El titulo es:“Tú no sabes quién soy yo”

Últimas noticias

El británico Anthony Joshua frente al ruso Povetkin.
23:55

La transmisión de la cartelera es por Space desde las 2:30...

El Distrito entró a la oficina de M&S para recuperar la base de datos.
00:30

El alcalde Alejandro Char explica que fue un proceso...

Fabio Hernández Sierra, edil suroriente, capturado por el delito de ejercicio ilícito de actividad monopolística de arbitrio rentístico y concierto para delinquir.
00:20

Asesinatos, extorsiones, estafas, y el robo de más de 13...

Maquinaria trabajando en labores de relleno en el proyecto de actuación urbanística. El proyecto no se ha visto afectado, dice firma.
00:15

Son 9 las solicitudes de conciliación extrajudicial por la...

El grupo de personas espera para subirse al articulado en la estación Joe Arroyo.
00:15

Durante el recorrido de una de las rutas más usadas, desde...

Tuberías y equipos que conforman la infraestructura de un gasoducto ubicado en la Costa Caribe.
00:00

Son varias las apuestas de gremios y expertos del sector...

Vladimir Flórez o ‘Vladdo’, en su intervención.
00:00

Cada uno con su estilo trató el tema de las relaciones...

Javier Franco y Juan Gossaín en el evento de Libraq.
00:00

El escritor habló de las particularidades de la lengua...

Las comisiones económicas en una de las sesiones realizadas esta semana para discutir el presupuesto.
00:00

EL HERALDO consultó al DNP y a economistas sobre los...

Panorámica del Tribunal Superior de Barranquilla ubicado en el centro de la capital del Atlántico.
00:00

EL HERALDO conoció la denuncia que interponen el ente de...

Columnas de opinión
Actualizado hace 20 dias

“Tú no sabes quién soy yo”

Con el calificativo de “pobretones” y una seguidilla de palabras soeces, se dirigió una periodista en Medellín a los obreros que le pidieron no caminar por una acera en construcción. Este es uno de los últimos casos del fenómeno “usted no sabe quién soy yo”, que, gracias a los celulares que permiten grabar, han sido difundidos y cuestionados por los colombianos. Cómo no recordar el penoso caso del senador que ante la indicación de un policía de realizarle la prueba de alcoholemia, le gritaba que si no sabía quién era él, como si su investidura fuera patente de corso para menospreciar a la autoridad. 

Como lo advertía en mi columna anterior, la inequidad social facilita el desarrollo de conductas inapropiadas que, como un círculo vicioso, ahondan  las brechas entre las clases sociales. Una de estas es la cultura del arribismo, que es la pretensión de ser algo que no se es, o quien se enriquece por medios rápidos y sin escrúpulos, manifestada a través de esa ignominiosa frase en la que se le advierte al otro que desconoce a quién se está dirigiendo, como si se tratara de un ser superior e intocable.

Este comportamiento absurdo evoluciona hacia un estadio superior aún más negativo, la aporofobia, que es la fobia a los pobres. Este tema es estudiado por la filósofa española Adela Cortina, que en su libro Aporofobia, el rechazo al pobre, analiza la predisposición de los seres humanos a esta fobia y propone medios para superarla a través de la educación y una democracia más inclusiva y solidaria.

El arribismo es, en síntesis, el desprecio a los demás por hechos inocuos como carecer de recursos económicos, estudios; hacer parte de minorías étnicas, religiosas, de género, o por ejercer empleos domésticos. Hace unos meses, acompañado de unos académicos extranjeros que invité a almorzar, se me indicaba en el comedor de un club social que nuestro conductor no podía sentarse con nosotros en la misma mesa porque era chofer. Ante tal adefesio arribista, me retiré indignado. Días después me tocó volver al mismo sitio y, ya advertido, le presté al conductor mi corbata y mi saco, y no tuvimos ningún inconveniente; y él, con esa picardía costeña, me dijo: “en este mundo materialista lo que vale es la pinta”.

Esta conducta inapropiada se agrava cuando se generaliza a través de estereotipos sociales que, como marquilla, clasifican a la persona: ‘de bien’ si son poseedoras de riqueza y bienes de lujo; y ‘gente mal’ a quien carece de esas capacidades económicas, desconociendo las dotes morales y éticas de la persona. Además del agravio de menospreciar, el arribista carece de solidaridad, niega su cultura y sus orígenes, utiliza lenguaje lleno de extranjerismos y no es auténtico.

Trabajar por una sociedad más incluyente y respetuosa con la dignidad humana es un imperativo para los colombianos, pero esa realidad ampliamente diagnosticada no podrá ser cambiada si seguimos mirando de soslayo a quienes, evidentemente iguales a nosotros, nos abstenemos de apreciar por tener menos riqueza y fortuna.

 

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1