¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Morir viviendo

En este país no hay nada más definitivo que lo provisional, ni plazo que no se prorrogue. Así que los términos fijados para el fin del confinamiento son inciertos, dependen de los análisis de los científicos y los expertos probabilísticos que asesoran a Duque que, dicho sea de paso ¡vaya si lo son!

Surgen al respecto visiones muy diversas: Quienes están felices con la cuarentena porque aprendemos a valorar lo realmente importante, cual es compartir en familia; quienes se alarman por la parálisis del aparato productivo; y los viejos, aburridos de aquello de ser sujetos de los mayores cuidados. Desde hace años se dice que los viejos mueren de alguna de las tres “C”:  Caída, que puede terminar en inmovilización que conduzca a terribles consecuencias; Catarro, que aunque no haya virus desemboca en fatal neumonía; y por último  Cagalera, que termina en deshidratación letal. Tal premonición aplicaba para la tercera edad, y la tercera edad estaba definida en la mente popular: Los sesenta años.

Resulta ahora que con lo del Covid, sin preguntarle a nadie elevaron la cosa a setenta. Mayores de setenta están clavados: no pueden ni acercarse a la ventana y, si les toca hacer compra, tienen un horario entre las siete y las ocho de la mañana. Y no es que sea demasiado temprano, porque desde las cinco tienen el ojo como pescao congelao, sino porque la limitación es ofensiva. A la franja entre  los setenta y los ochenta pertenecen personas que aún están firmes, muchos son productivos, asesoran, manejan sus vehículos, cargan cosas, y poseen total claridad mental. Son famosas las reuniones en almacenes de cadena y otros tertuliaderos donde los setentones chismosean, toman tinto y hasta licor, juegan dominó y partidas de naipes, y también, claro, recrean la pupila admirando a las bellas jóvenes que por allí deambulan.

Pero de un momento a otro se les ha clasificado como inútiles. No pueden salir ni acompañados. Hay reglas y términos  para sacar a pasear las mascotas, pero no existen para el paseo de setentones: A quedarse guardados. Todo dizque para protegerles la vida, pero si enferman, son los últimos en la prioridad para poner los ventiladores, primero los jóvenes. Aunque finalmente no les  importa, han vivido suficiente, pero quieren morir viviendo, trabajando, compartiendo, no encerrados en sus casas, como si estuvieran en el asilo que tanto los espantó. La vejez tampoco es sinónimo de muerte segura. Fíjense que la señora inglesa de casi noventa que en Cartagena superó la pandemia, y salió de la clínica vivita y coleando. Es que fue  atendida bien y a tiempo, y tenía sus defensas altas. Además, las cifras demuestran que los mayores de setenta son los menos infectados, como si al virus lo rechazaran las arrugas. Así que deberían cambiar ésa norma, y permitir que los setentones, si han de morir, mueran viviendo.

Coletilla: Se lucen nuestros gobernantes con el manejo de la crisis. Ambos sin desmayo se han puesto al frente de la situación, y organizado la masiva entrega de mercaditos a los desfavorecidos.

rzabarainm@hotmail.com

Más Columnas de Opinión

Iván Cancino G.

#IndolenciaEs

En casi tres meses de aislamiento muchos sectores han sufrido un daño enorme, hemos visto como han reducido sus recursos, como se han cerrado negocios que llevaban décadas funcionando y que eran íconos en sus ciudades, y otros que están en cui

Leer
Marjorie Zúñiga Romero

¿Renta Básica Universal?

La pandemia ha conseguido que en Colombia se le preste un interés sin precedentes a la Renta Básica Universal cuya discusión avanza vertiginosamente. El centro del debate está menos en términos de cómo sostener este derecho y, más en cuando

Leer
Enrique Dávila

Trillar, kóbid o kovíd

P.: Hace algún tiempo, cuando besábamos a una mujer decíamos “la trillé”. No he vuelto a oír ese término. Armando Cuello L., B/quilla

R.: Trillar es voz en desuso, que en la Costa alude al hecho de besar ardorosamente. El dicc

Leer
Indalecio Dangond

Comprar lo nuestro

Una de las lecciones que aprendí cuando entré al mundo de la innovación y la tecnología empresarial, es que el éxito se consigue más rápido cuando trabajamos en equipo con nuestros competidores. Cuando se agranda la oferta, todos nos benefi

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web