Columnas de opinión
Actualizado hace 1 meses

El nicho

Estudiosos de la comunicación y las relaciones humanas coinciden en llamar a la nuestra como la “era del nicho”. Se refieren así a esta época en la que dedicamos tiempo y energía al proceso de selección que, en medio de una oferta casi ilimitada y ubicua, hacemos de los mensajes o relatos que nos llegan a través de distintos medios de comunicación, sin que de éstos importe historia o tecnología. En ese nicho seleccionado podemos coincidir con personas ubicadas en cualquier parte del globo, con las que se crean lazos virtuales que pueden incluso llegar a vivenciarse más fuertes que otros ligados al lugar de origen, la familia o las tradiciones culturales. 

Sin importar el tamaño de esos grupos o “comunidades”, los mismos tienen a protegerse y a alimentarse internamente con mensajes alineados con el relato central que los aglutina, sea cual sea la naturaleza del mismo. Facebook y Whatsapp son las redes sociales por excelencia donde crecen y se reproducen estos grupos, y en otras como Twitter se individualizan las posturas.

La mirada dentro de un nicho, y más si el mismo se refiere a temas social y políticamente sensibles, se ve entonces limitada por lo que la comunidad que lo conforma encuentra satisfactorio para sí. Al recibir y procesar solamente los mensajes que cumplen con determinadas y esperadas características, se tiende casi de manera inefable a negar la posibilidad de válida existencia a miradas distintas. Lo que no es como quiero o me gusta que sea, sencillamente no es. En el mejor de los casos, es menos. En todos lo otro no alcanza a ser interlocutor, porque quien vive convencido de que lo del nicho es el mundo, no suele aceptar otros mundos. 

El choque se hace inevitable: Polarizados los nichos, autoabastecidos con verdades propias, viralizados en las redes y engordados con lo que en los medios y las mismas redes encuentran que se ciñe a su verdad, se niegan por completo a la posibilidad de reconocer en el otro un igual. Lo que alcanzan a ver apenas parecen ser sombras, y no hay suficiente luz para distinguir las paredes de la caverna. De hecho, todo lo demás son sombras. Todos lo somos. 

La paradoja de la era de la información y el mundo interconectado se configura: Mientras más acceso a mensajes y relatos tenemos, menos los queremos. Creemos que nos basta con aquellos que dicen lo que nos gusta escuchar o que nos muestran lo que nos gusta ver. Y no. Ver y escuchar lo que no nos gusta para tratar de entender por qué no nos gusta es el primer paso para iluminar la caverna, para ver más allá del nicho.

El menú de relatos es, efectivamente, muy extenso. Como suele pasar, escogemos los mismos, los más familiares, los que el paladar reconoce sin mucho esfuerzo. Y en esa misma línea, rechazamos de plano lo jamás probado. Quedarse en el nicho es cómodo y protector. Atreverse a ver afuera es arriesgado; pero indudablemente recomendable. Por salud social, deberíamos salir del nicho.

asf1904@yahoo.com
@alfredosabbagh 

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de cheyenn.lujan
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web