El Heraldo
Política

Elecciones atípicas tensión entre derechos: a la vida y político

Esta tensión de derechos fundamentales a la vida y políticos como producto de la pandemia del coronavirus no es exclusivo de Colombia, pues todos los países con sistemas democráticos en el mundo la están viviendo por igual.

En cuanto al derecho a la vida, consagrado en el artículo 11 de la Carta Política como un derecho fundamental, la jurisprudencia de la Corte Constitucional expuesta en su Sentencia T-444 de 1999, ha establecido que no significa la simple posibilidad de existir sin tener en cuenta las condiciones en que ello se haga, sino, por el contrario, supone la garantía de una existencia digna. Así, no solamente vulneran el derecho a la vida las actuaciones u omisiones que conducen o implican un riesgo de muerte, sino aquellas que atentan contra su dignidad e incomodan su existencia hasta hacerla insoportable.

El Derecho Fundamental a la Vida es inescindible al de la salud, para la Corte Constitucional, este ha atravesado “un proceso de evolución a nivel jurisprudencial y legislativo, cuyo estado actual implica su categorización como derecho fundamental autónomo”, conforme a lo expresado en la Sentencias: T- 121 de 2015, C-313 de 2014 y T-301-2016,  situación que se puede apreciar con la expedición de la Ley 1751 de 2015, y los argumentos de constitucionalidad plasmados por la Corte en la sentencia C-313 de 2014. Al respecto, la jurisprudencia ha destacado que la calificación de fundamental del derecho a la salud encuentra sus bases en instrumentos internacionales y su estrecha vinculación con el principio de dignidad humana, conforme a la Sentencia T-301 de 2016.

De otro lado, para el máximo tribunal de la jurisdicción constitucional en Sentencia T-232 de 2014, el derecho a elegir y ser elegido es, un derecho de doble vía, en el entendido de que se permite al ciudadano concurrir activamente a ejercer su derecho al voto o, también, a postular su nombre para que sea elegido a través de este mecanismo. Para la Corte Constitucional, la primera connotación es sinónimo de la libertad individual para acceder a los medios logísticos necesarios e informativos para participar efectivamente en la elección de los gobernantes, en una doble dimensión de derecho-función. En el mismo sentido, la segunda característica, que podríamos llamar pasiva, consiste en el derecho que se tiene a ser elegido como representante de los votantes en un cargo determinado.

La coyuntura de la pandemia desatada por la COVID-19 tensiona los Derechos Fundamentales a la Vida y a Elegir y Ser Elegidos, planteando una disyuntiva referente a la prioridad de su ejercicio,  circunstancia que confronta las garantías de dos derechos de mismo nivel fundamental, que deben ser garantizados a todos los ciudadanos por parte del Estado Colombiano, en atención al haberse decretado  elecciones atípicas para el próximo 30 de agosto de 2020, en los municipios de: Sutatausa, Cundinamarca, sin coronavirus; San Zenón, Magdalena, con afectación baja por coronavirus; Achí, Bolívar, con afectación moderada por coronavirus y Providencia, Nariño, sin coronavirus, según información oficial del Ministerio de Salud de Colombia.

Esta tensión de derechos fundamentales a la vida y políticos como producto de la pandemia del coronavirus no es exclusivo de Colombia, pues todos los países con sistemas democráticos en el mundo la están viviendo por igual.

Es por ello que la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), editó una: “Guía para organizar elecciones en tiempos de pandemia”. Esta guía fue preparada para contribuir al fortalecimiento de los procesos políticos de los Estados Miembros, en particular al sostenimiento de la democracia como la mejor opción para garantizar la paz, la seguridad y el desarrollo, tal como lo destacó el prologuista de la guía doctor Luis Almagro, señalando que:

“Las secuelas de la pandemia, las altas posibilidades de contagio con la interacción humana, el riesgo de muerte, la aplicación de las medidas restrictivas, ponen serias dificultades en la organización de los procesos comiciales, por lo que deben analizarse alternativas democráticas para que no se vea lesionada la legitimidad de origen de los gobernantes, las transiciones democráticas, la alternancia de sus autoridades y la duración de los períodos de gobierno”.

