¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

La culpa de los pobres

Recuerdo con nitidez la primera vez que vi en mi infancia los pueblos aledaños a la Ciénaga hace medio siglo. 

Viajaba con mi padre rumbo a Barranquilla cuando pudimos ver las viviendas sobre un suelo anegado y salitroso, las personas y animales que deambulaban cerca de ellas, las basuras y las paredes improvisadas con madera, latas y cartón.  Existen muchos lugares como Tasajera en las regiones apartadas de Colombia, pero pocas son tan visibles como esta población que no se encuentran precisamente en el traspatio de la república sino en un corredor del litoral percibido como la fachada turística del país. 

La devastadora tragedia que hoy afecta a ese corregimiento los ha vuelto visibles más allá de los bloqueos de la vía principal a los que recurren sus pobladores casi diariamente para reclamar mejores servicios que, al parecer, jamás encuentran una definitiva solución. La muerte de una veintena de personas, en su mayoría jóvenes relacionados por el parentesco y la vecindad, es un golpe devastador a esta pequeña comunidad costera. Muchos comentarios en las redes sociales han sido de una crueldad inimaginable con las víctimas. El intentar aprovecharse de un vehículo cisterna cargado de combustible que se había accidentado a un costado de la vía es visto como una grave acción delictiva que encuentra en la explosión un castigo proporcional a su imprudente actuación.

Este tipo de juicios parte de la idea tácita de que la pobreza por sí misma es una amenaza inherente a las normativas del orden social. Si bien es cierto que los pobres poseen capacidad de agencia debemos considerar que el abanico de sus decisiones tiene una menor amplitud respecto de aquellos que disponen de mayor nivel educativo e ingresos. Con frecuencia, como sucedió en este doloroso caso, sus decisiones pueden conllevar un alto riesgo para sus vidas y su libertad. La pobreza suele ser vista por algunos como una responsabilidad individual y un indicador de fracaso moral.

Desde una perspectiva histórica podemos observar que otros más poderosos han tomado decisiones erróneas que afectaron para siempre las vidas de los habitantes de esta comarca acuática. Hace décadas el trazado de la Troncal del Caribe, aunque muy importante para la comunicación regional, causó devastadores impactos en los ecosistemas de la Ciénaga afectando a los pescadores que vivían de los recursos naturales que allí se encontraban. También desde oscuros centros de decisión se dio la orden que culminó en la matanza de habitantes del pueblo palafítico de Nueva Venecia. Estos hechos ocasionaron desplazamiento y dispersión e influyeron en que la mayoría de sus pobladores adoptaran a la carretera como su principal y casi exclusivo proveedor económico. 

Antropólogos como Marshall Sahlins afirman que la pobreza es el resultado de una relación social, no una condición absoluta. La pobreza puede ser la consecuencia de las relaciones entre las personas y del dominio que algunas ejerces sobre otras.  Antes de culpar solo a las victimas recordemos que las condiciones de marginalidad pueden ser socialmente construidas tanto por aquellos que son catalogados como marginales como por esos otros que tienen la capacidad de imponer esa marginalidad.

wilderguerra@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Rafael Castillo Vizcaíno

Sí al VAR

Sí funciona y sí es necesario, otra cosa es que a veces lo empleen de forma exagerada en detalles milimétricos, en los cuales los errores no son claros ni evidentes.

El VAR debe existir para flagrantes injusticias (por ejemplo la ‘M

Leer
José Félix Lafaurie

“Uribe encadenado”

Colombia 2002: un país sumido en la oscuridad del terror y la violencia, acorralado en las ciudades, mientras  el campo es asolado por guerrillas y bandidos, unidos por el narcotráfico que nos avergüenza y espanta la inversión, el empleo

Leer
Fernando Giraldo

Honorabilidad y gobernabilidad

Para el presidente “honorabilidad” resume al expresidente Uribe; y decir que es honorable, hace honorable a quien lo dice. Para Duque, ser presidente es condición suficiente para colocarse por encima de los demás, como monarcas absolutistas

Leer
Ricardo Plata Cepeda

Cali, Bhopal, Beirut

Tres tragedias evitables. La de Cali ocurrió un 7 de agosto como hoy en que escribo estas líneas. Era el año 1956, a eso de las 2 de la mañana el estallido de 6 camiones con 42 toneladas de dinamita destruyó 41 manzanas del centro de la ciuda

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web