El Heraldo
Opinión

El adiós de las plantas

Quizás la mayor lección que podemos aprender de las plantas en estos tiempos de inacabables pérdidas humanas es el de poder apagarse gradualmente.

En estos días de encierro disponemos de mayor tiempo para interactuar con las plantas y leer acerca de ellas. Sobre este cautivador tema hay un libro cuyo título en español sería: Culturas de árboles: el lugar de los árboles y los árboles en su lugar. Sus autores son Owain Jones y Paul Cloke, profesores de la Universidad de Bristol. La arboricultura, expresada en el conocimiento y valoración de las plantas por los habitantes de una nación, es una pasión compartida por la mayoría de los británicos y forma parte de sus debates públicos. Esta interacción puede darse en los bosques, las granjas, los parques arbolados de las ciudades, los cementerios y los jardines. No olvidemos que en Inglaterra la figura rebelde y carismática de Robin Hood es inseparable del refugio que representaban los bosques de Sherwood.

Los  bosques suelen ser percibidos como paisajes de un paraíso no modificado por la acción humana. Ellos parecen  dados para la contemplación virtuosa que despierta en algunos una espiritualidad dormida. En otros casos los bosques son vinculados con nociones de oscuridad, misterio y peligro.  Algunos pueblos indígenas ven los bosques secos o las selvas lluviosas tropicales como un cultivo llevado a cabo por seres mitológicos desde tiempos primordiales. Ellos albergan un orden social que no fue concebido por la falible intencionalidad humana.

Un jardín puede ser visto como un pequeño bosque en el que las especies cultivadas son seleccionadas por los humanos orientándose de algún modo por criterios estéticos o utilitarios.  Durante los días de la pandemia hemos cultivado en familia diversas especies de frijoles y ajíes nativos en pequeñas materas en la terraza de nuestro apartamento. Como en las extensas huertas, estos pequeños espacios nos muestran la capacidad de agencia transformativa de las plantas que va mucho más allá de la rutina mecánica que equivocadamente les atribuimos. Ellas tienen que responder creativamente a los retos que las limitaciones de suelo, espacio y luz solar les plantean en un espacio urbano. Así los frijoles, a falta de otras plantas, buscan expandirse con tenacidad sobre paredes y objetos cercanos. 

Cultivar un jardín es disponer de una singular perspectiva para observar la vida social de las plantas. Cuánta razón tienen los indígenas cuando consideran que la agricultura no es la simple manipulación de especies vegetales por parte de los humanos con un mero fin utilitario. La huerta es un escenario polifónico en el que se desarrolla un drama con distintos actores. En el intervienen humanos, semillas, insectos, aves y mamíferos a los que debemos sumar los agentes del clima. Pequeñas tórtolas bajan diariamente a nuestra terraza a picotear las hojas de las plantas de ají. Todos estos seres se intercomunican a lo largo de las fases del cultivo y sus relaciones, aunque a veces nos parezcan antagónicas, son felizmente colaborativas. 

Quizás la mayor lección que podemos aprender de las plantas en estos tiempos de inacabables pérdidas humanas es el de poder apagarse gradualmente sin que sepamos la fecha exacta de su muerte, sin rituales y el saber retirarse de la vida con una eterna y natural discreción.   

wilderguerra@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Álvaro Villanueva

La pandemia, conflictos y soluciones

El desequilibrio social, como fenómeno creciente en el universo, se ha hecho también notar en  Colombia, un país que se mantiene en permanente lucha por el poder entre quienes, lo  detectan y quienes aspiran a él, con muchas veces el

Leer
El Heraldo
Emilio Sardi

De la anarquía al caos

Lo vivido en Cali durante los últimos días no sucede, no puede suceder, en un país medianamente civilizado. Una ciudad sitiada, invadida por unas pequeñas bandas de ladrones y criminales de poca monta que, evidentemente coordinadas centralment

Leer
El Heraldo
Hernando Baquero Latorre

Reforma a la salud

Cuando escribo esta columna, en la noche del miércoles 5 de mayo del 2021, lo hago con la tranquilidad de saber que de manera pacífica, responsable y segura, los estudiantes con quienes he estado trabajando en los últimos días lograron expresa

Leer
El Heraldo
Kelina Puche

Abandonemos el egoísmo

Momentos como los actuales me sumergen en una intensa reflexión sobre nuestro sistema político.

Parto por reconocer que la democracia es un sistema imperfecto, quizás impuesto, nunca nos dieron a la generación presente la posibilidad

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web