¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Mi amigo Tronco

¿Qué es una persona? Este no es un interrogante fácil de resolver aunque la respuesta parezca en extremo obvia. Para algunos animistas el mundo está lleno de personas, pero solo algunas de ellas son humanas. Ellos tratan de comportarse de manera respetuosa con todos los seres que consideran personas y mantener relaciones constructivas con ellas. Quizás la historia de mi amigo Tronco ayude a resolver esta pregunta. 

Tronco llegó hasta la antigua Parroquia de Tomarrazón, situada al pie de la Sierra Nevada, desde cualquier camino como todo individuo que se ve empujado por la desgracia al exilio. Quizás recorrió los mismos senderos en donde Francisco el Hombre se enfrentó con el diablo. Quizás durmió al pie de la quebrada de San Pablo en donde hay una ceiba milenaria en la que cuentan que anida el pájaro Macuá. Al llegar obtuvo abrigo en la casa del señor Alfonso Ospino hasta que hizo amigos en todo el pueblo y fue invitado a otros hogares. Desde la plaza en donde pasaba gran parte del día, como cualquier jubilado a la espera de su mesada, escuchaba las campanas de la iglesia y al tercer toque entraba religiosamente a misa. Con el paso de los días, Tronco se aficionó a las procesiones, los actos dominicales y los velorios a los que cumplidamente concurría durante las nueve noches reglamentarias. No faltará el maledicente que afirme que lo hacía interesado en las carnes que se reparten a los veloriantes. A todos les consta, sin embargo, que él era un ser irreductiblemente social. Bastaba con que tres ciudadanos se reuniesen en una calle para que Tronco se acercarse a escuchar la conversación. 

Tronco, a quien conocí y saludé con espontánea y mutua simpatía el año pasado en Tomarrazón, era un ser atento al universo y, por tanto, podía tener puntos de vista. No importa que su apariencia externa fuese la de un perro, ya que todos le trataban como una persona y él se comportaba como tal. Según el Corregidor de Tomarrazón, Disney Gómez, jamás transgredió una norma social y nunca se le escuchó ladrar. Los wayuu piensan que en un tiempo primordial todos los seres vivientes como plantas, cerros y animales, incluidos los vientos y los planetas, eran humanos, tenían esa apariencia externa y la misma capacidad de comunicarse. Debido a faltas en su comportamiento y a algunas obsesiones invencibles, esos humanos perdieron su apariencia externa y hoy tienen una corporalidad distinta. El perro era un wayuu perteneciente al clan Jayaliyuu, pero su hábito de comer carne cruda lo llevó a ser transformado en animal. Sin embargo, mucho de su humanidad primera pervive en su comportamiento y en la inmaterialidad que habita su cuerpo. 

Hoy me informan que mi amigo Tronco murió hace casi un año atropellado por un auto que conducía un humano. La Parroquia de Tomarrazón perdió un feligrés y el corregimiento quizás a un buen ciudadano.

¿Qué es, entonces, una persona? Todo ser que tenga propiedades definitorias, intencionalidad, sociabilidad, inmaterialidad y un código moral. Mi amigo Tronco reunía todas ellas. 

wilderguerra@gmail.com

Más Columnas de Opinión

Humberto Mendieta

La movida pensional

La propuesta de trasladar a miles de colombianos del régimen privado de pensiones al público sufrió un revés del que no se va a levantar. Mucha gente que había caído en el error –varios abogados dicen que fue engaño- de vincularse a fondo

Leer
Hernando Baquero Latorre

Confianza

Esta semana sucedieron tres hechos que de no ser entendidos y, a partir de ahí, atendidos prontamente, cambiarán de manera radical el curso de la pandemia en nuestra región, país y en el planeta.

Además del impacto mediato, pueden g

Leer
Kelina Puche

Lupa al mercado laboral

Luego de que el Dane diera a conocer el aumento de la tasa de desempleo al 19,8% en el mes de abril, el más alto de al menos los últimos 20 años, de a poco se alcanza a cuantificar la magnitud de los efectos del confinamiento en nuestra econom

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web