El Heraldo
Opinión

Sofía

La luz que habita en cada ser, es la fuente que alimenta el renacer y el despertar.

Hay algo que se esconde en ti que tú no puedes esconder.  Aunque lo pretendas y lo luches, será más grande que tu propias formas y que todas tus siluetas. Poco a poco se apropiará de tu cuerpo invadiéndolo y haciéndolo flotante, tal vez como el rocío o, tal vez como la bruma. No serás pintura y, por supuesto será un privilegio no serlo, pues eso mismo que te invadirá, te lanzará fuera del lienzo y aunque los óleos y pinceles te persigan y te imploren que estaciones para untarse de tus haces, quedarán en el camino mirando con anhelo los destellos del intento y, respirando lo que siempre quisieron ser.

No te asustes, te aflijas, no te extrañes ni impacientes, con el paso de los días y las horas de las noches, lo verás envuelto entre tus cajas, en tus manos, en tus lazos, tu mirada y tu sonrisa, en tu estela, en tus danzas y en tu silla. Vas a creer que no te pertenece y lo buscarás en cada esquina, en las ropas y paredes de las casas de vecinos, en los versos y en los ríos. Recurrirás al espejo con sigilo y también con disimulo. Creerás que está en tu pelo, pero no pienses en cortarlo, no hace falta. 

No te agites, no te espantes ni te enfades, no tomes el autobús que crees te conduce a su reposo. Con el paso de los días y las horas de las noches, lo verás en tus palabras, en las guías y en las pistas encantadas que te indican el camino. Es posible que te alegres y lo busques en tus juegos y en el cofre de tus piedras favoritas o en los meses que ya por siempre y desde siempre son tu primavera. Le preguntarás a tus mascotas, a los árboles, los cielos y a las nubes, caminarás hasta el cansancio con tus manos y los dedos entre guantes y  mirando al piso con rareza y con apuro. No te canses, cuando estés en las arenas de tus cosas favoritas sabrás que no habrá prisa, lo verás en el brillo de los soles más radiantes y en las gotas que refrescan los colores más intensos. Estará en tus mares y en tus aguas más benditas.

No te muevas, no te vayas, no te mortifiques, con el paso de los días y las horas de las noches, lo verás entre tus rizos, en las fotos de tu infancia, en tus juguetes y abrazando los recuerdos de tu vida, en tus viajes, tus memorias y en tu cuna, en los ojos de tu padre esperando tu llegada, en las estrellas y en tu luna.

Lo que buscas y te abraza traspasa el aire y todo lo envuelve arrebatando la belleza efímera y alumbrando todo lo eterno.

Eso que sientes te acompaña a todas partes no es tu sombra, es tu luz.

La luz es el reflejo de tu alma deja que a todos inspire y a ti te siga iluminando.

Carta de Leopoldo Bastidas a su hija Sofía, a quien siempre asociaba con lo que para él, daba sentido a la existencia: La luz.

Sofía le inspiraba e instalaba en su ser con virtuosismo, un profundo compromiso y un complejo deseo por identificar la luz que habitaba en cada ser, la vital, la expuesta y la poco utilizada.

Leopoldo creía en un mundo nuevo  y consideraba que las pulsaciones de su corazón trascendían cuando podía aproximar a un individuo a su encuentro con su luz sin importar el color de sus rincones más íntimos, de sus dolores más agudos o de sus penas más crudas.

La luz que habita en cada ser, es la fuente que alimenta el renacer y el despertar, trae el aire más sereno y afianza en todos la creencia. Es abrigo y es reposo, es Leopoldo y es Sofía. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Bañarse o no

La realidad del acceso al agua en Bogotá es bastante crítica. Parece que, aunque se  debieron activar activar alertas tempranas, incluso desde la administración de Claudia López, los habitantes de la ciudad no comprenden completamente la

Leer
El Heraldo
Alberto Linero

Confío en ti

Me emociono leyendo los salmos. Me gustan las imágenes que usa el poeta para expresar las emociones que le produce su experiencia espiritual. Las figuras literarias son tributarias de su momento histórico, de su cultura y social en el que viven.

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Martín Mestre buscó y encontró

«Busca, y hallarás». Como si hubiera tomado esta frase cual bandera de batalla en la que fue su más larga lucha, Martín Mestre se armó de valor por tres décadas hasta lograr ver al asesino de su hija Nancy siendo apresado y extraditado para

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.