El Heraldo
Opinión

Alcaldes locales

El alcalde Jaime Pumarejo acaba de nombrar a los alcaldes menores correspondientes a las cinco localidades del distrito de Barranquilla. 

Más de un ciudadano se preguntará, ¿quiénes son? y ¿para qué existen? Pues bien, estos son los funcionarios llamados a liderar junto a los ediles el proceso de descentralización a nivel local. Es decir, acercar la administración al barranquillero de a pie. Para que así sus necesidades sean atendidas con mayor prontitud y efectividad.

Entendiendo lo anterior, tanto nosotros los ciudadanos, como las JAL y los recientemente designados alcaldes menores, estamos llamados a comprender que su gran misión no es otra sino la de ser los gestores del desarrollo local. No podemos negar entonces que existe una necesidad de acompañar este objetivo con la entrega de recursos, pero lo cierto es que si nos distraemos únicamente en el debate presupuestal, corremos el riesgo de no prestar atención a lo realmente importante: el jalonamiento del progreso en el nivel más micro del Distrito.

Y es que como lo señalan con frecuencia los expertos en esta materia: “Los procesos descentralizadores son una cuestión de método”. Pueden catapultar y potencializar el desarrollo de una gran ciudad, o llenarla de burocracia excesiva y así atomizar el aparato administrativo de forma innecesaria. Por eso vale la pena recordar que en Colombia las localidades fueron creadas en búsqueda de lo primero, para de esta manera poder otorgar un mayor dinamismo al territorio. Pero ello dependerá en gran medida de la posición que asuman los alcaldes locales. Con o sin presupuesto, su actitud no puede ser pasiva. Limitándose así a la espera de unos recursos, solo estarían contribuyendo a que se desdibuje su propia figura. En esta misma línea los ediles juegan un rol absolutamente protagónico, ya que deben ser los grandes articuladores que involucren a la ciudadanía.

La parcelación de los Distritos aparece en nuestro país como una apuesta por incrementar la participación ciudadana y así caracterizar, según necesidades que son heterogéneas, a la población que no podía seguir siendo entendida de forma homogénea. Los alcaldes locales no pueden perder de vista esto, ya que es su esencia. Por lo tanto hoy se en enfrentan ante la gran posibilidad de convertirse en la conexión entre su comunidad y la Administración Distrital. La oportunidad de ser los facilitadores y catalizadores del bienestar de la ciudadanía que congregan los respectivos barrios de la localidades que llegan a liderar. Quién, si no ellos, son los llamados a generar una identidad entre los barranquilleros y estos importantes escenarios de gestión locales

@Kathydatos

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

El viejo Fuenmayor

En cuanto a la reivindicación del viejo José Félix, el «abuelo sabio» y el más joven de los escritores del Grupo de Barranquilla, han desempeñado un papel protagónico sus discípulos más aventajados. La frase de Álvaro Cepeda Samudio, «

Leer
El Heraldo
Óscar Borja

¡En surco de dolores!

Los escándalos en Colombia trascienden de tal manera que por vergonzosos que sean los hechos todo es normal. 

Vehículos destinados a la protección de dignatarios o personas en riesgo, y que están a cargo de la unidad nacional de

Leer
El Heraldo
Álvaro Villanueva

La caminata de la luz

Salir a caminar con los niños, familiares o amistades, es una de las prácticas más convenientes, desde el punto de vista de donde se mire. Saludable, en todos los aspectos, físico, mental, de coordinación y lleno de estímulos, que ponen en a

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.