¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Opinión

Campañas con resultado

Colombia tiene ejemplos de la forma de reconducir anhelos y evidenciar que hay otros sectores del país o de una ciudad que tienen los mismos lamentos.

Las democracias cuando posibilitaron el voto general sin ningún tipo de barreras por condición de raza, género o situación económica, permitiendo la creación de los partidos, fueron un vehículo para canalizar las aspiraciones de una sociedad, a comienzos del siglo XX, congestionada de problemas. No era poco el reto de aumentar el empleo y mover los ciclos económicos de una época de pauperismo en materia de riqueza y de trabajo. También fueron momentos de amurallar los radicalismos ideológicos que amenazaban la democratización mundial.

Las palabras de líderes de diversa procedencia y condición como Churchill, Hitler o Stalin alimentaron esperanzas, temores y odios, pero siempre tuvieron una tribuna privilegiada ante una población alerta sobre el rumbo de su destino. Las banderas partidistas representaban una especie de ejércitos en esta difícil etapa de la humanidad, agrupaciones que salvaban o hundían las democracias. Para acceder al poder había que tener gente, partidos y un discurso unido a las tres vísceras que electrizaba a los posibles electores: hígado, corazón y estómago.

En su reciente autobiografía Barack Obama nos invita a resolver la siguiente pregunta: ¿Estamos dedicados, en la práctica, cuando no por ley, a reservar todas estas cosas a unos pocos privilegiados? La respuesta del primer presidente afroamericano es su propia historia: fue un trabajador comunitario. Es decir, conectó causas de gente que no se conocía entre sí y no sabían, hasta que apareció Obama el conector, que tenían luchas comunes. Y lo hizo acercándose a las realidades de los ciudadanos con sus propios ojos. En otras palabras, aprendió a descubrir su propia visión de los Estados Unidos por medio de la cruda forma como le contaban sus miserias seres humanos de Chicago o Nueva York. Como él mismo dice: “Una democracia que no era una concesión desde arriba, ni reparto del botín entre grupos de interés, sino una democracia conquistada, obra de todos”.

En la calistenia de la campaña del próximo año vale la pena examinar no solo quién va a llegar al Congreso o a la Presidencia de la República, sino “el cómo” lo lograrán. Está demostrado que lo fácil es conseguir un aval, un hombre del maletín y salir a la calle, no a convencer, sino a invertir en unos votantes. Colombia tiene ejemplos de la forma de reconducir anhelos y evidenciar que hay otros sectores del país o de una ciudad que tienen los mismos lamentos. Jorge Robledo emprendió desde la izquierda el camino de ser un experto para hacer oposición. Resultado: siempre uno de los más votados. Claudia López enfocó su lucha en investigar y denunciar de forma minuciosa, casi científica, los desmanes de la violencia o los actos de corrupción. Resultado: salió de la séptima papeleta y ya va en la Alcaldía de Bogotá. Un paro cívico en la olvidada Buenaventura permitió que en varias semanas se originara una “primavera pacífica”. Resultado: uno de sus líderes es el mandatario local. Carlos Fernando Galán, sin odios y con decencia sacó un millón de votos en la capital del país. Resultado: hoy tiene más futuro que pasado.

Menos partidos y más causas con nuevos resultados.

@pedroviverost

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Rafael Nieto

Revocatoria de mandato

Quintero alcanzó la alcaldía porque, en contra de los acuerdos que se habían alcanzado, uno de los candidatos que iba muy atrás en las encuestas no se retiró de la contienda y se dividieron los votos que le habrían dado el triunfo a Alfredo

Leer
Catalina Rojano

El virus más virulento

La historia no se erige sola entre nosotros, cada habitante de este convulsionado hogar llamado Tierra es el encargado de escribirla, con sus mejores aciertos y sus más crasos errores. Desde hace más de un año nos enfrentamos a una entidad micr

Leer
Ismael Cala

WhatsApp y el poder del propósito

Por ejemplo, un cambio de políticas ha puesto en alarma a WhatsApp, la aplicación más popular de mensajería. En solo tres días, 25 millones de personas descargaron Telegram, su competencia directa. ¿Consideran los usuarios que se ha distorsi

Leer
Jesús Ferro Bayona

Adiós a Ramón Bacca

El fin de semana pasado murió el escritor Ramón Illán Bacca, a quien conocí en el ámbito académico que compartimos. Admiré su trabajo creativo como narrador, investigador literario y columnista de prensa, de cuyos comentarios ingeniosos y a

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web