¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Las lecciones de la pandemia

Esa sensación de “volver a nacer” de las personas que han superado acontecimientos sumamente graves o desastrosos, como los sobrevivientes de accidentes de tránsito terrestre o aéreo, enfermedades catastróficas como el cáncer o, incluso, de hechos terroristas, les permite mirar al mundo de otra manera, fijando su atención en dimensiones de la vida y la cotidianidad que antes ni siquiera percibían. Se deciden a gozar cada momento como si fuera el último, valorando aún más a la familia y a toda la gente sin diferencias sociales y económicas, disfrutando valores que antes dejaban en segundo plano, como la amistad, la solidaridad, la sencillez, etc., ya que alcanzan a vivir y entender la fragilidad del ser humano y lo valioso de estar vivo.

La coyuntura de la pandemia del COVID-19 ha puesto al mundo entero a pensar en la enfermedad y la muerte como posibilidades muy inmediatas, cuya solución total no está aún en las manos de la ciencia, aunque existen medidas paliativas para contener el número de enfermos y muertos por el virus, como son evitar el contacto físico y las aglomeraciones, promover el aislamiento social y el lavado permanente de las manos, entre otras, que debemos aprender como lección y cumplir a cabalidad. 

Casos como el de las jóvenes que lloraron ante una cámara de televisión por la imposibilidad de recibir su grado en la ceremonia presencial, debido a las medidas adoptadas por la universidad para prevenir el contagio, muestran que quizás solo cuando vivimos en carne propia circunstancias como las actuales asimilamos que la salud y la vida son los bienes más valiosos, por encima de banalidades como lucir un traje de diseñador y compartir en una fiesta fastuosa. Seguramente ellas ya lo comprendieron, aprendieron la lección y cambiaron su actitud.

Desafortunadamente, los valores invertidos arraigados en la sociedad nos llevan a anteponer nuestros intereses a los de la comunidad, a sobreestimar nuestras veleidades como lo más importante de la existencia, pensando que las carencias de los otros no existen, y desechando la solidaridad, la empatía y la fraternidad como dones del ser humano necesarios para la superación de tiempos calamitosos.

Otra enseñanza primordial aprendida es que para contener una pandemia deben prevalecer el cuidado mutuo y la atención al necesitado. Qué ejemplo de amor por la humanidad y de solidaridad nos ha dado el personal hospitalario al atender a miles de contagiados, arriesgando su propio bienestar, aislándose temporalmente de sus familias y descansando apenas lo mínimo para volver al campo de batalla. Los aplausos y loas que se les han transmitido a través de medios de comunicación y redes sociales no alcanzan para reconocer su ejemplo admirable. Esta es otra lección de la crisis actual.

Por nuestra parte, podemos aportar mucho siguiendo las recomendaciones médicas y gubernamentales, quedándonos en casa y cuidando al máximo a nuestros abuelitos y padres. También debemos bloquear la propagación de mensajes alarmistas que solo contribuyen a generar pánico.

 

Más Columnas de Opinión

Simón Gaviria

Mínimo vital ambiental de agua

La presión social le puede dar el empujón final al mínimo vital de agua: la posibilidad que un hogar necesitado consuma un mínimo gratuito. Varias ciudades ya asumieron el costo y lo implementaron. Aunque la variedad de criterios de implementa

Leer
Alberto Martínez

In memoriam

De su agonía solo supieron el médico y la enfermera en turno.

Cuando ingresó a la clínica, sentía que la garganta se cerraba. Le dijo a la hija que ni siquiera podía tragar saliva.

Respiraba por la boca. La nariz estaba t

Leer
Cecilia López Montano

Asesinato de líderes

No hay disculpa posible y es tan grave este desangre de quienes en medio de tantas limitaciones interpretan las necesidades de sus sectores, que ya tenemos encima los ojos de organismos internacionales. Pero no, el gobierno no solo no reconoce est

Leer
Nicolás Renowitzky R.

¡Estoy “3-15”!

Y lo confieso, hoy estoy escribiendo esta, por primera vez en 40 años, con algo más de un par de traguitos entre pecho y espalda. Es que acaba de terminar nuestra reunión semanal con los muchachones de “Mas Barato”, grupo de amigos que nos

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web