Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Comentarios en desorden

Desde hace días, como a muchos de los que me están leyendo, me sobra el tiempo, entonces me acuerdo de vainas del pasado y se me ocurren otras. En fin, son pensamientos independientes, desordenados, que no hay manera de organizarlos para lograr una temática con inicio, cuerpo y final, como sucede normalmente con estas columnas, pero que sí pueden dispararse de manera independiente. Y así procuraré hacerlo.

1.) A raíz de mi pasado artículo “Diferencias abismales”, en el que comparo el auxilio que por valor de 7.050 dólares canadienses transfiere el gobierno de Canadá a unos familiares míos mientras dure esta pandemia, equivalentes a más de $20 millones colombianos, contra los $160.000 que reciben las familias pobres de este país, les reitero a muchos que les pareció exagerada esa diferencia, que sí es así, que la ayuda a los pobres de Colombia no llega ni al 1% de lo que Canadá entrega. ¡Ni al 1%!

2.) Que la corrupción es el peor cáncer de este país es una realidad que se sabe y lo repite todo el mundo. Que todo será diferente después del COVID19, también es una opinión generalizada, pero así mismo, todos los colombianos sabemos que la corrupción seguirá igual o peor, porque a esa lacra social no la cambia el coronavirus ni nada. Nacieron con hígado para robar, y han montado entre todos – los corruptos – la empresa criminal más grande imaginable a lo largo y ancho del país, y como toda empresa organizada, manejan los tres poderes de manera magistral, es una maquinaria bien engrasada en la que todos los involucrados cumplen perfectamente su asqueroso trabajo. Así que pídanle cambiar a otros, pero a ellos, no. Sería perder el tiempo. Única solución: ¡Zamparlos a la cárcel!

3.) Como los hospitales quedarán bien preparados después de esta pandemia, entonces no será necesario seguir invirtiendo en estos cuando haya pasado. Considero que una de las prioridades del gobierno nacional debería ser la construcción de cárceles o penitenciarías de máxima seguridad y con capacidad para decenas de miles de delincuentes, y obligar a los presos a hacer actividades productivas económicamente para que no sean una carga para el país. ¡Cómo me gustaría, así fuera por la TV o las redes, ver a tanto corrupto sembrando yuca!

4.) Este encierro obligado y necesario hasta finales de mayo para los de mi edad, se acepta y se vive procurando aprovechar horas y horas haciendo lo que nos gusta y nos conviene, pero no es menos cierto que nos impide hacer otras actividades fuera de casa, que también nos gustan y convienen. Por ejemplo, a mí me agrada hacer gestión para nuestra empresa, de manera presencial, pero ahora no puedo; también recorrer la ciudad para ver cómo van las obras que se construyen, y tampoco; así que de liso, aprovecho para solicitar en esta columna a nuestro alcalde y a su equipo, que con el uso de drones, tomen videos a lo largo de los tramos ampliados y en ampliación de la calle 30, Cordialidad, Circunvalación, Avenida del Río desde la calle 72 hasta la “Aleta del Tiburón”, así como del remodelado Ernesto Cortissoz, del nuevo puente peatonal sobre la carrera 53 entre los Buenavistas, etc., y los hagan públicos por TV y por las redes, para cambiar de tema, porque de coronavirus ya estamos hasta la coronilla.

nicoreno@ambbio.com.co

 

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Emilio Sardi

La niñez y el virus

Gracias a los esfuerzos de la OMS para ocultar su aparición, era muy escasa la información que existía sobre el virus chino eventualmente denominado SARS-COV 2 cuando ella, tardíamente, oficializó su existencia en los términos más alarmista

Leer
Orlando Araújo

Los cortejos del diablo

Se cumple, en pleno pico pandémico, medio siglo de la publicación de Los cortejos del diablo, de Germán Espinosa, una de las expresiones literarias más admirables del Caribe colombiano. Recorrer sus páginas, mientras escasea el mercado y la s

Leer
Néstor Rosanía

Un fiscal de bolsillo es una amenaza

El eje fundamental del modelo democrático es el principio de los pesos y los contra pesos, lo cual quiere decir que las instituciones del Estado están todas reglamentadas y vigiladas por otras entidades y así ninguna podría tener un exceso de

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web