¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El mandato de la Comisión

En el país tenemos sectores con visiones radicalmente disimiles acerca de lo que es el funcionamiento de la democracia.

La Comisión de la Verdad y Reconciliación en Colombia tiene un amplio mandato entre los que se encuentra  el de esclarecer aquellos “hechos que constituyen graves violaciones a los derechos humanos y graves infracciones al Derecho Internacional Humanitario (DIH), en particular aquellas que reflejen patrones o tengan un carácter masivo, que tuvieron lugar con ocasión del conflicto armado”. Su tarea por tanto será amplia y compleja en la geografía y en el marco temporal que deben abordar. Es nuestro deber como ciudadanos acompañar en ello a la Comisión.

A diferencia de otras comisiones de la verdad, creadas en países que vivieron conflictos o dictaduras militares como Sudáfrica y Argentina, los colombianos seguimos inmersos en continuos hechos de violencia sistemática. Un ejemplo reciente fueron los dolorosos sucesos ocurridos en Bogotá hace poco más de una semana que generaron un profundo impacto humano y social y pusieron de manifiesto que en el país tenemos sectores con visiones radicalmente disimiles acerca de lo que es el funcionamiento de la democracia en su conjunto y de la legitimidad de las actuaciones de los agentes del Estado.   

 Una perspectiva importante para la Comisión es la ver el territorio entendido como espacio compartido. Es clave tener en cuenta la complejidad de los contextos y las dinámicas territoriales en las que estos hechos atroces sucedieron.  Curiosamente, debido a razones que ignoro, y en la que pudo intervenir el azar, no hay ningún Comisionado de la región Caribe. En esta parte del país centenares de acciones de inhumanidad dejaron una marca indeleble en la memoria colectiva. La del laborioso maestro de Marokaso en la Sierra Nevada asesinado por el EPL ante sus padres y las gentes de su aldea, las decenas de jóvenes desaparecidos en el mar de San Andrés a causa de ese combustible de la violencia de los grupos armados que es el narcotráfico, las de las mujeres de Mampuján que tejen la memoria punzante de las atrocidades con el hilo de sus sufrimientos. Más allá de las masacres emblemáticas como las de El Salado y Bahía Portete hay relatos que jamás ocuparon un titular en los grandes medios. Esos hechos sucedidos en las plazas de mercado, en los barrios, en aldeas indígenas o en pequeñas veredas campesinas fueron parte de un orden social impuesto desde  centros de poder signado por una violencia gota a gota llena de oprobio y humillación. 

Aún recuerdo el amargo mediodía en que una de mis familiares indígenas narró su devastadora tragedia, Había ido desde su pequeña parcela cercana a Maicao a buscar provisiones para su hogar, pero un encuentro causal la hizo retrasar. Su joven hijo, preocupado, se acercó al camino inquietado por su tardanza y allí fue detenido por paramilitares que lo ejecutaron de inmediato por no portar documento de identificación. Ni su madre ni la victima comprendieron quienes eran sus verdugos, ni a qué guerra pertenecían, ni quienes le confirieron el poder de segar vidas a su antojo. Ella me preguntó con su particular concepción del mundo ¿qué clase de familia extraña y no honorable era aquella que llamaban “paracos”?  Ese interrogante la remitió a la Comisión.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Álvaro Villanueva

Covid-19 y el camino al desastre

La llegada de la Covid-19 desde finales del 2019 ha marcado un camino con grandes cambios para la humanidad. Como sucede siempre en estos casos, los mayores perdedores son los más débiles, los más abandonados y en general los más pobres, aumen

Leer
María Isabel Ferro

Una cuestión de género

Ruth Bader Ginsburg murió el pasado viernes 18 de septiembre. Su muerte deja un vacío profundo en la Corte, sobre todo ahora cuando faltan contadas semanas para una elección presidencial que puede cambiar el rumbo de la nación americana.

Leer
Hernando Baquero Latorre

Fútbol, citas y fraude

A pesar de trabajar hace muchos años en una institución donde la internacionalización es un pilar de su plataforma estratégica y que se materializa año tras año en diversas actividades debo reconocer que solo hasta esta semana me enteré de

Leer
Kelina Puche

Inseguridad alimentaria

Uno de los fenómenos por medio de los cuales se manifiesta la pobreza urbana es la inseguridad alimentaria. La Encuesta de Percepción Ciudadana que elabora Barranquilla Cómo Vamos, demostró que entre 2018 y 2019, el porcentaje de barranquiller

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web