¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

¿Y de la guayaba, qué?

El profundo aroma de la guayaba madura se esparcía por el patio sembrado de frutales: nísperos, mangos, ciruelas, mamones, grosellas, naranjas, granadillas, anones, peritas, guanábanas, pomarrosas y no podía faltar el palo de papaya, presente en toda casa, por humilde que fuera. Donde había un metro cuadrado de tierra o un estrecho callejón, allí estaba el palo de papaya.

Pero entre todas estas especies la guayaba era la reina, la vedette que con su perfume engalanaba el entorno. Era la distinguida, la tentadora, la irresistible, que con su delicioso olor cautivaba a jóvenes y adultos, y hasta a ciertas especies de aves como los inquietos toches de hermoso plumaje amarillo. De esa relación de amor y odio surgió el dicho popular: “Pelea de toche con guayaba madura”, para expresar la situación que se da cuando uno no se puede defender contra algún tipo de injusticia. En este caso, la guayaba es la indefensa víctima del toche.

Y sigue siendo motivo de inspiración cuando de inventar refranes se trata, pues no menos famoso es el que dice. “¿Y de la guayaba, qué?”, usado para pedirle al interlocutor que deje de hablar paja y vaya a la sustancia de la cosa. El reinado de la guayaba no tenía límites, pues llegaba hasta la cocina de donde exhalaba un delicioso olor cuando cocinaban los ‘casquitos’ de guayaba, manjar de dioses.

Pero la guayaba ya no reina en el patio, porque los patios los cambiamos por frío cemento, donde ella no tiene cabida, y la desplazaron de la cocina, porque ya no hay tiempo para preparar en casa los dulces de guayaba, a los cuales les robaron su esencia, su perfume, encerrándolos en fríos frascos. Un encanto más que el modernismo nos ha arrebatado.

/Antonioacelia32@hotmail.com 

Más Columnas de Opinión

Horacio Brieva

Cuarentena, pandemia barata y desempleo

Según el Dane, en abril se perdieron 5,3 millones de puestos de trabajo, lo que disparó el desempleo al 19,8%. Para aliviar esta situación, un bloque de senadores de varios partidos ha presentado un proyecto de ley para que se cree una renta b

Leer
Álvaro De la Espriella

Presidente, es el momento

Todos los colombianos conocemos el impacto negativo sobre nuestra economía se ha producido la pandemia mundial cuyo resultados investigativos no se configuran en solo el diagnóstico. Por el contrario, ya lo sabemos, todos los días laboratorios,

Leer
Alfredo Sabbagh

No es una película

Las imágenes estremecen por lo poderoso de lo que representan. Decenas de miles de personas en distintas ciudades de los Estados Unidos salen a la calle a protestar por un nuevo caso de abuso de autoridad en contra de la población negra. El “N

Leer
Amylkar D. Acosta M.

La nueva normalidad

Como bien dijo el Papa Francisco, “prepararnos para el después es importante”, lo urgente no nos debe llevar a desentendernos de lo importante. Es entendible que no estuviéramos preparados para enfrentar esta contingencia, pero sería imperd

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web