.

¿Qué opina del nombre de Alberto Gamero como técnico del Junior?

R.

Es buen técnico, lo ha demostrado. Empezó de menos a más. Hace un gran trabajo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.