El Heraldo
Política

CIDH para una sociedad enferma

La diferencia de una sociedad desarrollada de una barbará es precisamente la protección de los Derechos Humanos como garantía esencial de todos los conciudadanos.

Colombia ha vivido en el último siglo una intestina guerra interna. Literalmente, no alcanzamos a percibir el horror de la muerte, porque con negación nos acostumbramos a ella, somos indiferentes frente a miles de: viudas, huérfanos, mutilados, desaparecidos forzados, masacres, muertes de líderes sociales, falsos positivos, guerrilla, paramilitarismo,  narcotráfico, delincuencia común, y, a una maraña de actos bárbaros permeados por la corrupción, nefasto eje transversal que ha infectado todos los estamentos de la sociedad colombiana.

También nos hemos acostumbrados a convivir con clanes o carteles: políticos, de los soles, de la contratación, de la hemofilia, del narcotráfico, de la toga, de las entidades públicas y privadas, y de todo tipo de asociaciones delincuenciales, incluidos los de “Cuello Blanco”, a esos que eufemísticamente se les ha llamado, “Gente de Bien”, que van mutando con el único fin de robar los recursos del Estado o sencillamente con el objeto de satisfacer los más bajos instintos personales, bajo la apariencia del respeto a la ley.

De tal suerte, que hemos sido calificados con razón en el contexto internacional, como un Estado: narco, paramilitar, corrupto, violador de derechos humanos, inviable, peligroso, violento e inequitativo, que compite con el lastre de países del tercer mundo, llegando incluso a ocupar los primeros lugares de miseria, desidia de la administración y de percepción de corrupción.

Así no nos guste, nos sintamos ofendidos o sigamos en la negación de nuestra triste realidad, en el exterior crudamente nos ven de esa manera. Nuestra cultura de la ilegalidad ha traspasado fronteras. Algunos explican el ser proclives a la ilicitud, a un defecto en la “materia prima” de la que “está hecho” el colombiano. Otros, más audaces, plantean figuradamente que, la corrupción debe mirarse como un defecto de consanguinidad.

Considero que tales opiniones son respetables como discutibles. Sin embargo, sin duda uno de los problemas más graves que adolece históricamente el país es la violación de los Derechos Humanos,  por parte de todos los actores, sin excepción alguna, del conflicto interno armado, circunstancia que también nos ha ubicado en los primeros lugares de países violadores de derechos.

La diferencia de una sociedad desarrollada de una barbará es precisamente la protección de los Derechos Humanos como garantía esencial de todos los conciudadanos.

Para ello, el Pacto de San José, del cual hace parte Colombia, en su artículo 33 establece que son competentes para conocer de los asuntos relacionados con el cumplimiento los compromisos contraídos por los Estados Partes en materia de derechos humanos:  a) la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y  b) la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

La Comisión promueve la observancia y la defensa de los derechos humanos. La Corte conoce cualquier caso de violación de Derechos Humanos de los Estados Partes. Es decir, la primera investiga y la segunda juzga a los Estados no a las personas o funcionarios. Siendo así es positiva para Colombia, en las condiciones históricas y actuales de violación de Derechos Humanos, la presencia de la C.I.D.H

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Nieto

Falaz discurso en la ONU

Más de treinta años luchando contra las mafias y contra el estigma de ser un país de narcos, tanto esfuerzo, muerte y sangre desperdiciados, desechados como bazofia, en un discurso arrogante y plagado de falacias.

Por un lado, olvida

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

Silla de la oposición

La decisión de Rodolfo Hernández de dejar el Congreso de la República para perseguir una aspiración en la próximas elecciones territoriales es  la continuidad de lo que representó su candidatura a la presidencia; una crisis de los parti

Leer
El Heraldo
Jorge E. Robledo

A propósito de un discurso

En la asamblea de la ONU, Gustavo Petro hizo una afirmación que puede compartirse pero que debe explicarse: la guerra contra las drogas ha fracasado, dijo. Porque su consumo, lejos de reducirse, se ha ampliado y ha generado gran corrupción y muc

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.