El Heraldo
Opinión

Homenaje a Escohotado

En estos tiempos, tan avivados por la rabia, la seducción de los extremos irreflexivos y las promesas insensatas, vale la pena hacer un esfuerzo por documentarse y superar el ámbito siempre restringido y mediado que sugieren las redes sociales y otras fuentes populares de información. 

Antonio Escohotado, filósofo, ensayista y profesor universitario de origen español, falleció el pasado domingo 21 de noviembre en Ibiza. Tenía 80 años. 

En ocasiones anteriores me he referido a Escohotado en este espacio, generalmente acudiendo a sus pensamientos relacionados con su notable aprecio por la libertad y la educación. Su obra ha pasado por varios intereses, aunque al tratar de establecer un balance, puede afirmarse que es conocido por dos temas fundamentales. El primero derivado de lo que puede entenderse como su libro imprescindible: Historia general de las drogas. Esa voluminosa investigación, cuya última versión (publicada en 1998), alcanzó las 1 500 páginas; comprende una detallada relación histórica y analítica, sobre el uso de los diversos fármacos con los que han experimentado los seres humanos durante los últimos milenios. En ella, además del rigor científico que expone al revisar objetivamente los efectos de esas sustancias sobre la química del cerebro, vierte también sus propias experiencias, dado que el autor había probado la mayoría de los compuestos que se mencionan en la obra. Como dato curioso, buena parte de ese libro lo redactó cuando estuvo preso en la cárcel de Cuenca, condenado a dos años por tráfico de estupefacientes en grado de tentativa imposible. Ninguna discusión sobre las drogas, sus usos y sus abusos, puede estar completa sin considerar los aportes que esta obra nos entrega.

El otro tema que lo ocupó significativamente fue su crítica sustentada a las posiciones de la izquierda, compiladas en su monumental trilogía Los enemigos del comercio, cuyo primer volumen se publicó en el 2008. En este trabajo revisa exhaustivamente la historia de la sociedad de consumo, con especial detalle en el tiempo que transcurre desde la Revolución Francesa hasta la caída del Muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética. En unas declaraciones recientes al diario El País, Fernando Savater calificó esa obra como «extraordinaria, de una amplitud insólita, una reflexión de cómo determinadas ideas que son buenas intenciones, se convierten en un peligro social». Con su lectura se comprende cómo Antonio Escohotado pasó de ser un militante convencido de los ideales comunistas, incluso con actitudes revolucionarias y en ocasiones violentas, a revisar su postura y convencerse de que esas utopías, tan seductoras para la juventud, no tienen mayor asidero cuando se confrontan con la realidad y la naturaleza humana. 

En estos tiempos, tan avivados por la rabia, la seducción de los extremos irreflexivos y las promesas insensatas, vale la pena hacer un esfuerzo por documentarse y superar el ámbito siempre restringido y mediado que sugieren las redes sociales y otras fuentes populares de información. La obra de Antonio Escohotado, al menos en los dos vastos temas que he mencionado, puede ofrecer mayores elementos para llegar a juicios responsables, estemos de acuerdo o no con sus postulados. Afortunadamente su obra está custodiada por La Emboscadura, una editorial dirigida por su familia, así que la tenemos a la mano. No puede haber mejor homenaje que leerlo y evitar que caiga en el olvido.

moreno.slagter@yahoo.com

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
José Félix Lafaurie

La Colombia de Petro

Tuve una pesadilla. Amanece el 8 de agosto de 2022 y Petro se levanta adormilado, se tercia la banda presidencial, se mira al espejo, se empina, saca pecho y se regala su mejor sonrisa socarrona. Se siente el Bolívar -no Gustavo sino Simón- del

Leer
El Heraldo
Flavia Santoro

B/quilla la saca del estadio

En Colombia la industria de reuniones ya muestra signos de recuperación, lo que nos motiva a seguir trabajando por este segmento que antes de la pandemia registraba el 23 por ciento de la totalidad de la contribución económica que dejaba el tur

Leer
El Heraldo
Remberto Burgos

Encarnizamiento

Define la RAE “encarnizar” como: “mostrarse cruel y despiadado con alguien, especialmente al cebarse en la crítica o en la recriminación”. Cuando ocurre en la medicina, yo prefiero llamarlo “obstinación” en la insistencia de seguir

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Ser luz

Llegó diciembre. Y, con él, el olor de la Navidad, la nostalgia de un año que se ha ido y la luz, con sus múltiples caras. «Claridad, fulgor y resplandor. Propiamente se llama así la que difunde el Sol para ilustrar el mundo». Esta era la d

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.