La Guía indica que, ante la pandemia del COVID-19, “varios países han adoptado medidas para resguardar la salud de sus habitantes, debiendo posponer procesos electorales programados originalmente para el primer semestre de 2020”. Agrega que “las acciones y decisiones que se adopten en materia electoral en respuesta a esta situación, requieren del compromiso del sistema político para resguardar la continuidad de los procesos democráticos”.

En línea con ese propósito, la Secretaría General de la OEA, con la colaboración de la Organización Panamericana de la Salud, recopiló en la guía una serie de medidas para la celebración de elecciones seguras, limpias y transparentes, y que a la vez contribuyan a reducir los riesgos de contagio del COVID-19 a quienes participan en la organización y desarrollo de los comicios. La guía ofrece elementos a tener en cuenta a la hora de decidir si celebrar elecciones o postergarlas, y propone medidas que pueden ser adoptadas en los siguientes ámbitos: Organización y administración electoral, uso de la tecnología, participación e inclusión, campaña electoral, comunicación, votación y escrutinio.

Las medidas que se plasman en la guía tienen como objetivo fortalecer las capacidades de los órganos electorales para organizar las elecciones y, en particular, proteger a los funcionarios electorales y de otras instituciones del Estado, garantizar el derecho de la ciudadanía para ejercer un voto seguro y brindar las condiciones necesarias para que partidos políticos participen en condiciones de equidad y transparencia.

En Colombia el Ministerio de Salud trazó los Lineamientos para Elecciones Atípicas, frente a los procesos electorales atípicos del 30 de agosto de 2020, en San Zenón, Achí, Sutatausa y Provi dencia, aprobó el protocolo de bioseguridad presentado por la Organización Electoral.

Al respecto es propicio concluir que cada caso en particular en cuanto al llamamiento a elecciones atípicas en Colombia y en el mundo, debe estar sujeto a un estudio profundo de las condiciones reales y objetivas, relacionadas con la situación de la pandemia del coronavirus, considero que siempre debe ponderarse el Derecho a la Vida sobre el Derecho Político.

En San Zenón, Achí, Sutatausa y Providencia, se encuentran según el Ministerio de Salud y la Organización Electoral,  condiciones óptimas de salud pública para la realización de sus elecciones atípicas. Sin embargo, la pandemia por la COVID-19 es un riesgo en sí misma, habrá que esperar los resultados en salud post elecciones.

En todo caso el Estado Colombiano debe ir adaptándose a los nuevos parámetros que demandan los procesos electorales en el planeta en pandemia y para la post pandemia, teniendo en cuenta la experiencia de países que han trazado un derrotero que nos serviría de guía.   

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
José Félix Lafaurie

Guerra contra Colombia

¿Por qué siguen los bloqueos en los municipios que rodean a Bogotá, impidiendo la movilización y el ingreso de alimentos? ¿Son acaso reacciones espontáneas de los lugareños? No. Son actos terroristas marcados en un mapa para acorralar a la

Leer
El Heraldo
José Consuegra

Barajar de nuevo

Éramos muchos, no había comida para todos y, para colmo, parió la abuela”. Así nos pasó en Colombia donde, en plena tercera ola de la inclemente pandemia y con una situación económica y social sumamente crítica, agravada por la cuarenten

Leer
El Heraldo
Daniela Cepeda Tarud

¿En qué te ayudo Barranquilla?

¿En qué te ayudo Colombia? es la frase con la cual finaliza uno de los videos que rondan en redes sociales en razón a la situación que hoy vive el país. Esta nos demanda, a todos, nuevas y mejores maneras de hacer las cosas. Por lo tanto, par

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Brutal retroceso

Los recientes acontecimientos son un brutal retroceso a antes de la Constitución de 1991. En estos días de convulsión política la soberbia coloniza la institucionalidad y la participación se fundamenta en la dignidad. Se nos pide defender la

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.