El Heraldo
Opinión

El desprecio por la vida

Como en otras grandes tragedias del país en las últimas décadas, salvo las de causas naturales, la última oleada expansiva de narco cultivos antecedió la actual escalada de violencia nacional y local. En Barranquilla el macrotráfico internacional requiere accesos al río Magdalena para las exportaciones, por ello una docena de barrios ribereños se encuentran entre los de más alta criminalidad. Asimismo, el microtráfico se traduce en luchas por el control territorial en los demás sectores afectados.

En 2019 hubo 319 homicidios en Japón, que tiene 130 millones de habitantes, 6 a la semana en promedio. En 2021 hubo 365 homicidios en Barranquilla, que tiene 1,3 millones de habitantes, uno diario en promedio; o sea un homicidio más por semana que en Japón, teniendo una centésima parte de la población. Cuatro ciudades colombianas estuvieron en 2021 entre las 50 más violentas del mundo, según una reconocida ONG mexicana; hay que recalcar que entre ellas no estaba Barranquilla. Tal es la apabullante dimensión del desprecio nacional por la vida ajena.

Hay señales de que en las últimas semanas Colombia ascendió una vez más en la escala de violencia al horror del terrorismo extorsivo; consistente a nivel nacional en asesinar policías para, supuestamente, forzar una próxima negociación integral ventajosa por parte de las bandas de la cúpula del crimen organizado. A nivel local, en el Área Metropolitana de Barranquilla (AMB), consiste en asesinar conductores de bus, o empleados de un negocio, como macabra advertencia aún antes de que se les incumpla el primer cobro extorsivo. Sin embargo, extremar la barbarie no les garantiza el éxito. No es predecible la reacción de individuos, gobiernos o de la sociedad ante incrementos tan perversos de la delincuencia organizada. Hace 3 años, por ilustrar el punto, la masacre de cadetes por parte del ELN resultó un descalabro para sus propósitos.

En el AMB la situación fue precedida por un deterioro en el año 2021 y en este primer semestre de 2022 de las estadísticas de delitos de alto impacto, el homicidio y la extorsión; y también del hurto violento de automotores, motos, joyas y celulares. Múltiples factores, cuya relevancia relativa es difícil de establecer, suelen concurrir cuando se dan estos fenómenos. Capturas de peligrosos cabecillas de bandas, como ocurrió en meses recientes, desencadenan luchas con sus propios lugartenientes por mantener desde la cárcel el control del territorio y entre éstos por imponerse sobre los demás en procura de una transición de liderazgo.

Como en otras grandes tragedias del país en las últimas décadas, salvo las de causas naturales, la última oleada expansiva de narco cultivos antecedió la actual escalada de violencia nacional y local. En Barranquilla el macrotráfico internacional requiere accesos al río Magdalena para las exportaciones, por ello una docena de barrios ribereños se encuentran entre los de más alta criminalidad. Asimismo, el microtráfico se traduce en luchas por el control territorial en los demás sectores afectados.

Recordemos también que el Atlántico es uno de los pocos departamentos que tiene una tasa de seguridad y convivencia ciudadana, recaudada dentro de la cuenta de la luz, que recogió en 2021 $130.000 millones. La valoración de su eficacia así como de su utilidad para apalancar mayor apoyo nacional amerita un análisis juicioso en esta coyuntura. Finalizo haciendo extensiva la invitación de la campaña “Todos Unidos Contra la Extorsión” a estar mañana a las 5:00 pm en la plaza del Centro de Eventos Puerta de Oro. 

rsilver2@aol.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Germán Vargas Lleras

El Congreso por la faja

Ya ningún sector se escapa a los intentos del Gobierno por desinstitucionalizar y pretender a la fuerza concentrar en el presidente decisiones que competen a otros poderes públicos. El más reciente, un burdo decreto que desconocía toda la norm

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

En seguridad el 24 será peor

El deterioro agudo de la seguridad es innegable. 

Varias son las razones. Primero, por la renuncia del Gobierno a luchar contra el narcotráfico. Son múltiples los hechos que lo demuestran. Se calcula que los narcocultivos alcanzar

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

Implementación sin voluntad

Parece que fuera ayer el día en que se firmó el Acuerdo de Paz con las Farc, pero después de más de 7 años desde su firma, el estado de su implementación sigue generando preocupaciones por la falta de ejecución y de un verdadero compromiso

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.