El Heraldo
Opinión

La política sí importa

La pobreza y la desigualdad no pueden seguirse tomando como parte del escenario natural de esta parte del país. 

Realmente sorprende que a muchos líderes de la Región Caribe, especialmente a aquellos provenientes del sector privado, no les preocupa el hecho de que en estos territorios se alberguen clanes políticos con graves denuncias de corrupción. Es como si en la economía y en el desarrollo no influyera para nada la forma como se maneja el poder. Han adoptado muchos de ellos por el principio de que con tal de que los gobernantes realicen obras, no importa la forma como lo hacen favoreciendo a ciertos grupos ni como manejan sus relaciones políticas. Gran error, que terminan pagando los sectores más débiles de la sociedad que no tienen ningún acceso a las decisiones de quienes controlan los recursos públicos en la región.

Muchos tienen una mirada muy urbana cuando la brecha entre el campo y la cuidad en los departamentos costeños es tan inmensa como la de la región Pacífica, que no tiene ni el nivel de desarrollo de la Región Caribe ni los recursos que sí tiene esta parte del país. Esa mirada explica el por qué los sures de estos departamentos viven varios siglos atrás de las ciudades costeñas. Como lo anota Adolfo Meisel, les recomendamos leer la novela Tocaimo, de Alonso Sánchez Baute, que según sus palabras "revela el mundo con el que muchos colombianos concentrados en las ciudades a veces estamos poco familiarizados: la pobreza rural."

Pero aun en las ciudades, en Barranquilla la estrella del Caribe, están pasando hechos que se ignoran y que obedecen a esa forma de manejar el poder político. Un ejemplo es el nivel de informalidad de esta ciudad que se asocial claramente con el aumento en los niveles de pobreza y desigualdad que se identificó antes de la pandemia. No parecen conmover estas cifras a quienes solo miran esa parte de la ciudad moderna donde viven los sectores de mayores ingresos. Así no se quiera, esa desigualdad sí está asociada a la forma como se ejerce la política, a la concentración de beneficios en unos pocos que, aunque no lo crean, terminan afectando las posibilidades reales de la verdadera modernización de la región.

La pobreza y la desigualdad no pueden seguirse tomando como parte del escenario natural de esta parte del país. Como costeños nos debería avergonzar que seamos la región con los mayores niveles de pobreza y con una desigualdad injustificable. Aunque no se ignore, esta realidad sí tiene que ver en gran medida con la forma como se ejerce la política y como se manejan los recursos públicos en los departamentos y ciudades del Caribe.

Ahora que el modelo de desarrollo no solo en Colombia sino en el mundo entra a ser cuestionado, se requiere que el liderazgo empresarial de esta parte del país reflexione no solo sobre los grandes proyectos que impulsaran el crecimiento económico, sino sobre ese liderazgo político que ha sido un freno para el mejoramiento de la calidad de vida de amplios sectores de población. Las nuevas generaciones de dirigentes, donde por fortuna hay muchas mujeres, no pueden repetir los errores de quienes las precedieron.

cecilia@cecilialopez.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

La mente enferma

De algunas enfermedades físicas se dice que avanzan silenciosamente. De las mentales nos damos cuenta cuando ya han hecho el daño. En muchos informes se viene hablando de los problemas de salud mental que se han causado con la pandemia. 

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

Dignidad animal

Ideológica y jurídicamente el debate sobre la dignidad de los animales y sus derechos en Colombia ya está zanjado, pero su reconocimiento efectivo se hace nulo de cara al proceder de las entidades públicas.

La situación de abandono

Leer
El Heraldo
Alberto Linero

Vivir hoy, entender mañana

El predicador con su voz firme y emotiva repite: “Dios interviene en todas las cosas para bien de los que le aman” (Romanos 8, 28); lo escucho con atención y con felicidad en el corazón, esa cita la he leído, estudiado, orado y predicado mu

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.