Jhonny Hoyos Miguel asegura que “el país no necesita personas importantes, necesita personas útiles”.s:3:

Miguel Uribe Turbay tenía cinco años cuando Pablo Escobar secuestró a su mamá, la periodista Diana Turbay, junto con varias personalidades nacionales más, con el objeto de presionar al gobierno de César Gaviria para tumbar la extradición.

Veinte años después, el joven estudiante de derecho de la Universidad de Los Andes le contó a EL HERALDO que no recuerda mucho de ese fatal plagio, perpetrado el 30 de agosto de 1990, ni de los meses posteriores de cautiverio, pero que sí tiene más cercana esa sensación de dolor que le produjo cuando su padre, que se llama igual a él, le contó que su mamá había muerto.

Las memorias, las propias y las que le han compartido los colombianos sobre su madre, esta semana volvieron a ser parte del aire, cuando el país conmemoró el pasado 25 de enero los 20 años del crimen de la periodista, baleada en medio de un operativo de rescate de las Fuerzas Armadas.

“En estos días me he dado cuenta de que hay una solidaridad, un respeto y un cariño muy grande por ella. Colombia siente que mi mamá dedicó su vida y su profesión a la meta de la paz. Aunque creo que también hemos vivido en un luto permanente y no hemos dejado que salga el mensaje real que ella dejó”, dice.

Sobre la polémica operación de rescate, que las fuentes oficiales en un principio negaron que fuera de rescate, Uribe Turbay asegura que “nunca culpé al Gobierno, el único responsable de la muerte de mi mamá es el narcotráfico, la violencia absurda en la que hemos vivido en las últimas décadas, y los responsable directos son Pablo Escobar y los que la secuestraron; el Estado y las Fuerzas Armadas sólo tenían buenas intenciones”.

Añade que de nada sirve vivir con ese odio contra una u otra de las partes, y, en cambio, propone: “hay que hacer un llamado a la reconciliación”.

Miguel, juntando lo que dicen la historia y los suyos con lo que él percibe sobre su madre, asegura que la enseñanza más grande que ella le dejó fue la vocación de servicio.

Por eso, no duda en proclamar: “yo estoy muy orgulloso de ser hijo de quien soy, estoy muy orgulloso de mi mamá”.

Quizá a raíz de ese ejemplo de vida de quien le dio la vida, de ir en hombros de gigantes y de las dolorosas credenciales que le otorga el hecho de haber sufrido desde niño y en carne propia una de las violencias que han azotado al país desde hace décadas, a sus 25 años y a un semestre de terminar su carrera de abogacía, está convencido de que “la política es la manera más eficiente para poder transformar una sociedad”.

Veinte años atrás, la última vez que vio a su madre, la sociedad no importaba tanto. Importaba su mamá: “me despertó, me alzó y se despidió, como siempre”, y para siempre, como una buena mamá.

Una periodista de apellido

Nació el 9 de marzo de 1950 en Bogotá y murió el 25 de enero de 1991, en Medellín. Era hija de Nydia Quintero y del expresidente Julio César Turbay, con quien trabajó como secretaria privada.

Tuvo dos hijos, Carolina y Miguel. Fue hermana del excontralor Julio César Turbay Quintero. Estudió derecho y periodismo en el Colegio Mayor del Rosario de Bogotá. Fue directora y presentadora del noticiero televisivo Criptón y editora de la revista ‘Hoy por hoy’.

Por Tomás Betín del Río
Bogotá.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.