Columnas de opinión
Actualizado hace 8 meses

Mientras camino

A las 6:00 a.m. salgo a cumplir el rito diario de caminar una hora. Lo hago para colocarle un muro de contención al colesterol malo, a la hipertensión y al estrés. También para cumplirle al médico internista, quien cuando lo visito me pregunta casi policialmente: “¿Está haciendo ejercicio?”. 

Caminar hasta las 7:00 a.m. tiene un único factor de disgusto: los buses que escupen sin piedad densas ráfagas de humo oscuro. A los pendejos nos exigen perfección para el ‘Certificado de revisión técnico-mecánica y de emisiones contaminantes’. ¿Y a los dueños de  buses qué? ¿O es que lo falsifican? Por unos inofensivos kilómetros de más las fotomultas nos enyardan con comparendos, mientras montones de buses contaminan a su antojo. Qué carajo hace Barranquilla Verde, a cuyo cargo está dizque la calidad del aire. ¿Dónde están los dientes de la autoridad ambiental?

En el bulevar donde camino, dos señoras van charlando. Una le dice a la otra: “Mija, te voy a explicar cómo preparar el mejor jugo de maracuyá”. Yo paro la oreja, pero al alejarme de ellas (pues voy en sentido contrario) me privo de escuchar la receta. 

Varios de los caminantes habituales madrugan a las 4 o 5 de la mañana. Y en los días de brisa gélida, para no pescar un resfrío, algunos llevan un abrigo preventivo y una cachucha como las que le fascinan al alcalde. 

Hay caminantes de varios años con la misma grasa del primer día. Son los que tras una jornada de sudor no tienen el valor civil para resistir las picadas de ojo de una arepa e’ huevo, de unos chicharrones o un recalentado. 

Están, por supuesto, los que sí se cuidan la boca. Son los que disponen del peso adecuado para una rutina de trote rápido. La literatura médica te dice que –mientras haces ejercicio– el cerebro crece en dopamina y serotonina, pero mi experiencia es que también segregamos impaciencias por las tres reuniones insoslayables que nos esperan. O por la columna pendiente de EL HERALDO (sobre todo si el tema no está definido). En ese momento, siente uno envidia de las apacibles señoras que teorizan acerca del jugo de maracuyá. Del risueño jubilado que va en su bicicleta vestido impecablemente de ciclista y se cree Nairo Quintana. O del caritativo vecino que llega puntualmente a las 6: 15 a.m. con agua, leche y pan para los gatitos que duermen en las bancas del bulevar. 

No puedo negar, sin embargo, que esta columna pude redactarla –muy relajado– gracias a la caminata matinal que me he impuesto, venciendo las ganas perezosas de seguir durmiendo. 

Woody Allen en una película ironiza con el ejercicio. Dice que no nos inmuniza de la muerte, pero parece la terapia más económica para vivir más saludables. Solo se requiere la perseverancia de la viejita de 80 años que nunca falta en el bulevar. La senadora Cabal, diría: “Caminen, vagos”. Y no tiene que ser en la mañana. También es buena la tarde o la noche. 

@HoracioBrieva

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web