El Heraldo
Opinión

El 13 de junio

La fiesta del cumpleaños de mi madre, con doble motivo de celebración y con la música que les vino en gana, se extendió varias horas más allá del amanecer.       

El sábado 13 de junio de 1953 mi madre cumplía 24 años.  Durante las primeras horas de la mañana inició los preparativos para su fiesta en la entonces moderna población de Uribia. Este poblado era aún más joven que ella pues para esa fecha había cumplido solo 18 años de fundada. Mientras mi madre mandaba a pedir prestada la radiola y los discos de la época donde su tía Carmita Loaiza, en Colombia era un secreto a voces que se avecinaba un golpe de Estado. Lo que nadie imaginaba era que ese mismo día Colombia tendría tres presidentes entre las primeras horas de la mañana y las diez de la noche.   

Nuestro país vivía entonces un agudo momento de la violencia que enfrentó al gobierno conservador de Laureano Gómez con amplios sectores sociales del país, entre ellos los miembros del partido liberal. Estos se habían organizado en guerrillas en regiones como los Llanos para defender sus vidas y su propio ideario. La respuesta del régimen en vez de buscar caminos de conciliación fue la de extremar las políticas de fuerza. Meses antes las casas de los dirigentes liberales habían sido incendiadas y con el pretexto de la alteración del orden público se convocó a una asamblea constituyente para perpetuar a la facción gobernante en el poder. 

El presidente designado, Roberto Urdaneta Arbeláez, ejercía el poder dada la enfermedad del titular.  Tanto en la Embajada norteamericana, como en las Fuerzas Armadas y en un sector del propio partido conservador había una creciente inquietud pues la situación parecía salirse de control y se agotaban las posibilidades de encontrar una salida pacífica a la candente situación nacional. Mientras mi madre daba los últimos toques a su vestido el presidente Laureano Gómez reasumió sus funciones y ordenó la destitución del General Gustavo Rojas Pinilla en ese momento comandante de las Fuerzas Militares.

Al iniciar la noche se escucharon los primeros boleros en la casa de la joven cumplimentada que no se hallaba lejos del cuartel de la policía. En ella vivía una reconocida familia liberal. El repertorio contemplaba aires del Caribe, valses criollos y canciones mexicanas como Flor sin retoño. Una hora después, mientras sonaba el merengue dominicano Compadre Pedro Juan, de Luis Alberti, llegó a la puerta uno de los miembros de la policía conocida como chulavita. Este con marcado acento del interior del país ordenó silenciar la música pues esta no era del agrado de su comandante. El hermano mayor de mi madre. mi tío, José Manuel, estalló de indignación, pero fue calmado por sus hermanas para que no cayese en tan peligrosa provocación.   

Pasadas las 10 de la noche las emisoras anunciaron la toma del poder por el General Gustavo Rojas Pinilla como parte de un golpe de opinión apoyado por amplios sectores civiles. Tropas del ejército desarmaron y capturaron a la policía sectaria y se la llevaron para siempre de Uribia. La fiesta del cumpleaños de mi madre, con doble motivo de celebración y con la música que les vino en gana, se extendió varias horas más allá del amanecer.       

wilderguerra@gmail.com 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
William Mebarak

Frases desconectadas

Para mí, es una pieza magistral de expresión de amor, engendrada en el costumbrismo.

Otras vienen de grandes protagonistas de la humanidad y quedan para siempre en la historia. “Las mentes que buscan venganza destruyen los estados, m

Leer
El Heraldo
Yamid Amat Serna

La espalda del barrio…

La cita es de Eduardo Galeano, una de las plumas más reconocidas de América Latina, uruguayo, escritor, periodista y amante del fútbol, dejó un legado literario enorme y de frases y textos que mantendrán vigencia siempre y que describen, de m

Leer
El Heraldo
Horacio Brieva

La nueva APP del río Magdalena

Este nuevo proceso nació de las cenizas de la frustrada y escandalosa APP con Navelena. Y, exactamente, en este momento está en fase de aprobación en el Ministerio de Hacienda y en Planeación Nacional. Luego de que se cumplan los trámites&nbs

Leer
El Heraldo
Álvaro De la Espriella

¿Quién es un policía?

Al día de escribir esta columna va normalizándose la situación del país y el vandalismo minúsculamente persistente se va controlando porque sencillamente Colombia no quiere violencia. Estamos hartos, hasta la coronilla como se dice popularmen

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.