El Heraldo
Opinión

Inédito

A Ado

Es muy difícil escribir algo sensato en estos días y, sin embargo, tan necesario. Mientras trazo estas líneas han pasado 14 días desde que iniciamos el aislamiento en casa. Desde muy temprano entendimos que el golpe económico para sostener esto nos obligaría a entrar en una lógica de absoluta austeridad. Mientras mis vecinos asan pollo de manera generosa, yo – como una demente- administro celosamente cada taza de arroz. En Colombia, en este momento, hay distintos niveles de consciencia de lo que ocurre. En un barrio juegan dominó en la esquina, en otro solo se escucha pasar un carro de la policía con una voz lacónica a través de un megáfono que le recuerda a la gente hay toque de queda.

“Para qué zapatos, si no hay casa”, decía aquel personaje de La vendedora de rosas. Y es verdad, cómo se queda en casa la gente que no tiene. De eso estamos hechos también. El Covid19 ha recorrido el mundo, pero su comportamiento aquí en Latinoamérica será inédito. Una masa con algunos privilegios clasemedieros se pregunta cómo hay gente que no hace caso, cómo hay gente que se sigue exponiendo en la calle intentando ganarse la vida.

Nunca olvido un relato de Amartya Sen, en su libro Desarrollo y Libertad, en el que cuenta que una tarde de su infancia en Dacca, sus juegos en el jardín de su casa fueron interrunpidos por la entrada intempestiva de un hombre sangrando. Tenía un cuchillo clavado en la espalda. Eran tiempos de enfrentamientos entre hindues y musulmanes, explica Sen, la antesala de la división entre la India y Pakistan. El caso es que el hombre herido era un jornalero musulman, llamado Kader Mia, que trabajaba en una casa cerca de allí por unos pocos pesos. Era una zona hindú, así que había sido apuñaleado en una calle de ese sector por un grupo de radicales. Mientras el niño Amartya y su padre le prestaban ayuda, Kader Mia -moribundo- les contaba que su mujer le había dicho que no fuera a esa zona tan hostil en esos momentos críticos. Él, sin embargo, tenía que ir a buscar trabajo porque no tenían qué comer. Para Sen fue concluyente que la extrema pobreza puede hacer de una persona -como Kader Mia y como tantos otros- una víctima irremediable de la violación de otros tipos de derechos. Incluido, por supuesto, el derecho a la vida. Hoy hay gente que, en la lidia de garantizar la comida para su familia, se están exponiendo al Covid19 y seguramente enfermarán. Quedarse en casa para ellos no es una posibilidad. La gente corre a señalar al mototaxista o al trabajador informal, a preguntarse qué tiene en la cabeza para seguir exponiéndose al virus, pero no plantean esos cuestionamientos sobre los porteros de los edificios donde viven o sobre las cajeras de los supermercados o los mensajeros. Las condiciones de desigualdad se ponen de relieve, en especial porque sus contratos de trabajo son precarios y porque tampoco reciben una dotación ni entrenamiento adecuado para protegerse. Esta crisis es una buena oportunidad para hacernos profundas preguntas políticas y sociales, así sean dolorosas las respuestas.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Manuel Fernández

El Caribe, protagonista energético

A nivel mundial atravesamos una coyuntura de alza en los precios internacionales del gas, el petróleo y el carbón, derivada del incremento de la demanda de energía por la reactivación de la industria manufacturera global luego de la crisis des

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

De vergüenzas y miedos

23 de enero, 2019: El presidente Duque anuncia que Colombia reconoce a Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela.

6 de diciembre, 2020: El gobierno colombiano desconoce las elecciones legislativas de Venezuela y, por tanto, la

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Fuimos ilusos

Todos ingenuamente creíamos que después de la pandemia íbamos ser más solidarios. ¡Error! No lo fuimos durante la misma, menos lo seremos después. Somos una sociedad reprochable que produce desaliento. Colombia es un país sin moral nacional

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.