¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Deportes

Pelotas y letras | ¿Tú también, Queiroz?

Y dale. Qué lío para que algunos entrenadores de fútbol asuman sus responsabilidades. 

Antes Amaranto y Osorio. Ahora Queiroz. Da la sensación que elaboran una burbuja en la que se sienten invulnerables, duros, fuertes y olvidan que en el fútbol muy rápidamente puedes pasar de una victoria, a un empate y a una derrota.

Amaranto sale eliminado de la Copa Libertadores y le achacó la culpa a las escuelas de formación, al gobierno de Duque y a la NASA.

Osorio no encontró el norte con Nacional, lo goleó Millonarios y la culpa fue del fútbol colombiano en su totalidad pues a los niños hay que comenzar a formarlos desde el vientre de la madre. Al día siguiente lo dejaron cesante.

Y ahora Queiroz que, hasta entonces, había mostrado talante, sindéresis y tino para manejar a la selección. No bien estuvo abajo en el marcador, no bien fue goleado y no bien terminó el juego ante los uruguayos para caer en la misma. La gramilla, el calor, el árbitro, la música que venía de los estaderos, los pajaritos de colores y hasta las lechuzas que ya no están fueron culpables de la fea derrota.

Cero balance real, cero responsabilidad, cero autocrítica. Si hubo un directo responsable de la debacle ante los uruguayos fue él. En lo de Cuadrado como lateral derecho, en la sacada de Barrios, y en el manejo de las modificaciones durante el juego en general.

Fue la primera vez que lo vimos vulnerable y, en medio de la presión de un Uruguay dándonos un repaso, no tomó las mejores decisiones llevado por la angustia. Su cara durante el juego lo delató.

Nada de malo tiene que un técnico diga, simplemente, me equivoqué. Todos nos equivocamos a diario. Pero se meten en la burbuja de un ego que no admite reconocimientos de errores.

Los técnicos que actúan así tienen una respuesta pronta para todo, pero siempre dirigida a que se equivocaron todos menos ellos. Esas posiciones de sabio Caldas los llevan a más errores y derrotas, hasta que tienen que irse.

Cuando ganan se olvidan de las miserias del mundo a las que achacan sus derrotas y entonces, todo está bien en la viña del señor y explican su victoria sin a  mirar el tiempo que les lleve.

A Queiroz hay que recordarle hoy que lo más grave no pasó con la derrota ante Uruguay. Lo más grave podría ser volver a perder con Ecuador e irnos sin puntos en este segundo combo de partido. Si eso pasa, hablara de culpables como la altura de Quito, el miedo a que el Chimborazo explotara, el sol de montaña de las cuatro de la tarde y las golondrinas que a esa hora comienzan a buscar refugio.

Ojalá sólo haya sido un mal partido. Y ojalá sólo haya sido un mal paso de Queiroz. Ojalá...

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Hugo Illera Jiménez

Pelotas y letras | Junior y Amaranto

El domingo por la noche, el Junior revolucionó a la hinchada antes, durante y después de eliminar al Tolima. Los mensajes de textos llenos de manifestaciones jubilosas, las redes sociales llenas de memes, las llamadas de los amigos para decir un

Leer
Simón Gaviria

La demanda de agricultura

En ausencia de mercados para exportar y con la demanda local en picada, el éxito fomentando la producción, solo profundiza el problema agropecuario. Los paperos sembraron en exceso el primer trimestre, al no tener cómo prever el colapso de la d

Leer
Francisco Cuello Duarte

¿Vox populi, vox Dei?

Es una de las expresiones latinas más antiguas y de mayor uso en el mundo político latinoamericano: “la voz del pueblo es la voz de Dios”. No se sabe con precisión quién es su autor, pero se le atribuye a textos griegos como La Odisea y al

Leer
Cecilia López Montano

¿Indiferencia en el Sur?

Se inunda de nuevo el Sur del Atlántico dejando a esta población sumida en la desolación, pobreza y, sobre todo, sin esperanza. Y la solución no es la caridad que sin duda ayuda en momentos críticos, pero que no alivia el alma de quienes más

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web