El Heraldo
Opinión

Chistes pandémicos

Me resisto a creer que esto es lo mejor que puede “dar” nuestra inteligencia social para alegrarnos. Si es así, estamos involucionando.

Más allá de la imparable cantidad de memes y videos que me envían en contra de las medidas erróneas o las salidas en falso del gobierno colombiano frente al tema de la pandemia en general y las vacunas en particular, con notoria frecuencia me llegan unos que tienen como epicentro del chiste la violencia en sus múltiples formas, a unos niveles de realidad que resulta preocupante porque parecieran reflejar el espíritu de los tiempos.

En un video aparece un individuo en actitud sospechosa metiendo una mano en un maletín como si sacara algo, mientras aclara con alguien por su celular la fisonomía de algún transeúnte y lo que hay que hacer con él mediante una pregunta que alerta a todos alrededor: “¿Al de la camisa tal, a ese es al que tengo que darle? El que se siente aludido sale despavorido porque en nuestro medio el verbo dar tiene connotaciones peligrosas, como “darle plomo”. El tipo saca del maletín una botella de gaseosa. Cuando pasa la tensión, los que están alrededor, sonríen más por alivio que por el chiste.

En otro, hay un grupo de jóvenes en una esquina jugando dominó, todos sin tapabocas, por supuesto, y aparecen dos en una moto, el parrillero hace el movimiento de sacar algo de su cintura, que es cualquier cosa menos una pistola, y acciona una grabación de un arma disparando. La carrera de todos es caótica, se chocan entre sí en la huida. Los vecinos corren a sus casas o se asoman por las ventanas. Los únicos que ríen son los de la moto.

Uno que me conmovió y que solo pude ver unos minutos porque no soporté el absurdo pretendía ser una broma pesada y terminó en tragedia. Se trataba de un adulto joven que, de forma intencional, chocaba con cualquier transeúnte para provocar una pelea, la cual no se realizaba nunca porque le decían que era una broma grabada. Infortunadamente, chocó a una persona equivocada, pues, la reacción del ofendido fue sacar un arma de fuego y “darle dos tiros”. En off se escucha la voz de los que filmaban lamentando el hecho. Ahí apagué.

Buscando una palabra que me ayude a definir estos comportamientos sociales, me encontré con una del alemán cuya definición me resultó dolorosa: “Zeitgeist”, espíritu de un tiempo, inteligencia compartida en una determinada época.

Si esta es nuestra mejor inteligencia para hacer chistes o divertir a los amigos, nos encontramos ante el producto de una sociedad enferma que ya no se ríe de la muerte como Joselito Carnaval, sino que la muerte hace parte de su cotidianidad a tal punto que, para asombro de todos, es lo mejor que puede pasar para tener algo que contar en las aburridas vidas de muchos jóvenes sin educación, ni trabajo, ni oportunidades, sólo las máscaras de la violencia y la muerte como fuente de inspiración.

Me resisto a creer que esto es lo mejor que puede “dar” nuestra inteligencia social para alegrarnos. Si es así, estamos involucionando.

haroldomartinez@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Weildler Guerra C.

El adiós de las plantas

En estos días de encierro disponemos de mayor tiempo para interactuar con las plantas y leer acerca de ellas. Sobre este cautivador tema hay un libro cuyo título en español sería: Culturas de árboles: el lugar de los árboles y los árboles e

Leer
El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

Brevedad mortífera

El confinamiento me ha hecho entender que la nostalgia no siempre se relaciona con el recuerdo triste de las cosas felices. Últimamente, he sentido nostalgia por ciertas cosas que nunca se me ocurriría calificar como «dichas perdidas»: la gent

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web