El Heraldo
Opinión

Sitiados

La película trata sobre una comunidad que desarrolla sus actividades en un  fuerte que consideraba inexpugnable: sólidos cimientos, gruesos y fuertes muros, altas torres de vigilancia y, en fin, todo lo que podía garantizar abrigo, seguridad, y tranquilidad. Claro, había que hacerle mantenimiento locativo, y conservar la lealtad y la moral de los vigilantes, cosa que durante diez años se hizo con denuedo.

Pero hubo después un bache de ocho años en los que, no sólo se abandonaron las tareas de restauración de las estructuras, sino que premeditadamente se desestimó la original selección y estricta escogencia de los vigilantes del fuerte, de los encargados del depósito de armas, de la escuela de militancia, de los trabajadores y del personal en general, y  se promovió el paulatino ingreso de individuos pertenecientes a filas enemigas. El nuevo comandante del fuerte encontró todo en pésimo estado: las torres de vigilancia deterioradas, su personal encargado no es leal a la causa, al revés, son prestos a apoyar una eventual agresión; los del armamento estaban disminuidos en insumos, y arredrados en su moral por muchos años de displicencia disciplinaria; y los trabajadores, dominados por el enemigo ante la ausencia de interés laboral. También el Consejo de Ancianos había perdido fuerza por la infiltración de jefes tribales adversarios. Para colmo, se avizora una masiva incursión de tropas enemigas, con el claro propósito de  invasión para ocupar todos los frentes, para tomarse el fuerte. Es una amenaza inminente que el nuevo gobernante, con escasos dos años de mando, debe afrontar para conjurarla en los dos años que le restan de mandato.

Lo preocupante es que ésa es la película de nuestro país: La educación, léase Fecode, está abiertamente tomada por el comunismo, las escuelas en manos de orientadores que desorientan, aplican adoctrinamiento contra los valores, en su plan de tumbar al gobierno promueven paro tras paro. Los trabajadores se agrupan en cerrados círculos que no disimulan sus planes revolucionarios, apoyan y hasta fomentan los paros contra el gobierno. Y las torres de vigilancia, léase Tribunales y Cortes, no lanzan alertas sobre el avance enemigo, sino que se pronuncian mediante equívocas señales de interferencia a la misión del Estado, lo que los pone en entredicho. El Consejo de ancianos, léase Congreso, acaparado, amilanado por un Petro depredador que convoca a desobediencia civil y a la asonada, y nada le pasa, nadie lo demandó. Hasta las fallas de la salud pudieran asociarse con el complot. Todo señala que se prepara una invasión, pero sin armas, no van a disparar contra su propia gente apertrechada en el gobierno. La cosa hay que frenarla. Lo grave es que ciertos medios poderosos les acolitan sus avances, parecen no visualizar el búmeran. 

Duque, con apoyo de todos, debe hacer algo drástico para repeler la  amenaza, y hacerlo pronto, pues día a día ganan terreno, ya tienen tomadas educación, trabajo, y casi toda la justicia y el Congreso. 

Así estamos. Por todas partes sitiados.

rzabarainm@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
José Félix Lafaurie

Guerra contra Colombia

¿Por qué siguen los bloqueos en los municipios que rodean a Bogotá, impidiendo la movilización y el ingreso de alimentos? ¿Son acaso reacciones espontáneas de los lugareños? No. Son actos terroristas marcados en un mapa para acorralar a la

Leer
El Heraldo
José Consuegra

Barajar de nuevo

Éramos muchos, no había comida para todos y, para colmo, parió la abuela”. Así nos pasó en Colombia donde, en plena tercera ola de la inclemente pandemia y con una situación económica y social sumamente crítica, agravada por la cuarenten

Leer
El Heraldo
Daniela Cepeda Tarud

¿En qué te ayudo Barranquilla?

¿En qué te ayudo Colombia? es la frase con la cual finaliza uno de los videos que rondan en redes sociales en razón a la situación que hoy vive el país. Esta nos demanda, a todos, nuevas y mejores maneras de hacer las cosas. Por lo tanto, par

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Brutal retroceso

Los recientes acontecimientos son un brutal retroceso a antes de la Constitución de 1991. En estos días de convulsión política la soberbia coloniza la institucionalidad y la participación se fundamenta en la dignidad. Se nos pide defender la

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.