¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Despide a Un Mamerto

¿Qué es el trabajo para quienes se sumaron a esta tendencia? 

En tiempos de redes sociales una nueva tensión se asoma entre el derecho del trabajo y la libertad de expresión. Para entender lo que estoy diciendo, lo mejor es acudir a un ejemplo reciente. 

Una mujer publicó en su Twitter un efusivo video celebrando la decisión que libra medida de aseguramiento en contra del senador Uribe.

Alguien se dio a la tarea de investigar y “descubrió” la mujer que trabajaba para una entidad financiera. De inmediato un grupo de usuarios de la red social le exigió al banco su despido  argumentando que: “gente así no debe conocer mi información” o “si es capaz de esto podrá hacer cosas peores”.

La entidad explicó que ésta era una opinión de su colaboradora que no los representaba. Al responder de esta forma, reconoce que toda persona tiene una dimensión productiva que está separada, aunque íntimamente relacionada, con otra netamente personal.

Esta respuesta ocasionó aún más indignación entre quienes esperaban un seguro despido, incluso alcanzó a ser tendencia el hashtag DespideUnMamerto.

Esto hizo preguntarme ¿Qué es el trabajo para quienes se sumaron a esta tendencia? 

¿Se tiene el derecho a reclamar el cese de la vida productiva de una persona por esto?

Vamos por partes. A juzgar por la ligereza con la que se pide la cabeza de la mujer, intuyo que la razón de ser del derecho al trabajo no es comprendida por una parte de la sociedad.

Las relaciones laborales tienen obligaciones y prohibiciones para las partes, que en caso de no cumplirse podrían dar lugar a la terminación justificada del vínculo. Esos motivos están establecidos previamente y hacen parte de las reglas de juego que nos rigen.

En efecto, el empleador está facultado para sancionar a su trabajador por una conducta que va en contra de lo deseado, pero conviene entender que esta debe darse en el marco de la relación laboral, es decir, frente al cumplimiento de la actividad contratada.

No siempre es fácilmente distinguible cuando una conducta hace parte de la dimensión laboral o de la personal porque todo lo que hacemos incide en varios aspectos de nuestra vida. Al respecto varios escenarios son analizables, los más evidentes son:

Primer escenario. En el ejercicio de la libertad de expresión un trabajador comete actos de violencia en contra de su empleador o los miembros de su familia, bien sea dentro o fuera del servicio. En este caso sí es justo el despido porque el comportamiento reprochable se da entre las partes de la relación.

Segundo escenario. El comentario inadecuado del trabajador se da en sus redes sin involucrar al empleador, pero se considera que su contenido puede afectar a la empresa. Este situación es más problemática, en algunos casos se ha justificado el despido cuando las empresas cuentan con protocolos socializados previamente con los trabajadores en donde consten posibles sanciones, y siempre que se demuestre un daño real a la empresa.

Las fronteras que se observan no son caprichosas, de un lado, reconocen las facultades organizativas del empleador, pero también le imponen un límite a su ejercicio que no puede traducirse en una lesión, sobre todo si lo que está en juego es la libertad de expresión en relación con el derecho a la libertad ideológica o religiosa.

¿Que se hubiera ganado con el despido de la locutora que publicó el trino? ¿Una desempleada más? Es muy peligroso que una grupo de gente pretenda extender su desacuerdo frente a lo que opine otra persona al ámbito laboral, preconstituyendo un daño que no existe y arrinconando al empleador a que tome decisiones por fuera de las condiciones normales del contrato de trabajo.

Menos mal que no era trabajadora...

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Ismael Cala

Reinvención y esperanza

El turismo es una de las actividades más afectadas por la pandemia. Agencias, hoteles, líneas aéreas, restaurantes y muchos otros negocios han sufrido un descenso histórico, y su recuperación no se prevé hasta 2023.

Quienes amamos

Leer
Jesús Ferro Bayona

Los niños en la pandemia

No hemos llegado aún a imaginarnos las consecuencias devastadoras que la pandemia actual tendrá en la educación infantil. Los desarreglos de comportamiento y de aprendizaje que observamos en gran cantidad de niños parecen un cuento infantil, c

Leer
Tatiana Dangond

Censura

En Colombia la moción de censura no es estrictamente un mecanismo efectivo para que funcionarios sean separados de su cargo, pero ha sido una herramienta esencial de la oposición en el ejercicio de control político. Los hechos recientes relacio

Leer
Rafael Nieto

Ojo con el referendo

Desde 1991, se ha intentado en innumerables ocasiones reformar el sistema de administración de justicia. En vano. La Constitucional ha sostenido que algunas de esas propuestas afectarían pilares estructurales de la Carta, que no pueden ser objet

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web