El Heraldo
Talibanes viajan en un vehículo por las calles de Kabul en Afganistán, este lunes. EFE
Mundo

Conflicto en Afganistán: ¿qué significa el regreso de los talibanes al poder?

Este grupo dominó la gran mayoría del país entre 1996 y 2001, un periodo en el que numerosos actores internacionales denunciaron violaciones a los derechos humanos y contra los derechos de las mujeres.

La historia vuelve a repetirse 25 años después. La reconquista de Kabul por los talibanes supone un punto de inflexión en la larga y horrible guerra que está inmersa Afganistán, y perfila un panorama similar al que se registró en 1996 en la capital afgana.

Los talibanes, cuyo significado es estudiantes (del Corán), y los cuales surgieron tras la guerra contra la Unión Soviética, tomaron por primera vez Kabul el 26 de septiembre de 1996, e impusieron un régimen integrista islámico que extendieron al 90 % del territorio.

Establecieron decretos religiosos que prohibían la presencia de las mujeres en las escuelas y obligaban a los hombres a llevar barba. Los talibanes ofrecieron seguridad a cambio de control social, como muchos regímenes en tiempos de crisis.

Un régimen bajo la máxima ortodoxia
Durante las últimas dos décadas el método más utilizado por los talibanes fue el del atentado terrorista. EFE

El gobierno talibán se caracterizó por la persecución sistemática y abierta de prácticas consideradas por ellos como prooccidentales o antiislámicas, tales como ver televisión, escuchar música, jugar fútbol, entre otros.

Impusieron la burka (o chaderí) y todas las restricciones a la vida social, especialmente a las mujeres, y durante ese período numerosos actores internacionales denunciaron violaciones de los derechos humanos y de los de las mujeres.

 “Desde su nacimiento hasta nuestros días, pasando por cinco años de gobierno y veinte años de lucha contra Estados Unidos, los talibanes mostraron unas prácticas absolutamente contrarias a los derechos humanos, con ejecuciones extrajudiciales, desplazamientos, linchamientos, apedreamientos, torturas y persecución; todo en nombre del islam”, asegura Víctor de Currea-Lugo, periodista y experto internacional.

También cuentan las condenas que siguen estrictamente la ley islámica. El adulterio significaba la ejecución pública y el robo suponía la amputación, también pública, de una mano.

Fueron expulsados del poder en 2001 por fuerzas opositoras afganas ayudadas por los Estados Unidos, pero en la última década se aislaron en zonas remotas del país y combatieron contra el Gobierno de Afganistán y tropas internacionales a tal punto de acrecentar su influencia.

“En el periodo 2001-2004 los talibanes no fueron destruidos como se sugería, sino que se mantuvieron para luego resurgir con muchas lecciones aprendidas. Desde 2004 empezaron a recuperar terreno y para 2008 prácticamente todas las regiones tenían radicales combatiendo a los ocupantes. Desde ese entonces no han dejado de crecer en capacidad militar y control territorial”, explica Currea-Lugo en su escrito titulado ‘los talibán en Afganistán, otro desafío mundial’.

Entre mayo y julio de 2021, Estados Unidos y sus aliados se retiraron de Afganistán sin haber logrado el objetivo principal. Tras la salida de las tropas extranjeras, la ofensiva talibán permitió capturar en solo un par de semanas de agosto todas las capitales de provincia y el principal bastión: la capital Kabul.

Los talibanes estaban preparados con varias zonas rurales que habían sido abandonadas y en las que se organizaron con trincheras para una resistencia de las fuerzas armadas que nunca existió.

Durante la presencia de las tropas de EE. UU. más de 2.300 militares estadounidenses murieron y más de 20.000 resultaron heridos. El país norteamericano ha estado invirtiendo miles de millones de dólares durante dos décadas en un país que no logró adquirir una estructura estatal capaz de plantar cara a la amenaza talibán.

Pero el pueblo afgano ha sufrido la mayor parte de las bajas, y de acuerdo con investigaciones  más de 60.000 miembros de las fuerzas de seguridad de ese país han muerto.

¿Por qué Afganistán fue invadido por Estados Unidos?
La frontera entre Pakistán y Afganistán, cerrada después de la toma de control del lado afgano por parte de los talibanes, el 9 de agosto. EFE

El 11 de septiembre de 2001, los ataques de aviones contra el World Trade Center, en Nueva York, y el Pentágono en el condado de Arlington, Virginia, EE. UU. causaron la muerte de casi 3.000 personas.

Osama Bin Laden, el jefe del grupo terrorista islamista al-Qaeda, fue identificado como el principal responsable de los ataques, y el Talibán, formado por islamistas radicales que controlaban Afganistán y lo protegían, se negaron a entregarlo al Gobierno de George W. Bush.

Un mes después, Estados Unidos lanzó ataques aéreos contra Afganistán para derrotar a ambos grupos.

A los dos meses de los ataques de EE. UU. y sus aliados internacionales y afganos, el régimen talibán colapsó y sus combatientes se dispersaron en Pakistán.

¿Mujeres, principal objetivo?
Mujeres en Afganistán. EFE

Agustin Antonetti, profesional en relaciones internacionales, asegura que “a pesar de las consecuencias geopolíticas, las principales víctimas de la llegada de los talibanes a Afganistán serán las mujeres. Millones de mujeres afganas serán condenadas a un régimen de terror inhumano: violaciones en manada, torturas, asesinatos. Solo por ser mujer”.

En un hilo en Twitter, el geopolítico explica que “en términos de educación, las mujeres tienen prohibido educarse. No pueden ir ni a escuelas, ni universidades. Por lo cual, muchas se organizan para ir a escuelas clandestinas, totalmente secretas”.

Farzana Kochai, parlamentaria afgana, dijo a medios internacionales que teme por el futuro de las mujeres en Afganistán.

"El peor escenario es que eliminen por completo a las mujeres de la sociedad, que nos quedemos en casa. Las mujeres afganas no pueden aguantar eso", afirmó.

La ONU, preocupada por derechos humanos y amenaza terrorista en Afganistán

La mayoría de los países del Consejo de Seguridad de la ONU mostraron este lunes su honda preocupación por la violación de los derechos humanos en Afganistán y su temor a un eventual surgimiento del terrorismo en el país asiático tras caer en manos de los talibanes.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, que fue el primero en intervenir en la reunión de urgencia celebrada por el máximo órgano de la ONU, expresó las inquietudes compartidas por gran parte de la comunidad internacional.

"Debemos hablar con una sola voz para defender los derechos humanos en Afganistán", dijo Guterres, que agregó que le preocupan, "en particular, los relatos sobre las crecientes violaciones de derechos humanos contra las mujeres y niñas de Afganistán, que temen un regreso a los días más oscuros".

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.