¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Oportunidad

En Washington, los vagones del metro viajan solitarios; en Barcelona se acabó el papel higiénico; en NYC hay parqueaderos con las barreras de acceso levantadas permanentemente; en Los Ángeles, los estantes de los supermercados están desocupados; en México, a los asistentes a la Convención Bancaria les entregaron al entrar un frasquito de gel antibacterial; En Holanda se acabó el jabón y el paracetamol; en Portugal, a partir de hoy están prohibidas las puertas abiertas de colegios, universidades, bares, discotecas, restaurantes y todo tipo de comercios.

Tal parece que de repente nos hemos enterado que somos mortales, que sólo importa la vida y que en cualquier momento nos vamos de aquí, igual los banqueros como las estrellas de Hollywood. El pánico es hoy el dueño del mundo. Parece una novela de ciencia ficción o una serie de TV sobre una distopía. Lo cierto es que un minúsculo microbio ha puesto a temblar a la humanidad. Así de frágiles somos. Así de vulnerables.

Preocupa por igual el virus como la recesión que pueda acarrear a la economía mundial. Las empresas están trabajando a medias y las acciones están por el suelo. Los negocios pequeños y medianos enfrentan un gran riesgo de desaparecer y, con ellos, millones de puestos de trabajo.

Hay quienes estamos acostumbrados a trabajar en soledad. Al colombiano promedio, en cambio, le va a costar esfuerzo. Sé de algunos que están tomando la crisis como unas vacaciones, quizá sin ser conscientes de lo que a mediano plazo acarreará esa irresponsabilidad. Para colmo, si los colegios cierran, los padres tendrán que hacer maravillas para trabajar y atender a sus hijos al mismo tiempo. Más difícil será sobrellevar el aburrimiento.

¿Cuánto tiempo realmente durará el confinamiento? ¿Cómo sobrellevarlo? Así fueran tan sólo un par de semanas, la cuarentena incluye confusión, ira y mucha ansiedad. ¿Cuántos matrimonios sobrevivirán a este encontrarse tanto tiempo solos en un mismo espacio? ¡Ah, la cotidianidad! El temor a infectarnos, además de tapabocas ¿nos llevará a usar guantes, a lo Howard Hugues?

El coronavirus también afecta la salud mental. Para esto también hay que prepararse. Lo más complicado será acostumbrarse al silencio. De hecho, el colombiano promedio le teme más a la soledad que al coronavirus. El silencio implica enfrentarse a sí mismo, a los pensamientos propios; implica tener que verse en el espejo interior. El silencio y la soledad hay que alejarlos, piensan, así sea con el cuchicheo lejano de un televisor encendido. Nada nos aterra más que pensar en lo que somos y tener que asumirlo.

El coronavirus quizá ahonde en la crisis del capitalismo en cuanto a que puede frenar el consumismo. ¿Por qué vivir para comprar y valorar la vida sólo a partir del dinero? ¿Vale la pena vivir a las carreras si a la vuelta de la esquina el señor de la guadaña nos espera? Algo estás haciendo mal si no aprendes nada tras regresar del infierno. Ojalá sea esta la oportunidad para que cada quien deje de temer de sí mismo, redefina para sí la palabra éxito y acoja el placer de la soledad.

@sanchezbaute

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Iván Cancino G.

#DeDiegoYAntonioEs

Maradona fue la muestra de la existencia de Dios en la tierra, un Dios terrenal, aquel que da fuerza, ilusión, que marca vidas, que trasciende su mejor aspecto, que llega al cielo, baja al más profundo infierno y es capaz de renacer no una, sino

Leer
Pedro Viveros Tarquino

Campañas con resultado

Las democracias cuando posibilitaron el voto general sin ningún tipo de barreras por condición de raza, género o situación económica, permitiendo la creación de los partidos, fueron un vehículo para canalizar las aspiraciones de una socieda

Leer
Enrique Dávila

Ruple, filo, silenciario

El término ‘ruple’ significa ‘montón de cosas’. ¿De dónde proviene? Roxana Carrioni, B/quilla

Existía en Italia un antiguo juego de naipes llamado ronfia, que traduce algo así como ‘hincha’ (del verbo ‘hinchar’), q

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web