El Heraldo
Opinión

El parrandón de Cancún

La boda quedará en las memorias políticas de Barranquilla, pero por haber sido un pésimo ejemplo de incoherencia de unos servidores públicos.

Desaprobación desató la fiesta electrónica de Natalia París en las propias barbas del alcalde cartagenero William Dau. Obvio. De los personajes públicos, sin importar su nivel de influencia, siempre se espera coherencia.

De los políticos se exige lo mismo. Desde el presidente de la república hasta un concejal de un municipio de sexta categoría.

Por eso generaron censura unas fotos del matrimonio del concejal Juan Camilo Fuentes al que asistieron numerosos invitados, entre ellos sus colegas Mauricio Villafañez y Ernesto Crissien, el contralor distrital Carlos Quintero y el senador Carlos Meisel. (Las fotos las hizo notorias la cuenta de Twitter #UnCaféPorBarranquilla y las replicaron algunos medios de comunicación).

Por supuesto, nos satisface que el joven Fuentes se haya desposado. Y lo felicitamos. Pero ese no es el punto. El punto es que el concejal, los otros servidores públicos y el resto de los invitados celebraron el acontecimiento en Cancún y ninguno llevaba puesto el tapabocas. Al parecer, lo dejaron olvidado en Barranquilla, donde se nos vino encima la tercera ola del coronavirus tras la Asamblea del BID que le dejó al Distrito un crédito de 250 millones de dólares que engordará la abultada deuda pública que estamos pagando y seguiremos pagando los barranquilleros.

Que el parrandón no tuvo lugar en la ciudad. Esa podría ser la excusa. Pero no sería aceptable porque México no ha escapado al azote mortal del flagelo. Y que sepamos, Cancún no ha sido declarada zona liberada del contagio.

Lo que mucha gente ha cuestionado particularmente a Fuentes, a los concejales Villafañez y Crissien y a Quintero  es que en las redes sociales hayan hecho vehementes convocatorias al autocuidado, a la disciplina y a no bajar la guardia, mientras  ellos se pasaban eso por la faja y bebían y bailaban y hasta cantaban en la boda de Cancún. A Meisel se le abona que pidió perdón por haber asistido a la fiesta matrimonial.

La boda quedará en las memorias políticas de Barranquilla, pero por haber sido un pésimo ejemplo de incoherencia de unos servidores públicos que dicen una cosa pero hacen otra. Al papel hasta ahora intranscendente de estos dirigentes en el Concejo y la Contraloría, se ha añadido esto que los deja mal parados frente a la opinión pública.

La incoherencia es una epidemia nacional. La origina, presumo, esa desarmonía entre cultura, ley y moral de la que ha hablado Antanas Mockus. De ahí nuestras diarias y copiosas transgresiones. Lo que tan duramente se les reprocha a los ciudadanos comunes y silvestres por sus irresponsables festejos en medio de la pandemia fue lo que hicieron estas personas de la élite en Cartagena y Cancún. Solo cambian el contexto y las marcas de ropa y licor.

Hago una pringamocera pregunta final, al estilo Chelo De Castro. ¿Será que los modestos honorarios de un concejal de Barranquilla dan para una lujosa boda en Cancún?

@HoracioBrieva

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Nieto

Inaceptable adoctrinamiento

Esta semana se conoció el caso de una profesora de secundaria en el Valle, Sandra Ximena Caicedo, que puso a sus estudiantes una tarea sobre los "falsos positivos” que era en realidad un claro esfuerzo de adoctrinamiento.

Como el de S

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Todo es sufrimiento

La realidad no es bonita. Basta con escuchar o leer las noticias para que pensemos que las cosas están mal o, en su defecto, que van de mal en peor. Y nada de eso es novedad. De algún modo, vivir siempre ha sido sinónimo de sufrir. En su primer

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

Aprender a fluir

Hasta la segunda semana de marzo de 2021, las estadísticas indicaban que más de 202 millones de personas habían recibido una dosis de la vacuna, mientras que 75 millones de ciudadanos ya habían culminado su ciclo de dosis.

Por supues

Leer
El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

La Costa y sus juglares

Un fenómeno popular fue el de los juglares que deambulaban por los pueblos del sur de Europa en la Edad Media. Iban cantando sus canciones. La gente salía a las caminos, se apiñaba para escucharlos, les daba comida para alimentarlos y también

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web