¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Me acostumbré

Y de repente, sucedió lo que hace dos meses juré que era impensable, lo que hace sesenta días creí que iba a acabar con mi salud mental, lo que hace tanto tiempo (porque es impresionante lo lejos que siento todo, como si fuese de otra vida.), pensé que era imposible. Finalmente, me acostumbré a esto.

Y no, no por eso estoy diciendo que me encante esta nueva vida, no por eso estoy diciendo que no me hace falta ver a mis seres queridos, pues a pesar de tener la inmensa fortuna de estar junto a mis padres y mi prometido, cada día que pasa extraño aún más a mis hermanos, a mis sobrinos, a mis abuelos, a mis tíos y primos, a mis cuñadas, a mis suegros y a mis amigos, pero sobretodo, no por eso estoy diciendo que mi situación debe ser la misma para todo el mundo, ya que tengo claro, como lo he resaltado en mis anteriores columnas como la mayor preocupación que acecha cada momento de mi día, que este confinamiento está haciendo que mucha gente pase hambre, que mucha gente sufra, que mucha gente se encuentre en estados críticos de miseria y que mucha gente esté en riesgo de violencia doméstica.

Simplemente, quiero en este espacio destacar, que no me canso de asombrarme de la cualidad que tenemos las personas para acostumbrarnos a todo. ‘El ser humano es un animal de costumbre’, lo aprendí cuando estaba en el colegio, pero solo hasta ahora es cuando realmente puedo decir que es cierto. Porque ya mi mente no piensa en salir, no piensa en las rutinas que por muchos años la acostumbré a tener, no piensa en las calles llenas de gente, en la vida social que tuvo, en los ambientes laborales de los que se rodeó, en los ejercicios al aire libre que hizo, o hasta en los festivales, fiestas y rumbas callejeras que tanto le gustaban. Como si esos recuerdos, a pesar de pertenecerle, no interfirieran con su nueva forma de ver el mundo.

No sé si esto también le suceda a alguno de ustedes mis queridos lectores, no sé si soy la única que se siente así, pero a pesar de que sé que va a ser muy fácil que mi mente y mi cuerpo se desacostumbren a esto una vez todo vuelva a la ‘normalidad’, hoy ya no siento la ansiedad de sentirme encerrada como al principio lo sentía. Como por arte de magia, cuando abro los ojos por primera vez en el día, ya no pienso en salir corriendo por las calles, ni me hace falta el bullicio normal de la ciudad. Ya no lo espero, ya no lo necesito, ya no hace parte de todo lo que consideré alguna vez esencial para la vida.

Y aunque sé que si ponemos todo en una balanza, son más las cosas negativas que positivas las que se desprenden de esta pandemia, debo decir que es gracias a esta experiencia, que hoy sé que la mente es capaz de todo, que la actitud es quizás más valiosa que el talento, que hay cosas que nunca podremos controlar y, por ende, hay que saber caminar entre piedras, y que somos más fuertes de lo que creemos. Sobretodo cuando lo hacemos unidos. Unidos, sin partidos políticos, sin bandos, sin derechas o izquierdas, somos más fuertes, más solidarios, más humanos.

Nunca pensé decir esto, pero ha sido un placer ser testigo de la grandeza de nuestra especie.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Jesús Molina

La pandemia: la piñata de los corruptos

La pandemia del COVID-19, aunque ha traído muchos males, ha abierto la oportunidad para poner al desnudo la degradación ética y moral de quienes roban y desgreñan la Nación. Haciendo gala de un cinismo grande y, de una conducta temeraria, con

Leer
Marcela Garcia Caballero

Como no se puede opinar

Sí, hoy voy a evitar dar mi opinión ante un país polarizado que no entiende que todos tenemos una historia de sangre, que todos tenemos un muerto víctima de la guerra, que todos tenemos una tristeza, que todos tenemos una razón para querer ju

Leer
Indalecio Dangond

Un plan maquiavélico

Siempre nos mantuvieron engañados, hasta ahora venimos a darnos cuenta que en Colombia existían dos frentes guerrilleros. El armado, que operaba en las zonas rurales del país, traficando con droga, bombardeando pueblos, asesinando a nuestros so

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web