Miércoles | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
El Heraldo
Las aviadoras de Biden. Este estilo de gafas data de 1936, cuando Ray-Ban las concibe en un encargo especial para las Fuerzas Armadas estadounidenses, pero se popularizó en los 40 gracias a figuras como James Dean y John F. Kennedy.
Efe
Moda

Vestido y poder: el rol de la moda en una contienda electoral

Hacemos un breve análisis de los vestidos y las piezas que hablaron más que las palabras antes, durante y después de las elecciones en Estados Unidos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

La toma de posesión que se celebrará hoy en Washington (Estados Unidos) dará fin a un ciclo pre y poselectoral cargado de amenazas, confrontaciones, escándalos y mensajes que no solo fueron difundidos mediante los discursos escritos en papel, sino a través de una serie de elementos del vestuario que directa o indirectamente se convirtieron en símbolos y manifiestos políticos.

Los tapabocas, por ejemplo, jugaron un gran rol como banderas de ambas campañas. Mientras los demócratas insistían una y otra vez en  usar la mascarilla y asistir a las correrías en automóviles, los republicanos hacían todo lo opuesto. Fue entonces cuando portarla y no hacerlo hablaba de quién eras, en qué creías y en todo caso, por quién votarías.

Pero ese no fue el único elemento protagónico, ya que de parte y parte diversas prendas de vestir se convirtieron en insignias de las campañas y sus líderes, como los lentes aviadores que acompañaron a Joe Biden durante sus correrías y que, según él, ha usado toda su vida.

No es de extrañar que el uso de este estilo de gafas, que tuvo también su momento como artículo popular entre adolescentes, pretenda dar un aspecto juvenil a Biden, teniendo en cuenta que muchos de sus objetos y actitudes buscan emular una imagen vigorosa, como entrar trotando antes de dar un discurso.

Por otro lado, está la singular gorra roja de Trump. A mediados de 2020, el hoy expresidente volvía a los escenarios después de tres meses de ausencia, debido a las restricciones por la pandemia. Lo que sería una ola de asistentes, según el republicano, terminó siendo un balde de agua fría, ya que solo 6.200 personas hicieron presencia. La imagen de un Trump desencajado, con la corbata suelta y la gorra empuñada se convirtió de una vez en el retrato de su derrota tanto en aquel mitin como en las elecciones en general.

Durante el día de las votaciones, también se viralizó en redes sociales la imagen de una mujer ejerciendo su derecho al voto y usando una chaqueta con un estampado que decía “Realmente me importa, así que voto”. La prenda era una respuesta contundente a la parka que usó Melania Trump años atrás en una visita a un centro de detención de niños migrantes, en Texas, y que decía “Realmente no me importa, ¿y a ti?”.

Por último, siempre se ha hablado del activismo intrínseco en el vestir de Kamala Harris, la futura y primera vicepresidenta de Estados Unidos, por eso no es extraño que, llegado el día de aceptar su victoria, decidiera llevar puesto un traje blanco que le hacía honor al movimiento de las sufragistas.

El vestido estuvo respaldado de un fuerte discurso que dedicó en gran parte a las mujeres que han labrado el camino para la representación de la mujer en la política. 

“…Pero, aunque pueda ser la primera mujer en esta oficina, no seré la última porque cada niña que mira esta noche ve que este es un país de posibilidades”, declaró Harris.

En resumen, una campaña plagada de mensajes, manifestaciones visuales, discursos ocultos y otros más explícitos que deja en claro que el vestir es cuestión de política.

El poder de la moda en una contienda electoral

Estas son las piezas que predominaron antes, durante y después de las elecciones presienciales de los Estados Unidos.

El discurso visual de Kamala. Para su discurso de victoria, tanto Kamala Harris como Jill Biden, la nueva primera dama, vistieron de firmas fundadas por latinos. Una vestía de Carolina Herrera y la otra de Oscar de la Renta, respectivamente, cosa que pudo interpretarse como un apoyo a la comunidad de inmigrantes.
La gorra de Trump. La gorra roja de Trump con el lema “Make America Great Again” es uno de los más grandes distintivos estilísticos de sí mismo, por eso es que la fotografía en donde se le ve de regreso a la Casa Blanca con ella empuñada, se entendió como una expresión de derrota.
La respuesta a Melania. La imagen de una mujer votando con una parka similar a la controvertida que usó Melania Trump, pero con un lema distinto, se viralizó rápidamente en redes sociales. La chaqueta se convirtió en un mensaje que no necesitó de argumentación alguna.
El tapabocas, gran protagonista. El tapabocas pasó de ser un simple escudo contra el virus a una prenda de estilo y enunciación política que marcó la contienda electoral. También llegaron los de quienes apoyan el movimiento Black Lives Matter y otros con los colores de la bandera LGBTQIA+.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Mercadeo y Moda
  • Joe Biden
  • elección
  • Elecciones en Estados Unidos
  • Moda
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web